[5] Vaticano IIº. Giro de 180 º: La nueva liturgia Introducción

V O L V E R   A L   Í N D I C E

«Es preciso obedecer a Dios antes que a los hombres.»

(“Hechos, 5,29)

***

«La más grande caridad es la de hacer conocer y amar la verdad.»

(Card. Charles Journet)

image-442

En la Constitución Conciliar sobre la Sagrada Liturgia hay increíbles errores de principio doctrinal; entonces, “… a fructibus eorum cognoscetis eos…!” (Mt. VII, 1618), y por lo tanto, “omnis arbor, quae non facit fructum bonum… excidetur… et ignem mittetur… (Mt. VII, 19).

En un artículo aparecido en “L’Avvenire d’Italia”, de fecha 23 de marzo de 1968, el masón Mons. Annibale Bugnini, escribió que la Comisión Conciliar, encargada de compilar definitivamente el texto de la Constitución sobre Liturgia del Vaticano II, tuvo intenciones claras de engañar, mediante un “modo de explicarse cauto, fluido, a veces incierto, en ciertos casos, y retocó el texto de la Constitución para dejar, en la fase de aplicación, las más amplias posibilidades y no cerrar la puerta a la acción vivificante del

“Espíritu” (sin el atributo divino: “¡Santo!”) ¡Un escrito, entonces, que dice mucho!

Por ejemplo: la introducción del altar “versus populum” se presentó con palabras enmascaradas, llenas de cautela, en el art. 91 de la Instructio: “Oecum. Concilii”: «Está bien que el altar mayor esté separado de la pared… para poder girar fácilmente alrededor… al celebrar vuelto “versus populum.”» (!!)

Se nota de inmediato el modo fraudulento de presentación. Las Conferencias Episcopales usan, casi siempre, el “criterio de interpretación arbitrario”, de cambiar, es decir, un “licet”, un “expedit”, un “tribi possit” de una ley litúrgica, en un categórico “debet”, eliminando, así, la licitud de la alternativa contraria, cuando, en su lugar, el “licet” deja el derecho de libre elección reconocido en todos los Códigos de derecho.

Pero así se ha implementado una verdadera y propia “aversio a Deo” para una “conversio ad creaturas”, como ocurrió con la introducción del altar “versus populum”, es decir, un verdadero “avertit faciem Deo”, al Dios que está realmente presente, substancialmente, en Cuerpo, Sangre, Alma y Divinidad en el Santo Tabernáculo que custodia la Eucaristía.

Hoy, al volver la espalda al Señor, el celebrante “convierte” (“conversio ad creaturas”) al “pueblo de Dios”, así, en el protagonista de la Liturgia. Lo confirma incluso la “Institutio Generalis Missalis Romani” (art. 14), donde le lee:

«… cum Missae celebratio (es decir “esecuzione” ¡de todas las ceremonias de rito sacrificial!) natura sua (¡contra el dogma tridentino!) indolem communitariam habeat.» (!!). Entonces, “¡celebración comunitaria!”

No hay escapatoria. Aquí, el sentido herético del término “indolem communitariam”, atribuido a la “Missae celebratio”, confirma lo que sigue en línea con el tiempo: “dialoguis inter celebrantem et coetum fidelium… (omissis)… communionem inter sacerdotem et populum fovent, et efficiunt…!”

Mientras, antes, la celebración “versus Deum” hacía a cada celebrante, “el sacerdote”, “in persona Christi”, ahora, con la celebración “versus populum”, se hace, en su lugar, concentrar la atención de los fieles en particular “facies hominis” de un cualquier “Padre Juan” de una diócesis cualquiera aggiornada a las “exigencias de los tiempos modernos” y “a los signos carismáticos” del postconcilio, para una celebración comunitaria “versus populum”.

Y esto no es una maligna hipótesis traída de los pelos…! Baste pensar en los muchísimos sacerdotes (¡más de 100 mil…!) que han arrojado al huerto la “sotana” de sacerdote, y a los otros que han asumido primero el “clergyman” y, luego, el “habitus civilis”, más nivelador con el “pueblo de Dios” y, entonces, más “comunitario”, no sería “temerario” pensar que existe una relación estrecha de “causa” y “efecto” también en esta “nivelación” del sacerdocio ministerial con el “sacerdocio común” de los fieles (en virtud del Bautismo), implementado por el Vaticano II por medio del artículo 27 de la “Constitución Litúrgica”, con desprecio manifiesto de la “Mediator Dei” de Pío XII, ¡del todo ignorada en aquella Constitución! Mientras en la “Mediator Dei” se lee:

«… la Misa “dialogada” (hoy llamada “comunitaria”)… no puede sustituirse a la Misa solemne, la cual, también si se celebra con la sola presencia del ministro, goza de una particular dignidad, por la majestad de los ritos…» y luego agrega:

«Se debe observar que están fuera de la verdad (y, entonces, no solo indisciplinados y desobedientes) y del camino de la recta razón (pero el Vaticano II ¿no se dio cuenta…?) aquellos quienes… llevados por falsas opiniones, “atribuyen a todas esta circunstancias” tal valor para no dudar de afirmar que, omitiéndola, la acción sacra (o sea el asistir al rito de la Misa solemne), no puede alcanzar el objetivo previsto…»

A la inversa, en cambio, la Constitución Conciliar Litúrgica, en el art. 2 dice:

«… cada vez que los ritos comporten, según la particular naturaleza de cada uno, una celebración comunitaria, caracterizada por la presencia y por la participación activa de los fieles… se inculca que “esta” es de preferirse, en tanto sea posible, a la celebración individual y privada…»

Este artículo 27, equívoco, reticente, por lo tanto no dice expresamente que la Misa comunitaria debe ser preferida a la Misa solemne, por no entrar en contradicción con la “Mediator Dei” de Pío XII que dice expresamente: “La Misa dialogada no puede sustituirse a la Misa solemne”. Ahora, este ejemplo hace recordar cuanto dice Mons. Bugnini, en su artículo del 23 de marzo de 1968, para ilustrar el “Cánon Romano”, esto es que:

1º  la “Constitución Litúrgica… no tiene un texto dogmático”;

2º  que es “(en cambio) un documento operativo”. (Y de hecho fue una intervención quirúrgica radical que ha “desgarrado”, sin cuidado, toda la Liturgia, riquísima, de la Tradición, sin salvarse nada de nada, ¡sino tirando todo a la basura!)

3º  y que “cualquiera puede ver (en la Constitución Litúrgica)… la estructura de una construcción gigantesca… que todavía remite a los organismos postconciliares para determinar los detalles, y, en cualquier caso, para interpretar con autoridad aquello que, en términos genéricos se habría mencionado pero no dicho con autoridad…”

Como se ve, fue retirado a los Generales (es decir Obispos) el comando, la autoridad de establecer la táctica y la estrategia del combate, ¡para que la derrota solo pudiera ser segura!

Pero, impertérrito, el masón Mons. Bugnini continuaba:

«El mismo modo de explicarse fue elegido voluntariamente por la Comisión Conciliar… que retocó el texto de la Constitución… para dejar, en la fase de ejecución… las más amplias posibilidades… y no cerrar la puerta a la acción vivificante… del Espíritu!» (¡sin agregar Santo!)»

En concreto: la introducción del altar “versus populum” (vuelto al pueblo) fue de inmediato la aplicación más llamativa del uso y abuso de la idea “comunitaria” y del mismo término “comunitario” ¡que sabe a “moneda falsa”! El artículo 27 de la Constitución Litúrgica, entonces, es diametralmente opuesto a la “Mediator Dei”, “¡incómoda, precisamente en los puntos claves!” Por eso, Mons. Bugnini usó aquella fórmula formidable en su artículo del 23 de marzo de 1968. Y así el Vaticano II pudo derribar la jerarquía de valores, atribuyendo a la “Misa dialogada” un puesto de preferencia a la “Misa Solemne, a pesar de la “Mediator Dei” de Pío XII que en su lugar había establecido que:

«… no puede sustituirse a la Misa solemne, aunque esta fuese celebrada en presencia del solo ministro…»

Por lo tanto, se puede concluir que ¡el Vaticano II ha “trampeado” para subvertir, de arriba a abajo, la liturgia ultramilenaria de la Iglesia Romana! Una prueba aplastante se podría ver también adentrándose en el sofisma (el “paralogismo” de la “escolástica”) que se encuentra entre las líneas del artículo 1:

«El Sacro Concilio se propone hacer crecer, cada día más, la vida cristiana de los fieles».

Pero luego se propone

«mejor adaptar… a las exigencias de nuestro tiempo, aquellas instituciones que están sujetas a mutación…»

Preguntémonos, entonces: ¿en que consisten, en concreto, aquellas “exigencias de nuestro tiempo, en el pensamiento del Concilio…? ¿cuáles son concretamente, aquellas situaciones sujetas a mutación…? y ¿“en que sentido”, y en “que medida” y con “que criterio” están sujetas a mutación?

¡Aquí todo es misterio y tinieblas…! Luego, el artículo 1º continúa:

«se propone favorecer lo que pueda contribuir a la unión de todos los creyentes en Cristo…»

También aquí se puede uno preguntar: ¿pero qué cosa puede contribuir a la unión de todos los creyentes en Cristo? ¿y a que precio…?

¡Silencio absoluto…!

Continuando, el art. 1º (se propone) revigorizar… lo que ayude a llamar a todos al seno de la Iglesia. En concreto: ¿que es lo que ayudaría…? ¿y en que forma y bajo que condiciones legítimas…?  Finalmente concluye:

«(El Sacro Concilio) conserva, entonces, el interés de interesarse en modo especial… también de la “reforma” y del incremento de la Liturgia…» (!!)

Pero en el art. 21, el Concilio advertirá que, con una reforma litúrgica, la Iglesia arrojará por la ventana todas las reformas preconciliares y los ritos Litúrgicos, por la siguiente “razón”:

«… ¡para asegurar más al pueblo el abundante tesoro de gracias que la Sacra Liturgia encierra!»

¡Un verdadero fraude… litúrgico! La Santa Iglesia Católica Romana es utilizada y arrojada a tal “desorientación” que el cochero del Concilio, Paulo VI, en su discurso del 15 de julio de 1970, atribuirá expresamente a eso. En realidad, en aquel discurso, el sujeto era precisamente “el Concilio que suscitó desorientación…!”

comunionjuanpa

Karol Wojtyła, habitualmente dio la comunión en la mano, lo que inducía a no creen en la Presencia real de Cristo en la Hostia Consagrada

 

comunioratz

Ratzinger, habitualmente dio la comunión en la mano, incluso a herejes públicos, como en la foto se ve, lo que inducía a no creen en la Presencia real de Cristo en la Hostia Consagrada

 

comunionbergogliana

Bergoglio, habitualmente dio la comunión en la mano, lo que inducía a no creen en la Presencia real de Cristo en la Hostia Consagrada

luxuria2

Dando la comunión a Trevesti famoso

 

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s