Bergoglio y el desarrollo sostenible

Publicamos el siguiente artículo, que consideramos excelente. No comprendemos cómo su autor, que se refiere a Bergoglio como “promotor de herejías y conductas desordenadas” y además: “falso profeta y destructor de la fe católica”, puede seguir considerándolo “Papa”.

 

BERGOGLIO Y EL DESARROLLO SUSTENTABLE - Augusto TorchSon

“Algunos creen, perdonad la expresión, que para ser bueno y católico tenemos que ser como conejos”

  Francisco explicó que los técnicos aconsejan que la media “sea tres (hijos) por familia” para mantener la población, “paternidad responsable”

 Como ejemplo puso cuando hace algunos meses se encontró con una mujer embarazada de su octavo hijo a pesar de que había tenido siete cesáreas en los anteriores partos. “Eso es una irresponsabilidad. ¡Qué quería, dejar huérfanos a sus siete hijos!”, exclamó.

  “La respuesta es la paternidad responsable y yo conozco muchas vías lícitas que ayudan”

 Jorge M. Bergoglio en su vuelo de regreso a Roma desde Manila (El Mundo)

 

Las para muchos “espontaneas” tertulias de Bergoglio en sus viajes en avión, pueden ser cualquier cosa menos improvisadas.

 Una vez más es necesario apelar a la imprescindible concatenación de informaciones y de hechos para tener una perspectiva adecuada y global del accionar de esta persona, todas las cuales van en el mismo sentido: la promoción del Nuevo Orden Mundial Masónico.

  Sin entrar en la cuestión del vulgar insulto a las madres que viven realmente como católicas coherentes y aceptan la cantidad de hijos que Dios les envía, y las mayoría de las veces, usando las vías lícitas a las que Bergoglio dice que hay que recurrir; lo que es necesario analizar es la promoción de familias reducidas a las que este falso e irresponsable pastor llama “paternidad responsable”.

  ¿Cuál sería entonces la recomendación de Bergoglio para esta “madre irresponsable”, ya que los métodos permitidos por la Iglesia siempre dejan abierta la posibilidad al embarazo y por eso son métodos abiertos a la vida? Además, no sabe acaso que el uso de métodos naturales como anticonceptivos para evitar definitivamente la apertura a la vida son igualmente pecaminosos. SI LO SABE.

  No tenemos que seguir buscando simples torpezas o excesos de locuacidad en lo que forma parte de un plan más que pensado y seguido a la perfección.

  No podemos dejar de mencionar que al referirse a los que tienen hijos como conejos, se refirió “solamente” a los católicos (que según él se creen buenos), sin embargo la población musulmana tiene un promedio de hijos inmensamente mayor y por ese motivo se cuidó una vez más de no incomodar a quienes según él, son seguidores del “libro profético y de paz” (El Corán).

  No obstante estas torpezas, lo que resulta realmente imprescindible observar, es que se refirió a los técnicos” (¿cuáles?) que recomiendan tres hijos para mantener la población. Todo esto cuando él mismo reconoció en el Sínodo que los católicos ya no se casan y por consiguiente, tienen pocos o ningún hijo. Dejando de lado la consideración sobre encomendar los hijos no a Dios y su Divina Providencia, sino a los “técnicos” que sugiere Bergoglio; no podemos dejar de recordar que, como mencionamos en nuestro artículo “Cuando la maldad se disfraza de obediencia”, Bergoglio elogió los resultados de los Objetivos de Desarrollo del Milenio” de la ONU, los mismos que promueven  el uso de anticonceptivos prohibidos por la Iglesia a modo de “planificación familiar” o como diría el “obispo” de Roma irresponsablemente: “paternidad responsable”. Los mismos objetivos de la masónica ONU que trabajan en la promoción mundial del aborto con Planned Parenthood y la homosexualidad en la infancia desde la “perspectiva de género”.  Y cómo no recordar asimismo cuando dijo: No podemos insistir solo en las cuestiones relacionadas con el aborto, el matrimonio homosexual y el uso de los métodos anticonceptivos.

  Todo esto a la espera de una encíclica donde no se va a tratar la inmensa crisis de fe que se vive en la Iglesia, sino el cuidado del planeta, en la que aparentemente va a colaborar el cura amancebado con una monja y excomulgado Leonardo Boff, promotor de la ultra abortista y panteísta “Carta de la Tierra” que también difunde la ONU por el mundo entero, proponiendo que el cáncer del planeta es la “superpoblación”.

  Tristemente, ante evidencias tan incontrastables de los nefastos objetivos de Jorge M. Bergoglio, escuchamos a un “sacerdote” al que respetamos decir que “el error no tiene derechos” pero que no se puede criticar y confrontar al “Papa” porque no somos sedevacantistas, simplemente hay que poner “entre comillas” lo que no concuerde con el magisterio. Todo esto teniendo en cuenta que se refirió blasfemamente a la Santísima Virgen al decir que tenía dudas sobre Dios y que dijo cuantas herejías se le ocurrió y enumeramos oportunamente. Sin embargo el miedo a parecer cismático lleva a muchos “sacerdotes” a no confrontar a quien ofende a Dios en nombre de una “supuesta obediencia”, aunque vean que mucha gente va al infierno por seguir endemoniadas doctrinas. Su responsabilidad, tenemos que recordarles, es con Cristo y las almas que se les encomendó antes que con promotores de herejías y conductas desordenadas.

  La imposición del Gobierno Mundial, parece hoy más que nunca cercana. Y además del conflicto inminente que puede servir de pretexto para su imposición, como mencionamos en artículos anteriores (aquíaquí), desde lo religioso vemos el complemento indispensable para ése régimen en la propuesta sincretista de Bergoglio en pos de la Religión Universal, religión del Anticristo, acompañada además por una desacralización aberrante.

  Poniendo nuestras esperanzas en Cristo que nos fortalece, debemos prepararnos espiritualmente para la arremetida del hombre de la iniquidad, Bestia del Mar; que parece ya tener su promotor y Bestia de la Tierra en el falso profeta y destructor de la fe católica.

  Una vez más y llenos de esperanza decimos “Ven Señor Jesús” y recitamos con confianza la oración enseñada por el Ángel a los pastorcitos en Fátima:

¡Dios mío, yo creo, adoro, espero y te amo!
¡Te pido perdón por los que no creen, no adoran,
no esperan, y no te aman!

Tomado de: “Nacionalismo Católico

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s