San Agustín contra el jesuítico

sanagustinQuisiera presentar a ustedes este fragmento de uno de los trabajo de San Agustín contra los pelagianos. La Réplica a Juliano es uno de los trabajos donde el Máximo Doctor argumenta contra la herejía que sostenía la inexistencia del Pecado Original, negaba la necesidad de bautismo y por lo tanto la eficacia de la Gracia de Dios, colocando como suficiente el accionar del hombre para su salvación. En la Iglesia Conciliar, donde los Jesuitas consiguieron imponer sus tesis molinistas y hasta a uno de los suyos, Bergoglio, en Santa Marta , es decir, consiguieron imponer sus tesis neo pelagianas, donde el hombre por medio de su fe personal puede llegar a Dios, incluso fuera de la Iglesia Católica y donde se canonizan a personas por sus “buenas acciones”, este texto que retrata la verdadera doctrina católica sobre el pecado original presente en los niños no bautizados. Recordemos que el Pontífice de la Iglesia Conciliar, Ratzinger/Benedicto XVI ha sostenido la inexistencia del limbo, pero no en el sentido que lo creyeron los Padres de la Iglesia (y que estamos autorizados a mantener con San Agustín), sino en el sentido de los pelagianos, los cuales  creían que aquellos niños que morían sin bautizar eran “inocentes” y por lo tanto, eran recibidos en el Cielo.

Fuente: Sin más, el texto del Santo Doctor de Hipona.

Tomado de San Agustín, Replica a Juliano, Libro III

XII. 24. Crees haber dado prueba de una gran agudeza de ingenio al decir: “Aun cuando
fuera el diablo el creador de los hombres, serían malos sin culpa suya, y, en consecuencia, no serían malos, porque nadie puede existir si no nace, y no es justo exigir a uno lo que no puede dar”. Este mismo argumento solemos aducir nosotros contra los maniqueos, que, según sus fábulas, sostienen que la naturaleza humana no fue creada buena en un principio y luego viciada, sino que desde la eternidad es inmutablemente mala.

La fe católica reconoce, por el contrario, que la naturaleza humana fue creada buena; pero, viciada por el pecado, es con justicia condenada. No es ni sorprendente ni injusto que una raíz mala produzca frutos malvados, y así como en un principio no faltó una mano creadora, tampoco falta ahora una misericordia redentora, verdad que vosotros rechazáis l decir que los niños no tienen pecado del que puedan ser liberados.

jesuitaVosotros que con una desafortunada defensa y elogio pernicioso cooperáis a la pérdida irremediable de estos niños desgraciados, decidme: ¿Por qué no admitís en el reino de Dios si no son bautizados, a tantas criaturas inocentes que ningún mal han hecho y que son imágenes del mismo Dios? ¿Han faltado a sus deberes para verse privados del reino y ser condenados a destierro tan triste, si jamás han hecho lo que no pueden hacer? ¿Dónde pones a los que no tienen vida porque no comieron la carne ni bebieron la sangre del Hijo del hombre? Por esto, Pelagio, como queda dicho, en una asamblea eclesiástica condenó, para no ser condenado, a todos aquellos que dicen: “Los niños, aunque no estén bautizados, tendrán la vida eterna”. Dime, por favor: ¿Es justo que los niños, imágenes de Dios, sean excluidos del reino de Dios, alejados de la vida de Dios, sin haber nunca transgredido la ley de Dios? ¿No oyes cómo el Apóstol detesta a los excluidos de la vida de Dios por la ignorancia que en ellos hay y la ceguera de su corazón . ¿Estará en esta sentencia incluido el niño no bautizado o no? Si contestas: “No está incluido”, te ves condenado por la verdad del Evangelio y la sentencia de Pelagio. ¿Dónde encontrar la vida de Dios sino en el reino de Dios, donde no pueden entrar los que no han renacido del agua y del Espíritu ? Y si contestas que el niño no bautizado no está incluido en la sentencia del Apóstol, confesada la pena, decid la culpa; confesado el suplicio, decid cómo lo ha merecido. Nada en vuestro dogma encontraréis que poder aducir. Si hay en vosotros algún sentimiento cristiano, reconoced en los niños alguna falta transmisora de muerte y condenación por la que son con justicia castigados si no son por la gracia de Cristo redimidos. En su redención puedes alabar la misericordia de Dios y en su condenación nopuedes acusar su justicia, porque todos los caminos del Señor son misericordia y verdad.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s