Mi entrañable Juana, santa, ora pro nobis

El ataque de Maritain al ensayista católico Peguy entra en la lógica del modernismo de “papitos colorados” de aquél, ya que según éste, lo que le turbaba a Maritain es que su Juana de Arco no es “una de esas estampitas devotas que los católicos liberales están acostumbrados a encontrar en sus parroquias burguesas”. El ataque de Maritain a San Juana de Arco es la puñalada propia que todo  alma liberal asesta a lo católico con argumentos de apariencia devota; la aversión de Maritain a Juana de Arco nos ilustra sobre cuánto han renegado de la vera doctrina de la Iglesia los liberales como él. Péguy, sin embargo, comprendió completamente a Juana de Arco y posee una magnífica capacidad de penetración en su historia. Péguy, hablando de la descristianización moderna, a la que han contribuido significativamente las teorías de Maritaín  y sus discípulos como Karol Wytila, y cuyas consecuencias últimas estamos viviendo nosotros, escribe: “Todo es acristiano, perfectamente descristianizado, esto es lo que hay que ver” : Maritain, al contrario que Santa Juana de Arco, fue defensor de los pútridos sistemas democráticos basados en la participación popular, de la condenada libertad ideológica, religiosa y de culto a los dioses falsos, errores que triunfaron, finalmente, en el Vaticano II; y, por supuesto fue pionero defensor los derechos humanos que entendía enraizaban en la ley natural, contra Santa Juana de Arco que creía en los derechos de Dios; es decir, la filosofía de Maritain ha sido fuente y sostén ideológico de los errores constituidos normativos en el último Concilio y que ha su vez, han sido la causa de la descristianización de las naciones antaño católicas y de la ruptura absoluta entre el Estado y la Iglesia en ellas; causa, al fin, de la pérdida de millones de almas. Esto es lo que los eclesiásticos, que han seguido a Maritain,  no querrán ver”, decía Peguy proféticamente, ya que los eclesiásticos de hoy están todos ciegos. También ,por esto, el ensayista y poeta católico Péguy intuyó el drama de Juana de Arco como si fuera de nuestro tiempo, mientras a los liberales siempre les molestó.

Hoy, más que nunca, Santa Juana es una santa para nuestro tiempo. En su vida se ve la acción de la gracia en la historia, el error brutal de las legitimas autoridades eclesiásticas, cuando no están asistidas por el Espíritu Santo, ni en  los actos legítimos de ex comuniones- al igual que hoy con la ex comunión inválida del papa polaco a Mons. Lefebvre-, la vida de la santa está transida de la obediencia a Dios antes que a los hombres eclesiásticos,  por muy revestidos de autoridad  que se supongan si se oponen a la voluntad del Señor- al igual que hoy les ocurre a los verdaderos fieles católicos que estñan perseguidos porque asisten a la única misa católica, la Misa Tradicional y viven y confiesan la Fe católica rechazando el ecumenismo, la libertad religiosa; perseguidos, al igual que SanTa Juana por sus obispos y ahora, para más escarnio, por Bergoglio. Juana nos enseña lo que sólo debe esperar el verdadero fiel: el Calvario y luego el cielo, y más temprano que tarde, cuando Dios quiera, la restitución de la justicia, incluso en la tierra: Los mártires serán declarados santos y los verdugos episcopales de la fe, anticristos, aunque vivan en Santa Marta o vengan de Polonia o Alemania o inválidamente les hayan empujado a los “altares”.

Santa Juana de Arco ruega por nosotros

Ste Jeanne d'Arc 1

La epopeya gloriosa de Santa Juana de Arco

Entrevista a Regine Pernoud:  Había un gran proyecto político que estaban llevando adelante intelectuales, profesores universitarios, algunos obispos y quienes tenían el poder. Y de improviso una muchacha, pastora de ovejas, se había puesto de por medio. Podía hacerlo fracasar. Además, decía que hablaba en nombre de Dios. Era intolerable. Eran ellos, los intelectuales y políticos, los defensores de la Iglesia. Eran ellos, los obispos y los clérigos, los únicos que tenían derecho a hablar en nombre de Dios y suscitar entusiasmo en el pueblo. Esta muchacha era una piedra donde podían tropezar. Había que eliminarla. Y eso sucedió. Para hacerlo, el poder se sirvió de hombres de religión y de un proceso eclesiástico. A Juana la traicionaron los suyos. En nombre de la Iglesia se mató a la que Péguy define como “la santa y mártir más grande, santa dos veces”, porque su martirio ocurrió “en el seno de la cristiandad”. Su juicio es un ejemplo de clericalismo que aún hoy, quinientos años después, hace hervir la sangre”.

Cuando se cumple un año de la muerte de la célebre historiadora que afirma lo de arriba dicho, Régine Pernoud –quien fuera miembro del Consejo de Humanitas y generosa colaboradora de esta revista, hemos querido recordarla publicando esta entrevista que 30 Giorni le hiciera sobre Juana de Arco.

En estas páginas, Régine Pernoud relee la historia de la joven de Orleáns, su actualidad, su martirio provocado por el odio, no sólo de los ingleses, sino de un lobby universitario-político-eclesiástico.

Señora Pernoud, ¿cuál era el proyecto en el que estaban aliados profesores, políticos y eclesiásticos, que desencadenó el odio contra Juana de Arco?

– Era un proyecto elaborado en la Universidad de París. El tratado de Troyes había concedido la doble corona de rey de Francia y de Inglaterra al descendiente de Enrique V de Lancaster y de Catalina de Francia. De hecho, se trata de convertir a Francia en una provincia de Inglaterra. Se vivía en un período de transición, con un cuadro político muy confuso, y parecía que dicho proyecto no iba a encontrar opositores. Inglaterra ofrece dinero, beneficios y prebendas a todos los que puedan ser útiles para sus fines. Los intelectuales quedan seducidos, la Universidad de París está toda a favor del rey de Inglaterra. Y también muchos nobles, como los duques de Borgoña y de Normandía, y muchos obispos. Cuando, en octubre de 1428, los ingleses cercan la ciudad de Orleáns, es decir, el corazón de Francia, todos comprenden que la nación está perdida.

Pero de pronto sucede algo completamente imprevisto. En marzo de 1429 una joven campesina se presenta al rey. Dice que su nombre es Juana. No sabe ni leer ni escribir, pero dice que ha sido enviada por Dios para liberar a Francia. Le pide al rey un nuevo esfuerzo para la guerra. Es increíble, pero consigue convencerlo y pocas semanas después esta muchacha está al frente de las tropas y en sólo ocho días libera Orleáns. Después de esta empresa, convence al rey para que vaya a Reims a recibir la corona.

Es fácil imaginar el odio que Juana suscitó no sólo en los ingleses, sino también en todo ese lobby universitario-político-eclesiástico que con tanto esmero había preparado el proyecto, y que ahora ve que se le escapa de las manos. Y cuando, abandonada por un rey pusilánime, Juana cae por fin en su poder, vendida por dos mil piezas de oro, este lobby decide pedirle cuentas e instruye un proceso que la condena a muerte.

Santa Juana de Arco, víctima de un Tribunal Eclesiástico inicuo.

Lo más sorprendente es que se trata de un proceso eclesiástico dirigido por un obispo, y que Juana, tan obediente y fiel a la Iglesia, es condenada por herejía.

– Sí, los miembros del tribunal son conscientes de que se trata de un proceso eclesiástico. Lo preside el obispo de Beauvais, Pierre Cauchon. El mismo había preparado, elaborado y perfeccionado el proyecto que comentábamos antes.

El de Juana de Arco es un proceso de inquisición. Estos procesos habían comenzado en 1231 para oponerse al maniqueísmo, una herejía que había penetrado en profundidad en los puntos clave de la Iglesia medieval. Pero los tribunales eclesiásticos no siguieron siendo por mucho tiempo lugares de Iglesia. Felipe el Hermoso, por ejemplo, se sirve de ellos para sus fines, y usa a eclesiásticos que dependen completamente de él para condenar a los Templarios. El proceso contra los Templarios es un horror, lo mismo que el de Juana de Arco. La Iglesia se “prestaba” al poder político hasta tal punto que instituía a su placer tribunales. Porque ella misma se consideraba una potencia. Pero este clericalismo no pertenece sólo al siglo XIV. Hoy también existe esta tendencia: forma parte de la vida de la Iglesia. La diferencia es que ahora se presenta bajo formas diferentes. Creo que actualmente esto se ve más en Italia y Alemania que en Francia.

¿Podemos decir que Juana encontró a su verdadero enemigo dentro de la Iglesia?

– Sí. Su batalla más grande la combatió contra los hermanos que compartían su misma fe cristiana. Y no se puede imaginar suplicio peor. Sin embargo aunque sabe que está frente a un tribunal eclesiástico, en un momento determinado exclama: “Vosotros no sois la Iglesia”. Nadie había sido nunca tan audaz como ella en su adhesión a la Iglesia, pero en esta difícil situación logra distinguir qué es la Iglesia y qué son esos profesores parisinos movidos sólo por intereses políticos. Su lucidez es aún más admirable si pensamos en la capciosa astucia que usan para poder confundirla y condenar por herejía. Los jueces insisten en que les haga una distinción entre Iglesia militante e Iglesia triunfante. Pero ella no sabe el significado de esos términos. Y responde: “Puesto que toda la Iglesia es de Dios, la diferencia no debe ser muy importante”. Y tiene razón: Cristo y su Iglesia son todo uno. Establecer estas distinciones es algo que puede ser interesante para los teólogos, pero no aparece en el Evangelio.

¿Cómo se comportó el rey Carlos durante todo este período?

– El rey Carlos le debía todo, pero no se interesó nunca por ella durante su larga detención y el proceso. Juana tuvo que sentir que también él la abandonaba, el rey cristiano. Porque ésta era la conciencia que tenía de sí mismo Carlos VII: un rey que podía juzgar y entrar en las cosas de la Iglesia. …

¿Por qué un proceso eclesiástico contra Juana de Arco?

– Por necesidad política. Si se conseguía demostrar que Juana era una bruja, o una hereje, la consagración del rey Carlos celebrada en la Catedral de Reims perdía su sentido sagrado. Y al mismo tiempo se derrumbaba la consideración que los franceses tenían de su nuevo rey. Pero este proceso, en el que participaron seis profesores universitarios parisinos que desempeñarán un papel muy activo, prelados procedentes de Normandía e Inglaterra, canónigos de Rouen y abogados del tribunal eclesiástico, obtuvo en realidad un resultado diametralmente opuesto.

¿Cuál?

– El de entregarnos las actas de una especie de proceso de santidad. El obispo Cauchon tuvo que pensar que iba a ser fácil, para un tribunal formado por universitarios de alto nivel, expertos en teología, en derecho civil y en derecho canónico, hacer que una joven campesina se confundiera e hiciera afirmaciones heréticas o hacerla caer en contradicción consigo misma o con la Iglesia. En cambio, sucedió lo contrario. Y ahora las actas de aquel proceso son algo precioso.

De Juana de Arco no nos queda ni un retrato ni una tumba y, por temor a que fueran veneradas, después de la hoguera sus cenizas fueron arrojadas en el Sena. De ella nos quedan sólo sus palabras y declaraciones tomadas en el proceso. Parece una paradoja, pero el proceso que la condenó por herejía construye en realidad un monumento a su santidad y a su sólida fidelidad al Señor y a su Iglesia, que hombres de Iglesia tratan capciosamente de minar. Por las respuestas que el notario Guillaume Manchon registra día tras día sabemos que la vida de Juana fue una respuesta: una respuesta a la llamada de Dios. Un llamamiento tan concreto que nos deja atónitos: por medio de voces, que ella concretamente oía. Y, una vez que Juana comprende que las voces misteriosas que le hablan son un mensaje que viene de Dios, deja de tener dudas y tiene un único objetivo en la vida: adecuarse a lo que se le pide. A los doctos profesores de universidad, que entre otras cosas insisten en saber dónde tiene la “mandrágora”, una hierba que decían que daba poderes diabólicos, responde siempre de manera concreta. Lo mismo en relación con sus voces misteriosas. “La primera vez tuve mucho miedo”, dice. “Era casi mediodía, de verano, y estaba en el jardín de mi padre. Y no había ayunado el día anterior”. Cuando le preguntan qué le sucederá a su “partido”, responde: “Antes de siete años los ingleses perderán todo lo que tienen en Francia. Será una gran victoria que Dios enviará a los franceses”. Seis años y medio después, Carlos VII entrará victorioso en París.

Leyendo las actas del proceso nos damos cuenta de que frente a los argumentos de intelectuales seguros de sí mismos –y que se apoyan en poderes políticos que piensan que van “en el sentido de la Historia”- Juana representa la fe: la fe en su sencillez y también en su potencia. No es una casualidad que el cardenal Jean Daniélou la haya definido “la santa de lo temporal”.

El gran retorno de Santa juan de Arco

Dieciocho años después de la condena por herejía, se abrió un nuevo proceso. ¿Por qué?

– El rey Carlos VII entra en Rouen, en Normandía reconquistada. Es la ciudad donde fue quemada Juana. Ordena una investigación oficiosa para “saber la verdad de aquel proceso y el modo en que se llevó a cabo”. Los testigos aún vivían, entre ellos el notario que había redactado las actas del proceso. En los años siguientes se llevaron a cabo otras dos investigaciones, esta vez oficiales, que acabaron en un nuevo proceso de la Inquisición que se abrió en 1455 en Notre Dame de París: en la primera sesión los comisarios del rey escucharon las declaraciones de la madre de Juana, Isabelle Romée. Luego los testigos de su infancia y juventud. El proceso de rehabilitación anuló solemnemente el primero, cuyas injusticias fueron mostradas por entero, y alejó de Juana toda sospecha de herejía.

La lectura de las actas de este proceso de rehabilitación y las declaraciones de quienes la conocieron nos hacen pensar, sin llevar demasiado lejos la paradoja, que Juana habría sido igualmente santa aunque Dios no le hubiera pedido cosas tan excepcionales. Aún antes de ser “informada”, aún antes de sentir la llamada que venía “de la parte izquierda del jardín de su padre”. Porque la fe hace que sean preciosas incluso las ocupaciones más triviales y diarias. Y los viejos amigos de Domremy recuerdan de ella: “Era como los demás, hacía lo que las demás: se ocupaba de la casa, hilaba, llevaba el ganado a pastar”.

Pero lo que asombra leyendo estos testimonios es que también en sus conciudadanos hay la misma mirada justa, la misma piedad hacia lo real que hallamos en Juana: están igualmente penetrados por el anuncio cristiano, por el Evangelio que les proclama el cura. Poseen almas rectas. Han vivido los horrores de la guerra, de la invasión, pero la fe está presente y es concreta, a pesar de sus debilidades y pasiones. El hecho cristiano está aún presente concretamente en el pueblo, mientras el proceso de condena muestra que las elites, intelectuales y religiosas, ya estaban separándose de él, lo estaban convirtiendo en un hecho intelectual. También por esto Juana puede considerarse de verdad la santa de nuestro tiempo.

Charles Péguy, en el Misterio de la caridad de Juana de Arco, parece contraponer Juana a Madame Gervaise: mientras esta última representa la enseñanza tradicional de la Iglesia, en virtud de la cual parece razonable y obligado creer, Juana representa al hombre moderno que no puede creer si no ve con los ojos y no toca con las manos el mismo acontecimiento de gracia. “Porque –escribe Péguy- la eternidad misma está en lo temporal”. ¿La Juana de Arco de Péguy es una figura literaria o coincide con el personaje que se desprende de los documentos históricos?

– Péguy comprendió completamente a Juana de Arco. Y posee una magnífica capacidad de penetración en su historia. Péguy, hablando de la descristianización moderna, cuyas consecuencias últimas estamos viviendo nosotros, escribe: “Todo es acristiano, perfectamente descristianizado, esto es lo que hay que ver. Esto es lo que los eclesiásticos no querrán ver”. También por esto Péguy intuyó el drama de Juana de Arco.

Santa Juana de Arco: Víctima del proceso revolucionario que empezaba y que con el Nuevo orden Mundial y el Concilio Vaticano II ha llegado a su cima o casi

“Nunca hasta ahora se había hablado tan cristianamente”, escribía Hans Urs von Balthasar de Péguy. Y, sin embargo, Jacques Maritain atacó duramente la obra :”El misterio de la caridad de Juana de Arco”. ¿Quién tenía razón?

– No sabía que Maritain hubiera atacado a Péguy. ¿Está usted seguro?

Comentario.El ataque de Maritein a Peguy es lógico, es la puñalada del liberal al católico : Maritain fue defensor de los sistemas democráticos basados en la participación popular, de la condenada libertad ideológica y de culto que triunfo, finalmente, en el Vaticano II y los derechos humanos que entendía enraizaban en la ley natural. es decir, su filosofía ha sostenido los errores constituidos en el último Concilio y ha sido causa de la descristianización. Fue un  liberal católico.

He hallado la carta de Maritain en los archivos “Charles Péguy” de Orleáns. Lleva la fecha del 2 de febrero de 1910. Maritain escribe a Péguy: “Después de haber leído su obra, estoy desconsolado. Veo claramente que usted aún está lejos del verdadero cristianismo, con la ilusión de haberlo alcanzado. (…) La vocación de la Beata Juana queda completamente desfigurada. (…) La meditación de la pasión de Nuestro Señor está llena de inconvenientes e irreverencias. (…) ¡Ha osado usted hablar de la Santísima Virgen de manera baja! ¡Es insoportable! En esta obra, hecha con todo su celo y su devoción, se ha quedado deplorablemente fuera. (…) Esto me ha desconsolado”.

– Es absolutamente increíble. No conocía esta carta. Apenas puedo creerlo. Lo que dice Maritain es estúpido [todo liberal, como Maritain, es estúpido por tratar de conjuntar su perverso liberalismo con el catolicismo; nada hay de común entre Cristo y Belial, nada liberal puede ser católico]. Pero era un intelectual, y Péguy atacaba el partido de los intelectuales. Puede ser que esto lo irritara.

Puede ser. De hecho, en otra carta conservada en los archivos y fechada el 1º de abril de 1910, Péguy explica a un suscriptor de su revista que lo que le turba a Maritain es que su Juana de Arco no es “una de esas estampitas devotas que los católicos están acostumbrados a encontrar en sus parroquias burguesas”.

– He conocido personas que frecuentaban el círculo católico que se reunía en casa de Jacques y Raisa Maritain para discutir de cristianismo. Por ejemplo, Stanislav Fumet, que era un gran amigo suyo. Pero yo no fui nunca, nunca me atrajo ese ambiente. Quizá por su aspecto de catolicismo intelectual. Y yo no me considero una intelectual. [comentario: En realidad Regine Pernoud tiene más galardones reconocidos como intelectual por las Academias de Francia que el pequeño Maritain. Lo que Regine quiere reprochar llamando “intelectual” a la postura de Maritain, misma que condenó siglos atrás a Santa Juana de Arco,  es en realidad el intento de los anticristos de todos los tiempos que aupados en sus conocimientos quieren transforma la Fe en cultura, que ya no interpela como lo hace el Hijo de Dios; dicho de otra forma, Regine dice que aquellos “intelectuales”, que usando de sus influencias y cátedras para maridar  a la Inmaculada Esposa de Cristo, la Iglesia, con las costumbres del mundo-el liberalismo en este caso- bajo el dominio de Satán, degradan sus inteligencias y traicionan a Cristo Jesús, vida nuestra, con el fin de ser agradables y aceptados por el mundo. No es de extrañar que el pensamiento de Maritain tuviera tanto influencia sobre el concilio Vaticano II y sobre el “magisterio” que de él sobrevino]

La Juana de Arco de Péguy es un poco esto: la que se rebela contra el catolicismo de los intelectuales, que se rebela contra los que quieren enseñar a los sencillos el verdadero cristianismo con la ilusión de convertir en cultura la fe. Como si la fe de los fieles sencillos, como Juana de Arco, no fuera plenamente razonable. Y no fuera mucho más inteligente que los hombres, las cosas de la vida y los discursos de los intelectuales.

¿Por qué comenzó usted a interesarse por Juana de Arco?

– Por casualidad. Era la víspera de las Navidades de 1952. Me pidieron un artículo sobre el proceso de rehabilitación de Juana. Yo, como todos en aquella época, pensaba que era un personaje de esos que se citan sólo en los discursos oficiales. Y dije que no. Pero tanto insistieron que al final les dije que les echaría un vistazo a los textos existentes. Fui a la biblioteca y me subí a una escalera para hojear los volúmenes de Jules Quicherat, que había publicado todos los documentos sobre los procesos. Comienzo a leer y poco después, por lo menos así me parecía, oigo al bibliotecario que me dice: “Señorita Pernoud, si no quiere que la dejemos dentro debe bajar de esa escalera”. Habían pasado más de dos horas, y no me había bajado de la escalera, absorbida como estaba en la lectura del proceso de rehabilitación. Apasionante. Desde entonces me he ocupado siempre de Juana de Arco. En realidad, me parece que, en todos estos años, no me he bajado nunca de esa escalera, me he quedado ahondando en el sorprendente acontecimiento de un Dios que ha entrado tan profundamente en la historia del hombre que no ha tenido miramientos para meterse en guerras, batallas y procesos. Juana es una paradoja, porque demuestra que también en las peores ocupaciones, es decir, haciendo la guerra, se puede seguir a Cristo. Es en esa situación donde se afirma su santidad, demostrando que no existe ninguna situación, por muy paradójica que sea, en que la gracia de Cristo no pueda obrar visiblemente.

La entrevista a Regine Pernoud ha sido tomada del nº 14 de Humanitas. Los títulos y comentaruios no están en el original

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s