¿Negó la Inmaculada Concepción Santo Tomás?

Visitación de la Santísima Virgen

Distínguense en la virgen María dos santidades: primera:la santidad que encierra los privilegios de la Inmaculada Concepción; y segunda: la exención de todo pecado actual y la santidad consistente en la plenitud de gracia

1). Santo Tomás y la Inmaculada Concepción. Entre los teólogos que sostienen que Santo Tomás es más bien favorable a este privilegio, deben ser citados, entre los dominicos, S. Capponi a Porrecta (+1614), Juan de Santo Tomás (+1644) (Curs. Theol., initio, De Approbatione doctrinae S. Thomae, d. II, am2); Natividad Alejandro, más recientemente Spada, Rouart de Card, Berthier, y en estos últimos tiempos N. de Prado (Divus Thomas et Bulla “Ineffabilis Deus”,1919); E. Hugón (Tractatus theol., t. II,, p.748, 5ª ed. 1927), P. Lumbreras (Saunt Thomas and the Inmaculate Conception,1923); C. Frietoff (Quomodo caro B.M.V. in peccato originali conceptafuerit, in Angelicum, 1933, p.p. 321-3349; J.M. Vosté (Commetarius in IIIª P. Summae th. S. Thomae, De mysterris itae Christi, 2ª edic. ,1940, p.p. 13-20); y entre los jesuitas, Peroone, Palmieri, Hurter, Cornoldi. Por el contrario, entre los que piensan que Santo Tomas no ha sido favorable al privilegio de la Inmaculada Concepción debesn ser contados Suárez, Chr. Pesch, L. Billot, L. Janssens, A. Lepicier, B.H. Merkelbach (Mariología, 1939, p.p. 127-130).

¿Por qué razones Santo Tomás ha dudado en afirmar el privilegio de la Inmaculada Concepción? El P. Mandonnet, siguiendo a muchos tomistas, ha expuesto esta cuestión en el Diccionario de Telogía, artículo “Frères prêcheurs”, col. 899, y desde entonces han hablado en el mismo sentido, en las publicaciones que acabamos de citar, los Padres N. del Prado, E. Hugón, C. Frietoff, J.M. Vosté:

Expondremos brevemente esta interpretación que parece tener una seria posibilidad:

« Santo Tomás al comienzo de su carrera teológica (1253-1254) afirmó con toda claridad el privilegio de la Inmaculada Concepción de la Virgen María ( in I Sent. Dist. XLIV, q.1, a.3, ad 3): talis fuit puritas beatae Virginis, quae a peccato originili et actuali immunis fuit. Pero en seguida se dio cuenta de que la manera con que muchos entendían este privilegio tenía como resultado que sustrajeran a la Santísima Virgen de la Redención de Cristo, en contraposición al principio formulado por San Pablo (Rom 5,18): Sicut per unius delictum in omnes homines in condemnationem, sic et per unius justitiam in omnes homines in justificationem vitae; y (I Tim., II, 5): Unus enim Deus, unus et mediator Dei et hominum, homo Christus Jesus, qui dedit redemtionem semetipsum pro ómnibus. Por eso Santo Tomás ha procurado demostrar que María ha sido resctada por los méritos de su Hijo (lo cual dirá también Pío IX en la bula Ineffabilis Deus), y que por lo tanto tenía necesidad de la redención a causa del debitum culpae, que proviene de la descendencia de Adán por vía de generación ordinaria. Y por eso ha dicho siempre que la virgen María no ha sido santificada antes de su animación, a fin de que el cuerpo de María, concebido en las condiciones ordinarias, fuese la causa instrumental que transmitiese el debitum culpae. Pero sabido es que para Santo Tomás la concepción del cuerpo o fecundación precede en el tiempo a la animación, salvo en Cristo, por lo cual es constituida la persona engendrada (Nota nuestra:  es decir, para Santo Tomás ha de transcurrir un tiempo entre la fecundación y la recepción de un alma perfecta, recibiendo el cuerpo potencialmente y aún no perfectamente dispuesto, un alma imperfecta, en primer lugar; ver aquí  cf. III, q. 33, a.2, ad.3); según Santo Tomás tan sólo la concepción virginal de Cristo tuvo lugar en el mismo instante que su animación.

Por lo tanto, si en las obras de Santo Tomás encontramos la expresión B. María Virgo concepta est in peccato originali, debemos recordar que en este caso sólo se trata de la concepción de su cuerpo, que tiene una prioridad de tiempo sobre la animación.

En cuanto a la cuestión de saber en qué preciso momento ha sido santificada la Virgen María en el seno de su madre, Santo Tomás la descartó, salvo quizás al final de su vida en que parece volver de nuevo a la afirmación positiva del privilegio de la  Inmaculada Concepción. Antes de este último periodo solamente afirmó que la santificación había seguido prontamente a la animación, cito post (Quodl. VI, q.5, a.1). Pero declaró que se ignoraba el momento preciso de la misma. Por ese motivo no planteó la cuestión de si la Virgen María ha sido santificada en el mismo instante de su animación. San Buenaventura había planteado este problema y, como muchos otros, se había pronunciado en forma negativa. Santo Tomás quiso dejar la cuestión abierta y no se pronunció.

Para mantener su primera afirmación ya citada de que María había sido concebido sin pecado original, habría podido fácilmente usar la distinción que hace con frecuencia en otros lugares entre la prioridad de naturaleza y la de tiempo, para explicar mejor el cito post, y decirque la creación del alma de María sólo tenía una prioridad de naturaleza (pero no de tiempo) sobre su santificación. Pero, como observa Juan de Santo Tomás ( Obra citada), viendo la actitud reservada de la Iglesia romana, que no celebraba la fiesta de la Concepción, el silencio de la Escritura y la posición negativa de un gran número de teólogos, se abstuvo de pronunciarse en este punto preciso.»

 Esta es en sustancia la interpretación dada por el P. N. Prado ( Obr. Cit. p.p. 21-33). El Padre Hugon, autor de la obra elogiada por el papa Bendicto XV, “Las XXIV Tesis Tomitas”, habla de idéntica manera y recalca la insistencia de Santo Tomás sobre el principio que ha sido reconocido por la Bula ineffabilis Deus, según el cual María ha sido santificada por los futuros méritos de su Hijo; pero el Santo Doctor no se habría pronunciado sobre la cuestión de si esta redención ha preservado a María del pecado original o si se lo ha perdonado.

En otros términos, según el p. Hugon, Santo Tomás no habría negado el privilegio, pero sería más bien favorable al mismo.

A esta interpretación algunos oponen sobre todo dos textos: en la suma teológica (III,q.27, a.2,ad 2), se dice: B. Virgo contraxit quidem origunale peccatum, sed ab eo fuit mundata, antequam ex utero nasceretur; y se lee: sanctificatio B. Virginis non potuit esse decenter ante infusionem animae, quia gratiae capax nondum erat, sed nec in ipso intanti infusionis, ut sclitec per gratiam tunc sibi infusam conservaretur ne culpam originalem incurreret ( in III Sent. Dis.III, q.1, a.1, ad2 q.). Los Padres del Prado, Hugon y los demás teólogos antes citados entienden así estos dos pasajes. Si se recuerda la afirmación del priveligio formulada in I Sent., y las exigencias del principio invocado de la redención de María por Cristo, lo que se dice en estos últimos textos debe enetenderse del debitum culpae originale y no del propio pecado original, y de la animación que precede a la santificación según una prioridad de naturaleza y no de tiempo.

Es preciso admitir, como advirte el P. B.H. Merkelbach (obra cit. p.p. 129 y ss.), que estas oportunas distinciones no han sido formuladas por Santo Tomás; éste ha escrito: contraxit peccatum originale y no debebat contrahere, o contraxisset si non preservata fuisset y en Quold. (VI,q.5,a.1) ha escrito: Creditur quod cito post conceptionem et animae infusionem B.M..V. fuerit sanctificata, sin distinguir la prioridad de naturaleza y la de tiempo.

Pero es menester agregar con el P. Vosté (obra. Cit. 2ª ed., 1940, p. 18), que al final de su vida (1272-1273), Santo Tomás parece por cierto volver de nuevo a la afirmación de sus comienzos (in I Sent., dist. XLIV, q.1, a.3., ad 3): talis fuit puritas beatae Virginis, quae a peccato originili et actuali immunis fuit. Escribe en efecto ( in Ps. XIV diciembre de 1272-, v. 2): Sed in Christo et in Virgine Maria nulla omnino macula fuit. In sole posuit etc., id est corpus suum (christus) posuit in sole, id est in B. Virgine, quae nullam habuit obscuritatem peccati;  (in Ps. XVIII, v.6): Tota pulchra es, amica mea, et macula, non est in te ;(Cant. , IV,7). Compendium theologiae (c.224): Non solum a peccato actuali immunis fuit B.M.V., sed etiam ab originali; speciali privilegio mundata;  si es speciali privilegio, no fue como Jeremías y Juan Bautista. Por último in Expositione Salutationis angelicae (3-4 de abril de 1273); según la edición crítica hecha recientemente (Placenza 1931) por I.F. Rossi, C.M. (Gratia plena), se lee: Tertio excelluit Angelos, quantum ad puritatem, quia B. Virgo nom solum fuit pura in se, sed etiam procuravit puritatem aliis. Ipsa enim purissima fuit et quantum ad culpam, quia nec originale, nec mortale, nec veniale peccatum incurrit. Item quantum ad poenam (scil. ad tres maledictiones, speciatim immunis fuit a corruptione sepulchri). Es cierto que en este mismo lugar, un poco antes, Santo  Tomás dice: B.M.V. in originali est concepta, sed non nata, pero ya sabemos que para él la concepción del cuerpo tiene una notable prioridad de tiempo sobre la animación, y si se quiere evitar en este escrito una contradicción inadmisible en pocas líneas de distancia, se debe ver en las palabras originali concepta el debitum contrahendi en razón del cuerpo formado por generación ordinaria y no el propio pecado original, que sólo puede estar en el alma (cf. C. Frietoff, obra cit. p. 329, y P. Mandonnet en “Bulletin Thomiste”, enero-marzo de 1933, Notes et communications, pp. 164-167). Concluimos con el P. Vosté ( Obra cit., 2ª ed. 1946, p.19) :tendens ad finem cursus sui in hoc mundo, paulatim declinabat iterum Angelicus Doctor ad primam suam affirmationem: Talis fuit beatae Virginis, quae a peccato originili et actuali immunis fuit.

2.-Sobre la plenitud de la gracia o santidad positiva de María, dice Santo Tomás (III,1.27,a.5): B. V. Maria tantam gratiae obtinuit plenitudinem ut esset propinquissima auctori gratiae. Agrega (ad 2), a propósito de la plenitud inicial, per quam reddebatur idónea ad hoc quod esset mater Christi. Y como la maternidad divina pertenece por su término al orden hipostático, la plenitud inicial de gracia en María superaba ya la misma gracia final de los demás santos y de los ángeles. En otro términos, María como futura Madre de Dios era amada por Dios más que cualquier otro santo y que los ángeles; ahora bien, la gracia es el efecto del amor de  Dios hacia nosotros y guarda proporción con éste. Hasta es probable, según muchos tomistas, que la plenitud de gracia inicial en María superaba la gracia final de todos los ángeles y santos juntos, porque ella era ya entonces más amada por Dios que todos los santos en conjunto (df. Contenson, Monsabré; E. Hugon, Melrkelbach). De hecho, según la tradición, María con sus méritos y su oración, sin los demás santos y ángeles, podía obtener ya desde la tierra más que todos los santos y ángeles juntos sin ella. Esta plenitud inicial de gracia habitual estaba acompañada por la plenitud correspondiente de las virtudes infusas y de los siete dones del Espíritu Santo, que están conexos con la caridad.

María, después hasta su muerte, no dejó de crecer en la caridad. En ella tuvo perfecta aplicación el principio formulado por Santo Tomás (in Epist. ad Hebr.,10,25) : Motus naturalis (ut lapidis cadentis) quanto plus accedit ad terminum, magis intenditur. Contrarium est motu violento (v.g. lapidis sursum verticaliter projecti). Gratia autem inclinat in modum naturae. Ergo qui sunt in gratia, quanto plus accedunt ad finem, plus crescere debent.  Según este principio, hubo en María un progreso cuya rapidez siempre era mayor, porque las almas se inclinan hacia Dios con tanta mayor prontitud cuanto más se acercan a Él y cuanto más las atrae.

En el momento de la Encarnación, hubo en la madre de Dios un gran aumento de caridad, producido ex opere operato; asimismo en el Calvario cuando fue declarada Madre de todos los hombres. Por último, la gracia no dejó de crecer en ella hasta el instante de su muerte.

Por Réginald Marie GarrigouLagrange, O.P. : “La Síntesis Tomista”; Edic. Desclée Brouwer Bs. As; Trad. Eugenio S. Melo.p.p. 274-279 Imprimatur Monseñor Lusi A. Borla, La Plata (Argentna 11-12-1946)

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s