A todos los buenos sacerdotes, que han aceptado el Novus Ordo Missae.

CARTA ABIERTA DEL ABBE NOEL BARBARA A LOS SACERDOTES QUE USAN EL NOVUS ORDO MISAE.

comunioratz

Ratzinger dando la comunión en la mano al líder calvinista de la comunidad ecuménica de Taizé, Roger Shütz

Esta carta no la dirijo a los sacerdotes progresistas, los que han aceptado ya las herejías reinantes, los que a ciencia y conciencia trabajan por la destrucción de la Iglesia, a los “contestatarios”; la dirijo, más bien, a los sacerdotes buenos y dignos, que con repugnancia han aceptado el “Novus Ordo Missae” y me permito dirigirla nominalmente a:

• V.R. Dom Prou, Reverendísimo Abad de Solesmes. la más importante abadía benedictina de Francia, que es el sucesor de Dom Delatte y Dom Guéranger, defensores de la fe y restauradores de la santa Liturgia.
• Al Canónigo Etienne Carta, Profesor de la Facultad católica de Angers, Fundador del “Opus Sacerdotale”, que congregó a tantos millares de buenos sacerdotes de Francia.

• Al Abbé André Richard de “L’Homme Nouveau” y de “L’Armée Bleue”, que los buenos católicos creen poder seguir con toda confianza.
• A Dom Gérd Lafond, Fundador y animador de la “Orden de Caballeros de Ntra. Señora”, cuyo fin principal es la defensa de la fe y no de la gente que está en posición de comando.
• Al por tantos títulos benemérito Abbé George de Nantes, Director de la “Contra Reforma”, cuya influencia usa para hacer a los buenos católicos, que creen en él, aceptar la misa reformada.
• A tantos y tantos sacerdotes, de vida ejemplar, de celo apostólico, de buena fe y de buena voluntad, que viven engañados.

comunionbergogliana

Bergoglio aprendió bien a dar la comunión en la mano del cardenal Ratzinger y Juan Pablo II. Nada nuevo ha inventado que no haya aprendido en sus inmediatos predecesores.

Vosotros sois, queridos hermanos en el sacerdocio, los que habéis logrado vencer en la conciencia católica de los fieles, con vuestro ejemplo, con vuestra aparente conformidad, con vuestra influencia determinante, quizá también con vuestra predicación y con vuestras críticas a los sacerdotes que han resistido a esta subversión en la Iglesia de Dios; vosotros sois los mejores auxiliares de la subversión, instalada en la Iglesia de Dios, vosotros sois los mejores auxiliares, los que habéis ayudado con más eficacia a esta “autodemolición” de la fe, de la moral, de la liturgia y de la misma disciplina católica.

Me explicaré: Por subversión instalada en la Iglesia., yo entiendo la herejía que se ha hecho eficaz, victoriosa, que se ha impuesto en los fieles católicos. Siempre he habido en la Iglesia, ciertamente, herejías. San Pablo mismo nos habla de estas divisiones y de los efectos funestos que ellas tienen. Pero siempre también las herejías habían sido vencidas, al menos dentro de la Iglesia, que las rechazaba inexorablemente como lo hace todo cuerpo sano con los cuerpos extraños, que no puede asimilar.

El neo-modernismo ha tomado del marxismo su ideologia y, sobre todo, su “práctica”; de esta manera la herejía se ha convertido en una “herejía eficaz”, contagiosa.

Instalada en el seno mismo de la Iglesia. Sin negar aparentemente ningún dogma, los niega todos, los corroe todos, imponiendo en todas partes sus novedades.”Hazlo. . . y se hará”. Se nos sugiere primero, se nos impone después; y todos aceptamos.

Si no queremos ser como esos ídolos, de los cuales el profeta se burlaba: “oculos habent et non videbunt”, tienen ojos, pero nunca verán, tenemos que ver, tenemos que darnos cuenta de que, en todas partes se instala, en la práctica, una nueva religión.

“Destruid la Misa”, dijo un especialista en la subversión, MARTIN LUTERO, y “destruiréis todo el catolicismo”.



Por eso, la causa principal, que agrava y acelera la auto-destrucción de la Iglesia está en la destrucción “de facto” (de hecho) de la Misa católica, por la “práctica”, es decir, por la sustitución atentatoria del Novus Ordo Missae (de la nueva Misa) al “Santo Canon” “tan depurado de todo error que no hay en él nada que no respire una santidad y una piedad extrema y que no eleve hacia Dios los espíritus de los que lo ofrecen”. (Concilio de Trento).

Pues bien, es necesario que nuestros fieles católicos se den cuenta que para esta obra nefasta, para esta empresa diabólica de destrucción de la Santa Misa, la subversión reinante no ha podido tener mejores colaboradores que a los sacerdotes buenos, entre los cuales, tal vez, ocupéis un lugar prominente, que hace recaer una mayor responsabilidad en vosotros.

Esta acusación es grave; pero, por desgracia, es verdadera. Para probarla, permitidme citar un texto del Papa Pío XII, que vosotros, sin duda, conocéis. Está tomado de una alocución a la Juventud Femenina de la Acción Católica de Roma, miembros de la Cruzada por la pureza”. (22 de mayo 1941): “… Un buen número de mujeres creyentes, e incluso piadosas,. .., al aceptar seguir alguna moda atrevida, derrumban, con su ejemplo, las últimas vacilaciones, que hablan retenido a muchas de sus hermanas lejos de esas modas, que podrán convertirse para ellas en una causa de ruina espiritual. Mientras que ciertos vestidos provocadores sean el triste privilegio de mujeres de reputación dudosa y como la señal para que ellas sean reconocidas, las demás no se atreverán a aceptarlos. Pero el día en que estas modas se sigan por personas sobre las que no hay sospecha, nadie vacilará ya en seguir la corriente, una corriente que las arrastrará, tal vez, a las caídas más insospechadas y dolorosos”.

comunionjuanpa

He aquí al “maestro” de Ratzinger y de Bergoglio enseñándoles a dar la comunión en la mano

DEL MISMO MODO: 

• Aceptando vosotros con tanta docilidad la celebración de los Santos Misterios, según el “Novus Ordo Missae”, que, en el mejor de los casos, es EQUIVOCO y, por lo mismo, gravemente injurioso para Dios.

• Resignándoos pasivamente, (algunos con disgusto, pero, no por eso menos eficazmente)- a abandonar este Santo Canon, “tan depurado de todo error, como lo ha afirmado el Santo Concilio de Trento, que no hay nada en él que no respire una santidad y piedad extrema y que no eleve hacia Dios los espíritus de los que lo ofrecen”.

• Queriendo tan sólo salvar la validez, sin poner atención al ultraje que indudablemente se hace a Dios por este nuevo ORDO MISSAE.

Vosotros, a quienes los fieles, con razón, miraban como a buenos sacerdotes, habéis hecho caer, con vuestro ejemplo las últimas resistencias, que pudieran haber opuesto vuestros hermanos en el sacerdocio, a los que el instinto de la fe de los fieles miraba, tal vez, como sospechosos, o, por lo menos, poco edificantes; y vuestro ejemplo, sacerdotes buenos, ha hecho aceptar a los sacerdotes menos buenos y a los mismos fieles esas novedades que huelen a herejía y que pueden convertirse para ellos y para todos los fieles en una verdadera ruina espiritual.

Si este rito sólo hubiera sido adoptado por “los contestatarios”, por los sacerdotes del “diálogo” o por los “progresistas” de toda índole, no se hubiera impuesto en la Iglesia, y, como las herejías de antaño, este Ordo Missae equívoco, no hubiera durado mucho tiempo.
Pero desde que el Novus Ordo Missae fue adoptado por los sacerdotes, a los que los fieles todos creían intachables; desde que los buenos sacerdotes, de los que sois parte, habéis aceptado celebrar la nueva misa, negándoos a ver su equívoco, y la injuria que se hace a Dios (aun suponiendo que fuera válido), desde que os negasteis a estudiar a fondo este gravísimo problema, con el pretexto de una obediencia a los superiores, que no es excusa, la “masa” de nuestros hermanos en el sacerdocio y de los fieles católicos ya no opusieron la resistencia que se debía y la multitud siguió a los sacerdotes, a quienes seguía con fe.

De esta manera, en la empresa satánica de la auto-demolición de la Iglesia, que la “mafia” progresista hace con velocidad vertiginosa, vosotros, los buenos sacerdotes, con vuestra influencia, con vuestro ejemplo y, tal vez, con vuestros sofismas, de los que no estáis ni podéis estar convencidos, habéis sido y seguís siendo los mejores auxiliares de la subversión instalada en la Iglesia de Cristo.

Amados hermanos en el sacerdocio, conocéis muy bien el antiguo probervio: “errare humanum est, perseverare tantum diabolicum”, es propio de los hombres errar; pero perseverar en el error, eso es diabólico. Debéis, pues, reflexionar y volver atrás.

Lo debéis a vuestros predecesores, que os han transmitido el “Ordo Tradicional”, “compuesto con las palabras mismas que el Señor usó en la Ultima Cena, con las tradiciones apostólicas y con las piadosas instrucciones de los Santos Pontífices”. (Concilio de Trento).

Lo debéis a nuestros fieles, a los buenos católicos, “los pequeñuelos, del Evangelio, que os pidieron pan y les disteis un “escorpión”.

Lo debéis, sobre todo, a Jesucristo N.S., el que nos ha “preferido” y “escogido”, para hacernos sus amigos, sus íntimos amigos. “In finem dilexit eos”; hasta el fin nos amó, hasta abandonar totalmente a nuestra libertad la transubstanciación del pan y del vino en su Cuerpo, Sangre, Alma y Divinidad.

En tiempos anteriores -bien lo sabéis- nuestros padres en la fe han dado su vida para defender, no sólo la persona misma de Nuestro Señor, sino, como añadidura piadosa, las representaciones, las imágenes sagradas, que de El se hacían o las imágenes de Su Santísima Madre y sus santos.

En la actual persecución, no son las imágenes o alguna representación del Señor las que defendemos, sino al mismo Señor Nuestro Jesucristo, que en la Misa, Sacerdote y Víctima, se inmola por nuestros pecados en el altar de una manera incruenta, pero real y verdaderamente, como nos enseña el Concilio de Trento.

Defendamos la Misa y defenderemos todo el catolicismo, porque, si los enemigos llegasen a triunfar en esta lucha, si llegasen a eliminar la Misa de siempre, el catolicismo habría sido vencido.

Ante lo que se arriesga en la lucha, que nos han impuesto, ¿qué pueden valer nuestras razones más legítimas? Nuestra situación, nuestra tranquilidad, nuestro prestigio, nuestra subsistencia, nuestra vida misma, e incluso, sí, incluso el mismo bien que por las almas podamos hacer: nada de esto vale ni significa en comparación de la Iglesia, de Cristo Nuestro Redentor.

Y, sobre todo, debemos pensar que, ante el Tribunal de Dios, ninguna excusa podremos presentar, que justifique esa aparente obediencia en la cual algunos quieren justificarse. Sabemos muy bien que nunca un abuso de autoridad ha tenido el poder de ligar las conciencias ante Dios y que siempre será verdadera la respuesta de San Pedro ante las autoridades religiosas de su tiempo: *’ES NECESARIO OBEDECER A DIOS ANTES QUE A LOS HOMBRES“.

Reconozco en Paulo VI a nuestro Papa legítimo y confieso que sus poderes vicarios son muy grandes; pero no podéis dejar de confesar conmigo que, si está en las atribuciones del Papa codificar, como lo hizo San Pío V, un Ordo Missae, que sea totalmente conforme a la Tradición, no está en su poder confeccionar un Ordo Missae equívoco y, mucho menos, imponerlo a la Iglesia. Y tampoco está en su poder el hacer esa imposición de un modo tan arbitrario, tan hipócrita, tan brutal. Recordemos la declaración clara y verdadera, teológicamente hablando, y tan resuelta y valiente del R.P. Calmel, O.P.: “Reconozco, sin vacilar, la autoridad del Santo Padre. Afirmo, no obstante, que todo Papa, en el ejercicio de su autoridad, puede cometer abusos del poder recibido. Y sostengo que el Papa Paulo VI ha cometido un abuso de autoridad de una gravedad excepcional, cuando construye un rito nuevo de la Misa sobre una definición de la Misa, que ha dejado de ser católica”.

Venerables y queridos hermanos en el sacerdocio de Cristo, no queráis ver en esta carta ninguna malévola intención; ved tan sólo el deseo de haceros comprender y tomar conciencia como ahora dicen, en presencia de Dios y de la Iglesia, de vuestra responsabilidad personal, a fin de que, reaccionando sacerdotalmente, emprendáis la defensa de la Santa Misa que nos están robando.

Viernes Primero de Noviembre 1971.

Noel Barbara, Prêtre catholique.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s