Cómo destruyó la Nueva Misa a la Misa Tridentina

En el último artículo estudiamos los cambios lentos y constantes realizados en la liturgia de la Misa por los progresistas conciliares que sirvieron de preparación a la Nueva Misa. Ahora vamos a ver la destrucción cada vez más radical. Dos documentos fueron promulgadas el 3 de abril de 1969, para la reforma de la Misa:

  1. La Institutio generalis, con 341 artículos en los que los nuevos ritos se explican minuciosamente, y
  2. El texto del nuevo Ordo Missae.

Estos dos documentos entraron en vigor el 30 de noviembre de 1969, lo que en términos prácticos significa que Nueva Misa se impuso en la Iglesia Católica Romana.

Arriba el sacerdote-celebrante y los concelebrantes ante un altar desnudo; abajola gente es invitada. a reunirse alrededor de la mesa.

altar 2

Cuando la Nueva Misa fue introducida por primera vez, se definió en la Institutio como “una asamblea del Pueblo de Dios, bajo la presidencia del sacerdote.” No hay ninguna mención en ella de la Misa como sacrificio. Tampoco hubo ninguna mención del dogma de la transubstanciación. Por cierto, ambas omisiones incurren en el anatema del Concilio de Trento. En su lugar la misa se ​​presentó como un memorial de la Resurrección y la Ascensión. (1) En su obraEn las Aguas turbias del Concilio Vaticano II, Atila Guimarães señala otros dos puntos muy importantes de la misa modificados por elNovus Ordo: El Ofertorio y la Consagración, con innovaciones realizadas para dar entrada a [ las ideas] protestantes. En el Ofertorio en la Misa Tridentina, muchas oraciones como el Suscipe Sancte Pater, el Offerimus Tibi Domini, el Deus qui humanae substantiaey el Veni Sanctificator muestran claramente el carácter propiciatorio del Sacrificio. Todas estas oraciones fueron eliminadas en el Novus Ordo. (2) No puede pensarse otra modificación esencial en la fórmula del Canon Romano, que hiciera la Misa más aceptable a los protestantes. Ya vimos en el último artículo de introducción de los tres nuevos Cánones, que desacralizan la Misa y eliminan su carácter sacrificial esencial. En la Nueva Misa, la fórmula consagratoria fue cambiada y se fundió con la oración preparatoria de la ConsagraciónQui pridie, las dos juntos convierten la consagración en “la narración de la Institución”. A esto, Guimarãaes nota que se da a entender que la Misa ha pasado de ser un sacrificio a una mera cena conmemorativa. Es importante destacar que la forma de la Consagración del Santo Sacrificio de la Misa se ​​expresó definitivamente en el Concilio de Florencia en 1442, fue reiterada en el Concilio de Trento en 1545 y fue codificada en el Missale Romanumpor el Papa San Pío V en 1570 en la Bula tempore Quo primum “.

Primera misa novus ordo Pablo VI

Pablo VI dice la primera nueva misa en el Vaticano

Y continúa: “La eliminación de las palabras” mysterium fidei‘de la fórmula consagratoria del vino en elNovus Ordo contradice estas dos palabras y a Quo primum, y podría parecer un intento deliberado para eliminar el carácter sacrificial de la Misa. Lo cual facilita la aceptación del Novus Ordo a losprotestantes y pone serias dudas acerca de la transubstanciación en la mente de los clérigos y laicos católicos. Dudas de esta magnitud pueden ciertamente contribuir a aumentar poderosamente la extraordinaria crisis de Fe que sacude gran parte del clero “(3). Por consiguiente, concluye:” El corazón del Santo Sacrificio de la Misa ha sido profundamente modificado por el Novus Ordo. “(4)

Un inútil Intervención

Naturalmente, los progresistas estaban satisfechos con laInstitutio de 1969 y con la Nueva Misa, pero los conservadores no estaban satisfechos. El 13 de septiembre, los Cardenales Ottaviani y Bacci enviaron a Pablo VI la conocida Intervención titulada Breve Examen crítico del Novus Ordo Missae.

intervención baccii ottavian

La Intervención de Ottaviani no logró cambios esenciales en la forma de la Nueva Misa

En él señalaron que la Nueva Misa “represetaba en su conjunto y en sus detalles, un alejamiento notable de la teología católica de la Misa, como se formuló en la sesión 22 del Concilio de Trento, que erigió una barrera infranqueable contra toda herejía que pudiera afectar a la integridad del misterio. “(5)

Para desviar las críticas que hacía este documento, se publicó un nuevo texto que revisada la Ordenación General, el 26 de marzo de 1970, con un prólogo a la Institutio que presentaba algunos principios doctrinales de la doctrina católica ausentes en la versión 1969. Sin embargo, un estudio cuidadoso de este prólogo no muestra modificaciones esenciales en relación con el documento de 1969, porque no se hizo ningún cambio significativo en el texto de la Nueva Misa (6). No se dio entonces “una forma más aceptable” o ni tampoco se produjo la victoria, incluso parcial, sobre la Nueva Misa de la Institutio de 1969, como fue pregonado por algunos escritores tradicionalistas y conservadores para ganarse el favor de la comisión Una Voce y el de los autores de la Intervención. Por su intención de destruirque se observa incluso en la forma latina original del documento de 1969, el Novus Ordo llegó a ser una parodia doctrinal que muestra claramente su intención de destruir la Misa Tridentina. Fueron reemplazados o desechados un total de 35 oraciones lo que es aproximadamente el 70% de la Misa tridentina, así como muchos versículos y respuestas breves, más de 20 signos de la Cruz, 12 genuflexiones y varios otros actos de reverencia. (7) De este modo se logró la ruptura con la Sagrada Tradición y el Dogma. Hay que recordar que los autores de esta parodia fueron los miembros del comité llamado Consilium quienes fueron dirigidos por el Arzobispo Bugnini, cuyas conexiones Masónicas son casi seguras. Para colaborar con el grupo estabanseis observadores protestantes, a quienes Pablo VI agradeció públicamente su ayuda en la “re-edición de una manera nueva los textos litúrgicos … para que la lex orandi (la ley de la oración) se ajustara mejor a la lex credendi (la ley de la fe ). “(8) Uno sólo puede preguntarse cómo unos herejes protestantes podrían ofrecer cualquier ayuda en la formulación de un rito que rechazaban.

 

observadores Consilium

Pablo VI recibe a los observadores protestantes en una reunión del grupo Consilium establecido para reformar la Misa

En conclusión, cabe señalar que la Nueva Misade Pablo VI en 1969 está notablemente de acuerdo con la Misa Anglicana de Cranmer de 1549. Un procedimiento análogo de cambios gradualmente hechos también fue utilizado para preparar a los fieles a aceptar estos dramáticos cambios y las explícitas herejías del anglicanismo. (9)

Al ser las Misas del Novus Ordo más del 95% de las misas de rito romano en el mundo, los católicos tradicionales que tienen acceso a las misas tridentinas pueden sentirse especialmente bendecidos.

Al actual Papa Bergoglio no le gusta la misa tridentina [por lo que no sería extraño] que la derogue, acto que sería ipso factoinválido. Tristemente los observadores diocesanos que controlan a los sacerdotes que dicen la Misa Tridentina también especifican que aquella Nueva Misa llamada la Misa híbrido [de 1962] aprobada por Benedicto, resulta algo caótico para ellos y sus congregaciones.

Sólo cuando se haga la Consagración de Rusia al Inmaculado Corazón de Nuestra Madre Santísima conforme a lo dispuesto en la gran aparición en Tuy, España, el 13 de junio de 1929, a la Hermana Lucía, en presencia de la Santísima Trinidad y de la Santísima Madre, será el fin de esta apostasía . Esta solicitud se hizo hace 86 años, y es poco probable que el actual Pontífice – que nunca se refiere a Fátima y el Rosario, haga la consagración. Lo más probable es que nos sobrevenga el gran Castigo que se predijo caerá sobre un mundo infiel, en Fátima y Quito. Pero tenemos la promesa de Nuestra Señora que luego, después de la gran limpieza, la Iglesia Católica será restaurada a su antigua ortodoxia, a la pureza y a la belleza. Continuará

Dr. Remi Amelunxen

  1. Atila S. Guimaraes, En Aguas Turbias del Concilio Vaticano II,Maeta: 1999, pp 234-235..
  2. Ibid., Pp. 230 hasta 233
  3. Ibid., Pp. 233-234.
  4. Ibid., P. 234.
  5. La Intervención Ottaviani: un estudio crítico de la Nueva Misa,edición en línea
  6. A. Guimaraes, En Aguas Turbias del Concilio Vaticano II, p. 226.
  7. Padre Paul Trinchard, Novus Ordo Condemned, Metairie LA: Maeta. 1997, p. 34.
  8. A. Guimaraes, En Aguas Turbias del Concilio Vaticano II, p. 260.
  9. Esta similitud se revisa en detalle P. Noel Barbara, “una similitud Inquietante Entre las reformas protestantes de 1.549 y las reformas de Pablo VI desde el Vaticano II”Fortes en Fide, No. 12, 1983
Publicado el 9 de octubre 2015 por TÍA
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s