Si non é vero é ben trovato

El título del artículo viene a significar: Si algo que se oye, cuenta o lee, no es verdadero, está bien construido o ideado; es decir, es bastante creíble.

Pocas veces escribo sobre los acontecimientos actuales, porque por mi forma de ser y no según mérito propio, en general prefiero dejar transcurrir  un poco de tiempo que me ofrezca una atalaya algo más objetiva que la de mis vísceras para otear lo que acontece; de ahí mi preferencia por los temas doctrinales; al fin,  la prioridad de los principios bien ‘rumiados’, sobre la fugaz y rauda actualidad que se sucede entre dichos, réplicas y desmentidos, que apela más a la irascibilidad de las emociones que a la virtud de prudencia debida.

Durante el segundo Domingo después de Epifanía, ayer, algunas páginas de internet han publicado una falsa información poniendo en boca de Jorge Mario Bergoglio, Francisco, unas palabras que éste no había pronunciado. En definitiva, alguien con intención espuria y alevosía ha construido unas supuestas declaraciones de Francisco, que resultaron ser falsas, pero que muchos se creyeron; incluido un servidor. Esta calumnia injustificable, que algunos quieren disimular rebajándola a simple ironía, da ocasión a unas breves reflexiones que compartiré, no sin antes publicar, al menos, una parte de los falsos dichos atribuidos a Bergoglio para que se entienda el contexto. Esto se ponía falsamente en  su boca:

“Todas las religiones son verdaderas, porque son verdad en los corazones de todos aquellos que creen en ellos…”

“A través de la humildad, la introspección y la contemplación orante hemos adquirido una nueva comprensión de ciertos dogmas. La iglesia ya no cree en un infierno literal, donde la gente sufre. Esta doctrina es incompatible con el amor infinito de Dios. Dios no es un juez, sino un amigo y un amante de la humanidad. Dios busca no para condenar sino para abrazar. Al igual que la fábula de Adán y Eva, vemos el infierno como un recurso literario. El infierno no es más que una metáfora del alma aislada, que al igual que todas las almas en última instancia, están unidos en amor con Dios “.

Cabe preguntarse ¿Cómo es posible que a esta falsedad se le haya otorgado credibilidad por parte de muchos católicos? Por un lado, sólo es explicable por una carencia de espíritu crítico en la masa de católicos incapaces de verificar las fuentes mínimamente, cuya culpabilidad mayor recae sobre el implacable y desmesurado uso de mercadotecnia pastoral practicada por el Vaticano y sus secuaces medios de comunicación, compañías especializadas en publicidad al servicio del culto a la persona; y no precisamente a la Segunda Persona de la Santísima Trinidad. Pero esto que digo es, desde luego, una obviedad. No obstante, tampoco estamos exentos de esa falta de prudencia el resto, seguramente anhelando más la exhibición de nuestro éxito y restregarlo en la cara de los ‘adversarios’, que el Calvario.

Lo más grave es, y esta es la segunda meditación en forma de pregunta ¿Cómo hemos llegado a esta situación? Dicho de otra manera ¿Por qué a muchos católicos les parece verosímil y muy probable que esas herejías hayan podido ser dichas por Bergoglio, sin necesidad de comprobar si las fuentes eran fiables? La falsedad ha podido divulgarse porque, al margen de la calumnia grave de los autores, está bien construida y resulta creíble a muchos católicos que internamente piensan que tales dichos coinciden con el verdadero pensamiento de Francisco a tenor de sus reiterados pronunciamientos en Santa Marta, pero no sólo, que los conduce de  perplejidad a la perplejidad, un día sí y otro también, sin tiempo de coger aliento y recuperarse.

Coherente es para los católicos pensar que esas falsas declaraciones pudieran haber sido verdaderamente pronunciadas, pues ¿No tiene cierta lógica cavilar de quien ha escrito sobre las falsas religiones antiguas: “Soy respetuoso de nuevas propuestas espirituales… Sobrevivir al paso del tiempo es la mejor prueba de la pureza espiritual” (1) que bien pudiera haber declarado en otro lugar ““Todas las religiones son verdaderas, porque son verdad en los corazones de todos aquellos que creen en ellos…”,aunque resulte falsa esta última cita¿Si Francisco escribió: “No encaro la relación para hacer proselitismo con un ateo, lo respeto… no le diría que su vida está condenada porque estoy convencido de que no tengo derecho a hacer un juicio sobre la honestidad de esa persona… todo hombre es imagen de Dios, sea creyente o no. Por esa sola razón cuenta con una serie de virtudes, cualidades, grandezas” (2) es muy verosímil pensar que también escribiera la falsedad demostrada: “Todas las religiones son verdaderas, porque son verdad en los corazones de todos aquellos que creen en ellos…”? No parece haber ninguna ruptura entre los pensamiento escritos por él mismo en su libro, y la falsedad fabricada por otros. Como llueve sobre mojado y no es el momento de recordar ahora todas las heterodoxias yheteropráxis cometidas por Francisco, ya desde que era cardenal en Bs. As.- llevaría tal asunto más de 100 páginas- , es por esa razón que el tema ha podido confundir a muchos; incluso teniendo en cuenta algunas supuestas declaraciones falsas demasiado burdas, ya que supongo algunos ni llegaron a leer encendidos en una ira que pretendía ser santa y que no lo consiguió por  imprudencia; caso de un servidor.

Pero además, era verosímil, al menos, el fondo del asunto, porque el tema viene de lejos; echa raíces en el modernismo, cuyas tesis disfrazadas y no tanto, triunfaron en el Concilio V II y fueron desarrolladas por los papas postconciliares ¿O nadie se acuerda de Asís I. II, III o de las declaraciones del turbobeato sobre el dogma del infierno que los periódicos laicistas de la época, y que desgraciadamente perviven, titularon así o algo semejante: “Juan Pablo II niega la existencia del infierno” o con otros titulares de parecido significado? Incluso la parte burda del fabricado bulo tampoco desentonaba con la verisimilitud de lo que algunos miembros actuales de la jerarquía piensan sobre la posibilidad de abrir el sacerdocio a las mujeres y otros nauseabundos planteamientos ¿Y si algunos cardenales no disimulan demasiado para decir que la mujer podría ser sacerdote, no sería la siguiente abominación que pensaran que también pudieran ser cardenales e incluso papisas?

En fin; del asunto difundido por la red se infiere lo siguiente: Bergoglio ni es Noé ni se embriaga, razón por la cual no se le pueden cubrir las vergüenzas, toda vez que sus tropelías afectan a la destrucción de la fe católica, sin la cual nadie puede salvarse, y a la moral y costumbres. Puesto que para muchos el mensaje falso ha sido verosímil y otros tienen temor de que cualquier día salga, esta vez de verdad, con algo semejante o peor, no se le puede tapar la desnudez que conduce a las almas a la apostasía.

Respecto a los autores de la falsa noticia, al parecer sedevacantistas montaraces, al menos una de las fuentes, deben saber que no hay ningún bien que pueda justificar el gravísimo pecado de calumnia pública como la cometida; ni siquiera está justificado el pecado venial para lograr un buen fin; y  si son católicos los autores, tienen obligación de reparar; no haya que aplicar a ellos lo dicho a las monjas jansenistas pertinaces: “puras como ángeles, pero soberbias como demonios”. No hay Verdad contra la Caridad, ni viceversa; tanto monta monta tanto. La heterodoxia de Bergoglio no requiere de  inventados y falsos escenarios para demostrarla, que además hieren la causa de los que militamos en la tradición y nos hace parecer ridículos;  él sólo se basta a sí mismo: El rey está ciertamente desnudo.

Ha sido verosímil, pues, el engaño, porque Si non é vero  é ben trovato.

Sofronio

(1)   Francisco. Sobre el Cielo y la Tierra, página 218

(2)   Francisco. Sobre el Cielo y la Tierra, pp. 27-28

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s