Santa Hildegarde y la visión del Anticristo

SCIVIAS

(Liber III, Visio XI) 10

Leer introducción de CARLOS A. DISANDRO 

santa-hildegarda3 (709) Luego vi hacia el aquilón, y he aquí que allí se erguían cinco bestias. De ellas una era como un can ígneo, pero no quemante; otra como un león de color rojizo, la tercera como un caballo pálido, la cuarta como un negro cerdo y la quinta como un lobo grisáceo, y se inclina- ban hacia occidente. Y en occidente frente a esas bestias apareció como una colina que tenía cinco puntas, de modo que desde la boca de cada bestia se extendía una cuerda hasta cada      una de esas puntas, todas de un color casi negro, sobre todo aquella cuerda que  se tendía    desde la boca del lobo, que por una parte parecía negro y por otra blanco. Y he aquí que en oriente aquel joven que había visto primero erguido sobre el ángulo de unión en aquel edificio luminoso y de ricas piedras, vestido con una túnica purpúrea, otra vez lo vi sobre el mismo ángulo, pero  se presentaba desde su  cintura hacia abajo, de modo que desde la cintura hasta   la pelvis refulgía como una aurora, y había allí como una lira con sus cuerdas, colocada en posición transversal; desde este lugar hasta los talones de sus pies se presentaba de color sombrío, y desde aquí y todo a lo largo de sus pies, con un color más blanco que la leche. En cambio aquella mujer que había visto frente al altar —que está ante los ojos de Dios— ahora también se me presentó de nuevo, de modo que también la contemplaba desde su cintura hacia abajo. Desde la cintura a la pelvis tenía variadas y escamosas manchas. En la pelvis apareció una monstruosa cabeza de color renegrido, con ojos de fuego, orejas de asno, fauces y narices  de león, que rechinaba sus dientes, horribles y de hierro como si los estuviera aguzando horri- blemente. Pero desde esa cabeza hasta sus rodillas aquella imagen era blanca y rojiza y como golpeada por mucha contrición. Y desde las rodillas mismas hasta las dos franjas  que  pare- cían blancas y tocaban de un modo transversal el talón de los pies por la parte superior, apa- recía de un tono sanguinolento. Y he aquí que aquella monstruosa cabeza comenzó a moverse   de su posición de modo (710) que la imagen toda de la mujer en todos sus miembros a partir     de allí se estremecía. A esa cabeza estaba unida una enorme masa de copiosísima inmundicia, por la que como si se elevara sobre un monte intentaba ascender las alturas del cielo. Pero de pronto aconteció como el golpe de un trueno y sacudió con tanta fuerza a dicha cabeza, que   cayó de aquel monte y expiró en la muerte. Por 1o que súbitamente una niebla fétida envolvió todo el monte, y en ella la cabeza se entremezcló con tanta inmundicia que los pueblos que miraban se sintieron tomados por un gran temor, mientras la misma niebla permaneció  un tiempo más cubriendo el monte. La gente circunstante, al contemplar esto, decía entre sí, sa- cudida por el terror: ¡Ay! ¿Qué es esto? ¿Qué significa esto para nosotros? ¡Desdichados de nosotros! ¿Quién nos ayudará, quién nos librará de esto? No sabemos cómo hemos sido enga- ñados. Dios omnipotente, ¡apiádate de nosotros! Retornemos pues, retornemos; cumplamos el testamento del Evangelio de Cristo, ya que, ¡ay!, hemos sido engañados amargamente. Y  he  aquí que los pies de la mujer antedicha comenzaron a ponerse blancos, difundiendo un esplen- dor más brillante que el esplendor del sol. Y oí una voz del cielo que me decía: Aunque todas    las cosas que existen en la tierra tienden a su fin, de modo que el mundo, dispuesto por defecto  de sus fuerzas al cumplimiento de su destino, por la multitud de fatigas y calamidades ya se incline  hacia su término,  sin embargo la Esposa de mi Hijo, abrumada de fatigas en sus hijos,    de ningún modo será quebrantada ni por los preanuncios del hijo de perdición, ni por el mismo autor de perdición, aunque sea atacada por todos ellos. Ella hacia e1 fin de los tiempos, afir- mándose con mayor robustez y fuerza, recobrará mayor belleza y diafanidad, ya que de este  modo se encamina al abrazo de su amado más suave y dulcemente. Todo 1o cual lo indica mysticamente esta visión que contemplas. Pues diriges tu mirada hacia el aquilón, y allí se yerguen cinco bestias que son en los deseos carnales, por los que no cesa la mancha del peca-   do, cinco ferocísimas épocas de los reinos temporales que se gozan ferozmente en sus excesos. Una es como un perro ígneo, aunque no ardiente, porque el curso de esos (711) tiempos tendrá hombres dedicados a despedazar su propia sustancia; ellos mismos, en su propia estimación, se tendrán como fuego, pero en la justicia de Dios serán considerados  carentes de  ardor.  Otra  como un león de color rojizo, porque aquella época producirá hombres belicosos, que promo- verán muchas guerras por cierto, pero en ellas no respetarán la rectitud de Dios; y su color roji-   zo indica que esos reinos comenzarán a caer en la fatiga de su propia debilidad. La siguiente  como un caballo pálido, porque  en esos tiempos habiendo trocado los hombres la  práctica de   las buenas virtudes, serán completamente lascivos, en medio de un diluvio de pecados y de un insaciable placer, hasta que el corazón de aquellos reinos se estremezca en la palidez  de su  propia ruina, porque entonces perderá el color de su fortaleza. Otra bestia en cambio es como    un cerdo negro, porque esa época tendrá gobernantes que promoverán la negrura de una gran tristeza, envolviéndose ellos mismos con la podre de la inmundicia, o sea, olvidando la ley di- vina en la interminable contradicción de sus fornicaciones y de  otras abominaciones semejan-  tes, maquinando además muchos desgarramientos de los divinos mandatos coherentes con la santidad. Luego el lobo de color grisáceo, porque en aquellos tiempos sufrirán los hombres muchas rapiñas tanto en el manejo del poder como en otras coyunturas que ellos mismos gesta- rán para sí. No se mostrarán pues en sus versatilidades ni blancos ni negros, sino grises, mien-  tras que en sus contiendas y divisiones derribarán las cabezas de aquellos reinos, porque enton- ces llegará el tiempo del irrefrenable apetito de mucha gente, cuando el error de los errores se erija desde el infierno hasta el cielo, tanto que los hijos de la luz serán puestos en los tormentos  de su propio martirio, por no negar al Hijo de Dios y por rechazar al hijo de perdición, que in- tentará con artes diabólicas hacer cumplir su voluntad. Y estas bestias se inclinan hacia occi- dente, porque estos tiempos de caducidades siguen la ruta  del sol que muere, ya que así como    él nace y cae, así ocurre con los  hombres.

santa-hildegarda2También allí en occidente, frente a las bestias, preséntase como un monte que tiene cinco puntas, porque en aquellos mismos decursos temporales el manejo del poder se dispondrá se-   gún carnales concupiscencias según se muestra en la expresión de esas cinco elevaciones, de modo que de la boca de cada bestia se extiende una cuerda hasta cada una de esas puntas. Y porque desde el comienzo de aquellos tiempos se orientará la condición de cada momento se-  gún el ejercicio de cada poder, es decir, de cada altura, todas las cuerdas son de color negruz-  co, excepto aquella cuerda que se extiende desde la boca del lobo, la cual parece en parte negra y en parte blanca, ya que esos detalles corresponden a la cambiante contumacia del placer   en los hombres. Y en cuanto al tono negro advierte sobre la voracidad de la rapiña, que ha de promover muchas iniquidades, de tal modo sin embargo que en todo lo que acontezca según     esa misma iniquidad, marcharán en la total pureza de la justicia quienes por sí mismos se opongan a los aterradores milagros del hijo de perdición, tal como Job, mi servidor, 1o muestra del varón justo que cumple la Justicia, cuando dice: “El inocente será suscitado contra el hipócrita, y mantendrá el justo su  camino y añadirá fortaleza a sus manos puras” (Job 17, 8-    9). O sea, quien es inocente de todo obrar culpable, esto es (712) de homicidio, fornicación y otras obras malas semejantes, como una ardiente chispa se levanta contra aquél que siempre miente en sus obras ¿Cómo? Porque aquél habla de miel, pero devora veneno, y llama amigo a quien como a un enemigo ahoga, o sea, suenan dulces palabras, pero dentro de sí ocultan la malicia, y cuando habla al amigo con dulzura, procura matarlo con sus insidias. Pero quien usa una vara para ahuyentar de sí mismo indignas bestias, según recto camino de su corazón, tiene también diáfanos caminos ante el sol refulgente, porque él mismo resulta clara chispa y diáfana luz en Dios, como una fulgente antorcha,  y por eso rodeándose de  muy fuertes y purísimas  obras, les contrapone un fuerte escudo y una espada eficaz, apartando de sí los vicios y practi- cando las virtudes.

Por lo que también aquel joven que habías visto hacia el oriente sobre el ángulo de unión de un edificio diáfano y de ricas piedras, vestido de túnica purpúrea, sobre el mismo ángulo lo ves de nuevo, porque, oriente de la justicia, el Hijo del Hombre es el que establece la fortaleza    de la unión entre la ciencia especulativa y el obrar humano, según la bondad del Padre que edifica hacia lo alto, en cuanto el mismo Hijo del Hombre,  según voluntad de su Padre,  derramó    su sangre para salvación del mundo (tal como ya te fue mostrado), también allí él mismo, sentado en ese caso, una vez más se te manifiesta sobre esa misma altura, mediante los misterios    de sus milagros para confirmación de la Verdad.  Ahora se te presenta  de la  cintura hacia  abajo, porque a partir de la fortaleza de sus miembros, es decir sus elegidos, donde el mismo Esposo de la Iglesia mantiene su vigor hasta que aquellos se completen, ves muchos signos admirables y oscuros. Es decir, de modo que desde la cintura hasta la pelvis refulge como una aurora; porque a partir de aquella perfección, como que ya sus miembros fieles tienen la per- fección de la fortaleza, hasta el tiempo del hijo de perdición, que simulará ser varón de virtud,    (el Esposo) mostrará el fulgor de la justicia en la rectitud de los que devotamente lo honran.      Por eso allí se encuentra como una lyra con sus cuerdas, lo que significa en aquella persecu- ción, por la que el hijo de iniquidad inferirá muchos tormentos a los elegidos, el gozo de los cánticos de aquéllos que ya por las crueles torturas se han librado de los nexos corporales y han alcanzado la paz.

Luego hasta los talones de sus pies el color sombrío, porque desde  la persecución que  habrán de padecer los fieles, suscitada por el hijo del diablo, hasta la doctrina de los dos testigos, es decir, Enoch y Elías, que apartarán las cosas terrenales y dirigirán sus esfuerzos a las  cosas del cielo, la fe de la Iglesia como institución habrá de encontrarse en duda, y los hombres llenos de tristeza dirán: “¿Qué es 1o que se dice de Jesús? ¿Es al fin verdadero o no?” En cam- bio desde esa línea que por arriba toca los talones preséntase un color más blanco que la le-   che, cubriendo en forma total sus pies, lo que señala que desde el testimonio de aquellos dos testigos, abiertos a la expectación de los premios eternos, una vez abatido el hijo de perdición (713), el Hijo antes del fin del mundo resplandecerá en un fulgor muy diáfano y muy bello en     la Fe Católica, de modo que entonces sin dificultad la verdad será reconocida manifiestamente    y, la falsedad, propia del hijo de iniquidad, será borrada en todas las cosas, como lo atestigua David, mi servidor, cuando dice: “El rey empero se gozará en Dios, alabados serán todos los   que juran en él, porque ha sido tapada la boca de los que  profieren iniquidades” (Salmo 62,  12). Esto debe interpretarse: la profundidad de la ciencia que es la magna condición de1 hom-  bre, es decir, que plasma la bella forma de las palabras con la voluntad y la dispensación divi-  nas, alcanza estrecha armonía con el altar de Dios, porque conoce a Dios,  y  los beatíficos co- rren en la alabanza de sus mentes hechas de música, haciendo templar el sentido de las palabras en la purísima fuente del fortísimo dominador, cuando en esos tiempos de perdición se destru- yan las fauces que lanzan silbidos de artes diabólicas, para manchar torpemente la mente de los hombres.

Además aquella imagen de mujer que habías contemplado anteriormente frente  al  altar, que está ante 1os ojos de Dios, ahora de nuevo aquí se te aparece: porque la Esposa del Hijo     de Dios, que clama con las purísimas oraciones de los Santos, y las ofrece devotamente a quien las escruta en lo más alto, según lo que te fue mostrado, ahora también se te manifiesta en 1os mismos signos a manera de confirmación de la justicia; de modo sin embargo que sólo la ves desde la cintura hacia abajo. Porque ella misma se te manifiesta, según el carácter de aquella obra, con la que se va constituyendo por ministerio de la dignidad eclesiástica hasta la plenitud   de sus hijos en los misterios de incontables milagros para amparo de muchos. Pues desde la cintura a la pelvis tiene variadas y escamosas manchas; 1o cual significa que desde aquella fortaleza por la cual tiene vigor de un modo digno y admirable solamente en sus hijos,  hasta  aquel tiempo en que el hijo de perdición intentará llevar a cabo sus artes, que el diablo insinuó     a la primera mujer, comportará de un modo lamentab1e y digno de compasión la variedad y el rigor en medio de la oposición de muchos vicios, tanto en los males propios de la fornicación como en otros mortíferos y destructores. ¿Cómo? Porque aquéllos que debieran amarla, la perseguirán sin descanso.

Por lo cual aparece también en la pelvis esa cabeza monstruosa y renegrida, porque con  artes, similares a las de la primera seducción, irrumpirá la enajenación del hijo de perdición, en monstruosas degradaciones y en tenebrosas iniquidades. Con ojos de fuego, orejas de asno y fauces de león, porque difundirá las energías de un fuego nefastísimo que trastorne, y esparcirá sonidos abominables de contradicción, para que los hombres nieguen a Dios, infundiendo en  todos los sentidos un hediondísimo contacto, desgarrando lo que está establecido en la  Iglesia  con crudelísima rapacidad y rechinando con sus horribles  fauces y aguzando horrorosamente  sus dientes horribles y como de hierro, porque con la voracísima abertura de los vicios impon-  drá de modo cruel a quienes lo consientan la fuerza y la locura de sus fauces. Y desde esa cabe-  za hasta sus rodillas alba y rojiza y como golpeada por mucha contrición, porque desde el momento de aquellos funestísimos desvíos con que el hijo de perdición intentará primeramente con astucia atractiva y suave seducir a los hombres hasta (714) el tiempo aquel en que intentará doblegarlos y someterlos de modo más cruel, la Iglesia confortará en sus hijos la blancura de la verdadera Fe, pero en ella soportará la angustia de una parálisis sangrienta y las mayores llagas   de las diversas pasiones. Pero desde las rodillas hasta aquellas dos franjas que de modo trans- versal tocan los talones de sus pies y son de color blanco, aparece de un tono sanguinolento, porque habiendo ya sufrido lo que será el ímpetu de aquella opresión, hasta el momento de los  dos testigos de la verdad, que fortalecerán a la Iglesia y mostrarán, estando ya próxima la con- sumación del mundo, el fulgor de la justicia y la rectitud, la Iglesia padecerá malvadísimas per- secuciones y crudelísimas efusiones de sangre, en aquellos que habrán de rechazar al hijo de perdición. ¿Por qué? Cuando el hijo de perdición haya ya consolidado con engaños la confian-    za y el apoyo en su doctrina contraria a la Fe, entonces también la Iglesia, en el final de su ca- rrera, será bañada con nobilísima sangre; ella estará completando en forma definitiva su man- sión celestial. Pues vosotros, oh ámbitos de Jerusalén, resplandeceréis entonces en el  oro su- blime por la sangre de los Santos, ya que entonces el diablo será aniquilado, porque ha perse- guido a los miembros del reino celeste, de modo que con antelación al grande terror de su parte podemos decir que está reducido a la  nada.

santa-hildegardaPero, oh vosotros hombres, que deseáis habitar en esos ámbitos, huid de él y adorad a Dios que os creó. Pues en seis días completó Dios su obra y en el séptimo descansó de su operar. Y  esto ¿qué significa? Seis días son seis números del tiempo; pero en el sexto nuevos milagros se añadieron al mundo, de modo que en el sexto día Dios completó su obra. Ahora empero el mundo, en el séptimo número del tiempo, está como en el día séptimo. ¿Cómo? Los Profetas   han completado sus voces, mi Hijo también ha cumplido hasta el fin mi voluntad en el mundo,    y abiertamente el Evangelio ha sido predicado por todo el mundo. Éste, el Evangelio, aunque     en medio de mucha diversidad de costumbres entre los hombres, sin embargo bien fundado por mí, persiste a través del tiempo de los tiempos del número pleno y a través de un complemento   de años en esos tiempos del mismo número pleno. Pero ahora la católica Fe vacila en los pue- blos y en los hombres declina el Evangelio; y asimismo los fortísimos volúmenes que doctores probadísimos concentraron con mucho estudio, se disipan con el torpe tedio, y se ha entibiado    el alimento de vida de las Sagradas Escrituras. Por eso hablo por medio de una persona que no profiere según su propia ciencia de las Escrituras y que no ha sido formada por ningún terrenal maestro. Sino Yo que  Soy proferiré por ella  nuevos  secretos y  muchas cosas mysticas que  hasta ahora permanecieron ocultas en esos volúmenes, como hace el hombre que prepara pri- mero la arcilla y luego con ella plasma algunas formas según su   voluntad.

Oh doctores capaces de alcanzar verdadera experiencia, redimid vuestras almas y procla-  mad con fuerza este discurso, y no seáis incrédulos ante él, porque si lo despreciáis, Me des- preciáis a mí que soy veraz. Pues vosotros debéis nutrir a mi pueblo según mi mandato, vuestra misión es cuidarlo durante todo el tiempo prefijado a esa vigilancia.  Pero  a  partir  de  este tiempo tenéis los tiempos de los tiempos según prefijada determinación y ya estáis corriendo hacia aquel tiempo (715) en el que vendrá el hijo de perdición. Recobrad vigor y fuerza, elegidos míos, y precaveos de no caer en el lazo de la muerte; erguid empero el estandarte de estos discursos y lanzaos contra el hijo de iniquidad. Pues en el error de aquellas sendas que antici-  pan y siguen al hijo de perdición, a quien vosotros llamáis el Anticristo, imitad los pasos de   aquél que os enseñó el camino de la verdad, cuando por la Encarnación apareció en el mundo, lleno de humildad y no de soberbia. Oíd pues y entended. El Espíritu previene  a  la  Iglesia  acerca del tiempo del novísimo error. La  muerte irrumpirá en la Iglesia, en la misma hora que   en el fin de los tiempos el maldito, el hijo de la maldición, llegue, que es maldición de maldiciones, como lo atestigua mi Hijo en el Evangelio a propósito  de la ciudad  del  nefastísimo  error: “¿Y tú Capharnaum, crees que serás exaltada hasta el cielo? Hasta el infierno descen- derás” (Mateo, 11, 23). Esto significa: Oh antro de iniquidad, fosa de fingimiento, que exhibes alas de simulación de todos los hipócritas, cómo podrías permanecer en la cúspide del templo,     si tu ojo está dedicado a contemplar las maldades de todos los vicios, que ocultan la lumbre ardiente en la inmundicia, mientras proclaman: ¿Quién es semejante al parricida en la hipocre-  sía, a quien los estultos llaman dominador? ¿Podrías acaso tener el cielo en los milagros de sus signos, mientras tiñes tu dedo en el báratro? ¿Cómo? Tus obras reclaman el fondo del infierno,  en cuya voracidad una vez absorbidas yacerás tú también, porque también el hedor infernal lo vomitará y en él el mundo verá la amargura de la muerte en quien es perdición de perdiciones.

La cabeza sin embargo no puede existir separada del vientre y de todos los demás miembros. Cabeza de la Iglesia es el Hijo de Dios, el vientre y todos los demás miembros es la Igle-   sia con sus hijos. Pero la Iglesia no está aún completa en sus miembros y en sus hijos, sino que   en el novísimo día, cuando se complete el número de elegidos, entonces la Iglesia estará tam-  bién plena. Pero también entonces en el último día acontecerá una confusión en toda la redon-  dez del mundo. Cuando Yo, Dios, purifique  los cuatro elementos junto  con aquello que es  mortal en la carne del hombre, será también entonces pleno el gozo en el retoño de la Iglesia.  Pues tal como se ha dicho, en seis días Dios llevó a cabo sus obras. Cinco días son cinco núme- ros del tiempo, en el sexto fueron manifestados en la tierra nuevos milagros, ya que el sexto día fue formado el primer hombre. Pero ahora el número seis ha terminado y hemos entrado en el número séptimo, en el cual está colocado el curso del mundo como en el séptimo día del des- canso, porque aquel trabajo que los fortísimos doctores tuvieron en la profundidad de los sellos cerrados de las Santas Escrituras, ahora abiertamente manifestado, debe ser proferido abierta- mente con palabras cuidadosas, como son las palabras de este libro, según corresponde al sép- timo día de descanso. Pues seis días cuadran a la obra, y el séptimo al descanso. No hay otro número para el tiempo y lo que se sigue para ti, oh hombre, no conviene inquirirlo, pertenece al secreto del Padre. Pero vosotros, humanos, a partir de este tiempo advertid: en vuestro curso te- néis el tiempo de los tiempos antes que venga aquel homicida, que querrá pervertir la Fe católi- ca. Lo que empero acontezca después (716) no es para vosotros ni tiempo ni momento de sa- berlo, como tampoco podéis saber qué sea después de los siete días de la semana; solamente el Padre conoce esto y él ha puesto todo eso en su inviolable potestad. En cuanto a los días de la semana o sobre el tiempo de los tiempos de este siglo tampoco debes inquirir más, oh hombre.

Después de los cinco números de este eón produje empero para el mundo milagros celes- tiales. Y así como en esos cinco días la otra creatura, anterior al hombre, había sido creada, la  cual está sometida al hombre, así también la plenitud de los infieles y de los judíos se  mani-  festó primeramente y las diversas contradicciones en los diversos males, tanto del pueblo gentil como del judaico pudieron difundirse; cumplieron sus sudores ya 1a ley y la profecía y todos    los pueblos habían sido probados tanto en los males como en los bienes, antes que mi unigénito recibiera su carne de una Virgen.  Pues no hubiera sido posible determinar su advenimiento,  si  no hubiesen estado anticipadas todas estas cosas, de modo que en Él toda justicia fuera proba-  da, y toda injusticia declarada escándalo por Él. Porque si mi Hijo hubiese llegado antes, ello hubiera sido una acción carente de sabiduría, como obraría sin prudencia aquel hombre que quisiera recoger su cosecha antes que madure. Y si su Encarnación hubiese sido dilatada hasta    el fin del mundo, entonces hubiese venido de modo súbito, a manera de un cazador de aves que las aprisiona con engaños, sin que ellas sepan de qué modo entraron en la red. En  cambio mi  Hijo llegó en el tiempo en que como ocurre con el día, éste después de nona tiende a vísperas,      o sea, cuando el máximo vigor de la luz comienza a decrecer y comienza a advertirse el frío.     Así después de los cinco números del mundo, mi Hijo se hizo presente en el mundo, cuando el mundo comienza a correr ya hacia el ocaso. ¿Para qué entonces? Él mismo en efecto con su venida entreabrió la médula de la ley, cuando convirtió en vino el agua de la ley, cuando hizo brotar en incontenible fluir todas las virtudes, lo que se completó con su venida en tiempo tan oportuno, de modo que las virtudes de la Iglesia, que el Espíritu Santo encendió, se consolida-  ran con inquebrantables raíces en los hombres y que la virginidad que Él mismo exaltó se mul- tiplicara y se extendiera en maravillosas simientes de   flores.

El enajenado homicida sin embargo, o sea el hijo de perdición vendrá en brevísimo tiempo; cuando ya el día comienza a declinar, latente el sol en el ocaso, cuando ya cae el novísimo  tiempo y el mundo deja su connatural plenitud. Oh fieles míos, oíd empero este testimonio e inteligidlo con devoción para cautela vuestra, no sea que por ignorarlo el error de ese destruc-   tor, al llegar repentinamente, os precipite en la ruina de la infidelidad y de la perdición. Por  donde revestid ahora las armas (de la Fe) y, advertidos de antemano de este modo, preparaos    con recursos fidelísimos para una batalla muy intensa. Pues cuando  haya  advenido  aquel  tiempo en que el nefastísimo trastornador nazca con todos sus horrores, aquella madre que dará    a luz a este tentador del mundo, desde su adolescencia, en edad de su niñez, colmada de vicios  por muchas artes diabólicas, será alimentada en el desierto de la abyección entre nefandísimos hombres, sin saber sus progenitores que ella allí permanece ni con quienes cohabita, porque el diablo la persuadirá encaminarse a ese lugar; y engañándola como si fuera un ángel santo habrá de prepararla allí según su voluntad. Ella entonces (717) se separa de  los humanos,  para que tanto más fácilmente pueda disimularse, por lo que también se mezcla ocultamente por nefastí- simo latrocinio de fornicación con algunos aunque pocos varones, se mancha con ellos en un insaciable afán de turpitud, como si un ángel santo le ordenara completar aquel fervor de todas  las maldades. Y así en el ferventísimo fuego de aquella impureza concibe al hijo de perdición,  sin saber de qué semen entre aquellos varones lo haya concebido. Pero Lucifer serpiente, o sea,  la antigua delectación en esta turpitud, según un justo juicio mío, insuflará con sus artes este embarazo, y lo poseerá con todas sus influencias en el vientre de aquella madre, de modo que aquel trastornador provendrá del vientre de su madre ya colmado de espíritu diabólico. Luego  ella evita la acostumbrada  fornicación y dice abiertamente al pueblo necio y sin saber alguno  que no cohabita con varón alguno y que no conoce al padre de su hijo. Y en cuanto a la impu- reza consumada, la llamará santa. Por lo que también el pueblo la considera y la llama santa.

De este modo el hijo de perdición se nutre con artes diabólicas hasta una edad ya crecida, siempre substrayéndose a todo el pueblo que él conoce. Su madre sin embargo lo muestra en- tretanto con ciertas artes mágicas tanto al pueblo que adora a Dios, como al incrédulo, de modo que todos lo vean y lo amen. Cuando él haya llegado a la plena edad, enseñará ostensiblemente una doctrina contraria (a la Fe) y luchará de este modo contra Mí y mis elegidos, después de haber consolidado una extraordinaria capacidad, tanto que en sus magnos poderes se atreva a elevarse sobre las nubes. Pues Yo, con justa determinación, permito que él ejerza su voluntad sobre diversas creaturas, porque así como el diablo dijo al comienzo: “Seré semejante al Altí- simo”, y cayó, así también permito que el mismo diablo en el novísimo tiempo caiga, cuando él mismo diga por boca de su hijo: “El salvador del mundo soy yo”. Y así como todos los eones     de fieles creaturas conocieron que Lucifer fue mentiroso,  cuando en el comienzo de los días  quiso hacerse semejante a Dios, así también todo hombre fiel verá que el hijo de iniquidad es mentiroso, cuando antes del novísimo día se haga semejante al Hijo de   Dios.

arrioÉl mismo es en efecto una pésima bestia, asesino de los hombres que lo rechazan, y socio    de reyes, duques, príncipes y ricos, diestro en el menosprecio de la humildad y en la exaltación   de la soberbia, tirano en toda la redondez de la tierra por medio de sus artes diabólicas. Pues su poder alcanza hasta las regiones del viento, de tal manera que parece excitar el aire, hacer bajar fuego del cielo y producir rayos, truenos y granizo, abatir montes, desecar extensiones de agua, quitar a los bosques su verdor y devolverles otra vez la savia de sus follajes. Exhibe esos enga- ños en diversas creaturas, o sea, en la humedad, el verdor o la aridez de ellas. Además no cesa    de practicar sus confusiones en los seres humanos. ¿Cómo? Parecerá en efecto causar la enfer- medad en los sanos y la salud en los enfermos, arrojar demonios y a veces hacer resurgir a los muertos. ¿Cómo? En efecto, cuando se haya retirado de la vida alguien, cuya alma está en rea- lidad en poder del mismo diablo, con el cadáver de aquél, como dije separado de la vida, (718) por permisión Mía, pondrá de manifiesto sus engaños, haciendo por ejemplo se mueva ese ca- dáver como si fuera un viviente, lo que sin embargo le será permitido hacer por brevísimos momentos y no por mucho tiempo, de modo que no sea posible por un pretexto semejante bur- larse o tener por inexistente la gloria de Dios. Algunos viendo esto confiarán en él; otros en cambio aunque querrán conservar la primitiva Fe, optarán siempre por él para que les sea pro- picio. A  los cuales no queriendo herir con demasiada dureza, les enviará algunas enfermeda-   des. Entonces, después de haber procurado remedio y auxilio de los médicos, no  podrán curarse y recurrirán a él, intentando saber si puede curarlos. Al ver que vienen hacia él, les su- primirá la debilidad que él mismo les había ocasionado. Por lo que estimándolo sobremanera, creerán en él. Y así muchos serán engañados, porque ellos mismos entenebrecen los ojos del hombre interior, por los cuales habrían debido retornar su mirada hacia Mí, queriendo conocer  por el examen de su inteligencia, como en una cierta novedad, lo que ven con los ojos exterio- res, o que palpan con las manos, menospreciando aquellas cosas invisibles que en Mí perduran,   y que deben ser contempladas por la verdadera Fe. Porque los ojos mortales no pueden verme, sino que en plena obumbración muestro mis milagros a quienes Yo deseo. Nadie empero Me  verá jamás mientras perviva en cuerpo mortal, sino en la sombra de mis misterios, tal como le dije a Moisés, mi servidor, según está escrito: “No me verá el hombre y podrá seguir viviendo” (Éxodo, 33, 20). Es decir, el carácter propio de mortalidad en quien está en la vida mortal im- pide que dirija su mirada al fulgor de mi divinidad, de tal modo que pueda conservar la vida mortal en la ceniza incorruptible, mientras sigue en el cambio del tiempo que pasa, que deje     una vida y se pase a otra. Porque todo  lo  que vive ha  sido consolidado por Mí y  porque Yo  vivo y en Mí no hay mudanza alguna. Pues así como el mosquito no puede vivir si se echa en     la llama del fuego, así tampoco el hombre mortal podría subsistir si viera el resplandor de mi divinidad. Pero Yo, mientras los hombres están inmersos en la pesadez de su mortalidad, me presento en la obumbración, tal como un pintor que hace ostensible a los hombres aquellas co-  sas invisibles, por medio de las imágenes de su pintura. Porque, oh hombre, si me amaras, te abrazaré y te haré sentir mi calidez con el calor del Espíritu Santo. Pues si me contemplas con buena intención y tratas de conocerme en tu Fe, entonces yo también  estaré  contigo.  Pero los que me desprecian, se entregan al diablo, porque no quieren conocerme. Por donde yo también  los excluyo.

A ésos empero el diablo los engaña y trastorna del modo que quiere, de tal manera que éstos piensan que es verdadero todo lo que les muestra. Y el diablo les infunde esta misma capa- cidad de engaño, siempre que confíen en él, de modo que estos hombres, según voluntad pro-  pia, engañosamente practican para los otros hombres diversos portentos en las creaturas, según   el poder de estas mismas artes diabólicas. Pero sin embargo no pueden transmutar a otra condi- ción ni los elementos ni las restantes creaturas que han sido creadas por Dios, sino que sola- mente por medio de fingidos resultados, para quienes creen en ellos, pueden plasmar ciertas realidades terribles como si fueran nieblas fugaces. Pues también Adán por codiciar más de lo  que debía tener, (719) perdió la gloria del paraíso;  así  también ésos  dejan la visión y la audi- ción del hombre interior, porque abandonan a Dios y rinden culto al   diablo.

Según estas características el hijo de perdición practica la ilusión de sus artificios en los elementos, mostrando en ellos belleza, dulzura y suavidad acorde con la voluntad de los hom-  bres a quienes engaña. Pero este poder le está permitido,  para  que  los fieles disciernan en la recta Fe, porque el diablo no tiene ningún poder sobre los buenos, sino solamente en los malos, un poder de muerte eterna. Pues todo lo que realiza ese hijo de la iniquidad, lo hace con tiranía, soberbia y crueldad, ya que no tiene misericordia ni humildad ni justicia; pero mediante su po- derío y sus extraordinarias maravillas conmina a los hombres a que lo sigan, consigue la vo- luntad de muchos pueblos, diciéndoles que hagan libremente la propia voluntad, que no hagan penitencia en vigilias o ayunos, proponiéndoles que sólo amen a su dios, que simula ser él  mismo; que de este modo, liberados al fin del infierno, alcancen realmente la vida. Por donde aquéllos, engañados de este modo, dicen: “Ay de aquellos desdichados, que existieron antes de estos tiempos, porque torturaron su propia vida con tan crueles tormentos, sin conocer ¡ay! la piedad de nuestro dios”. Él en efecto les muestra sus tesoros y riquezas, y les permite vivir en     la gula según voluntad de cada uno, confirmando su doctrina con signos engañosos, de modo   que todos piensan que de ningún modo es menester disciplinar y castigar el cuerpo. Además les ordena observar la circuncisión y el judaísmo según las costumbres de los judíos, mientras que aquellos preceptos más duros de la ley, que el Evangelio convierte en gracia por la digna peni- tencia, los hace más laxos, conforme a la voluntad de cada uno. Y les dice: “Quien a mí se convierte, le son borrados sus pecados y vivirá conmigo eternamente”. También anula el bau- tismo y el evangelio de mi Hijo, y se  burla de todos aquellos preceptos que han sido tradición    de la Iglesia. Y sin cesar repite a los que le sirven, diciendo con diabólica burla: “Ved quién y  qué insano fue aquél que ordenó al pueblo simple observar esta conducta, engañándolo con sus mentiras. Yo en cambio quiero morir por vosotros y para vuestra gloria y luego resucitar de la muerte. Y así libraré a mi pueblo del infierno, para que desde entonces viváis conmigo en mi reino glorioso, que antes aquel mentiroso simuló que él fundaría”. Y luego dice a sus dilectos (seguidores) que lo traspasen con una espada y que lo envuelvan en una limpia túnica de lino hasta el día de su resurrección. Pero en realidad los engaña, de modo que piensen que ellos lo  han matado y han cumplido así  sus órdenes, para simular después que ha resucitado y procla-  mar una (nueva) escritura, colmada de terrible maldición, como si fuera la salvación de las al- mas. La entregará a los hombres como un signo, y ordenará que lo adoren. Y si algún fiel, por causa del amor por mi Nombre se negare, lo exterminará después de terribles  tormentos,  de modo que todos los que hubiesen visto esto o lo hubiesen oído sean conmovidos por un extraordinario estupor de admiración y de duda, según lo anticipa también Juan, dilecto mío, cuando dice: “Y vi una de sus cabezas, como herida de muerte, y esa herida de muerte le fue curada. Y  la entera tierra corría admirada detrás de la bestia” (Apocalipsis, 13, 3). (720) Lo  que  significa: Yo, que amo los mysterios de Dios, vi al mentiroso y maldito que cercaba con    sus innumerables iniquidades toda la santa conducta de los santos y la atacaba con innumera-   bles vicios. Él con la eficacia de sus fingimientos hará creer que ha derramado su sangre en una muerte violenta y que ha muerto. Pero no será una caída en su cuerpo, si no en una sombra en- gañosa, y será tenido por golpeado y muerto. De allí, siempre por el engaño de sus heridas fin- gidas, como si hubiera muerto, simula que él resucita del sopor de la muerte. Y así todos los hombres, en la totalidad de la tierra, frente al horror de este maldito, manifestarán un admirable   y terrible estupor, lo mismo que el pueblo que se sobrecogió ante el tamaño y la fuerza de Go- liath, cuando lo vio delante suyo, preparado con sus armas para la batalla. Y tal como ves, las columnas de mis elegidos, tanto a causa de los tormentos, como por las contradicciones y los signos crueles y horribles, que provocará el hijo de perdición, parecerán sacudirse con un gran asombro, lleno de terror, profiriendo un gemido de dolorosa   angustia.

Pero yo enviaré mis dos testigos, que he reservado para este tiempo en el secreto de mi voluntad, o sea, Enoch  y Elías, para que ellos lo ataquen  y para que hagan retornar al camino   de la verdad a los extraviados. Ellos mostrarán a los fieles extraordinarias virtudes, por su for- taleza y su vigor, porque como las palabras, que en boca de cada uno de ellos sirven de testi- monio, concuerdan entre sí, despertarán la Fe de los que oigan. Pues precisamente he reservado durante tanto tiempo estos dos testigos de la verdad, para que cuando ellos aparezcan, sus en- señanzas se afinquen en el corazón de mis elegidos y en consecuencia el germen de mi Iglesia subsista en medio de esta grande humillación. Y ellos dirán a los hijos de Dios, cuyos nombres están en el libro de la vida: “Oh vosotros, rectos de corazón y elegidos en la gloriosa alabanza    de una vida de beatíficas gracias, oíd y entended lo que os referimos con total fidelidad. Este maldito ha sido enviado por el diablo, para que conduzca al error las almas que se someten a     sus mandatos. Nosotros en efecto estábamos separados de este mundo, reservados en el secreto  de Dios, desconocidos para los hombres, de modo que no hemos estado en medio de esta desa- zón y esta angustia de los hombres. Pues para esto hemos sido reservados, y enviados a voso- tros, para que contradigamos los errores de ese destructor. Ved si somos semejantes a vosotros    o en la estatura corporal, o en la edad”. Y todos los que quieran conocer y confesar al verdadero Dios, seguirán a estos dos ancianos, testigos veraces, y llevarán el estandarte de la justicia de Dios, abandonarán el inicuo error, ya que ellos mismos con magnas exultaciones de alabanzas resplandecerán delante de Dios y delante del pueblo. Recorrerán las aldeas, plazas y ciudades,     y todos aquellos lugares en que el hijo de perdición ha insuflado su maligna doctrina,  y harán   por todas partes muchos signos en el Espíritu Santo, de modo que todo el pueblo que los vea sentirá una gran admiración. Y precisamente se les concederán estos magnos signos, consoli- dados sobre firme roca, a fin de que sean rechazados aquellos otros signos contrarios y falsos. Pues así como el rayo enciende y quema, así también el hijo de perdición hará con su perversa iniquidad y su maldad (721) quemando a los pueblos con sus artes mágicas como con fuego del rayo. Pero Enoch y Elías con la recta doctrina como con el golpe de un trueno llenarán de te-   rror a sus secuaces y los derrumbarán, dando de este modo firmeza a   los fieles.

55078-25c325adndicePero también según permisión de mi voluntad habiendo al fin ellos mismos alcanzado su consumación por obra de aquél, recibirán el premio de sus trabajos en la vida celestial. Enton-  ces habrán de caer las flores de su doctrina, porque sus voces ya no se oirán más en el mundo, pero mostrarán los buenos frutos en los elegidos, que rechazan las palabras y el odio del arte diabólica y que se afirman con seguridad en la esperanza de la heredad celeste, tal como Salo- món lo muestra del hombre bueno y recto, cuando dice: “La casa de justo es multiplicada for- taleza, pero en los frutos del impío sólo hay conturbación” (Proverbios, 15, 6). Esto es: Estre- cho el ámbito donde habita la contrición, pero no hay desdicha. Un especial reflejo del ojo de Dios está en el hombre recto, en el cual el mismo ojo ve la fortaleza de sus milagros como de- seando una espada que corte.  En cambio en las acciones transcurridas, como  si  fueran frutos  del corazón soberbio que crecen, siendo que edifica ruinas con sus propios placeres, acontecerá aquella tristeza, porque el corazón soberbio no confía en una esperanza, que florece en la ferti- lidad celestial.

En cuanto a lo que ves, que la monstruosa cabeza se desplaza de su lugar con increíble estrépito, al punto que toda la imagen de la antedicha mujer se sacude por eso en todos sus miembros, señala cuando el hijo de perdición sobreelevando  su cabeza de iniquidad la levanta  con mucha arrogancia y soberbia, como si advirtiese un pequeño desfallecimiento de su con- natural maldad, de modo que concentre mayor desvarío, o sea queriendo ser exaltado por en- cima de todos, esto es, cuando sus engaños hayan de acercarse a su fin, toda la Iglesia en todos sus hijos, excelsos o humildes, será puesta en máximo terror, ante la vista de la locura de este orgullo (satánico). Y algo como una enorme masa de copiosísima inmundicia está unida a esa misma cabeza, por donde aquella parece erguirse sobre un monte e intentar ascender las altu- ras del cielo: porque las peores artes de diabólicas insidias, que aportarán una increíble impu-  reza para asistir a ese mismo hijo de perdición, le suministran alas de soberbia y lo exaltan en presunción tan grande, que él mismo piensa que puede penetrar incluso los secretos celestiales.

¿Cómo? Pues cuando haya cumplido totalmente la voluntad del  diablo seductor, de modo que  por justo juicio de Dios no se le permita ya más acrecentar su poder de iniquidad y crueldad, concentrará a todos sus secuaces y dirá a los que creen en él que está dispuesto a irse al cielo.  Pero así como el diablo no supo que el Hijo de Dios habría de nacer para redención y salvación  de las almas, así este nefandísimo, cuando esté rodeado por la mortífera maldad de todos los males, no se dará cuenta que está por sorprenderlo el fortísimo golpe de la mano de Dios. Y he aquí que como el golpe de un trueno que llega de repente golpeará esa cabeza con tanta fuerza que la derrumbará de aquel monte y arrojará su espíritu a la muerte. Porque ésta será la mani- festación del poder de Dios, que aplastará al mismo hijo de perdición con tanta energía y celo divino, congruente con aquella soberbia con la que se había erigido contra Dios, de modo que caiga ahora en el hondo precipicio de su orgullo; (722) y que habiendo llegado a su fin vomite    su aliento vital para la muerte de la eterna condenación. Porque así como terminaron las tenta- ciones de mi Hijo, cuando Él mismo, tentado, dijo al diablo: “Vete,  inmundísimo Satanás”, y  éste aterrorizado huyó, así también estas tentaciones que el hijo de iniquidad dirigirá contra la Iglesia, habrán de llegar a su término por cuidado  mío.

Y luego súbitamente una niebla hedionda envolvió todo el monte, y allí quedó la misma cabeza, rodeada de tanta inmundicia, que los pueblos circunstantes se sobrecogieron por un  gran temor. Porque un hedor de increíble impureza, intolerable e infernal colmó el lugar de aquella erección, en el cual el pésimo autor de aquellas maldades se enardecía con tanta in- mundicia y hediondez, que por justo juicio de Dios ni su inicio ni su fin se quiera tener en la memoria desde entonces. Porque aquellos pueblos, al ver el cadáver de aquél postrado en tierra    y sin habla, cubierto de increíble podredumbre, advertirán que han sido  engañados;  mientras tanto la niebla en torno al monte permanecerá un poco más todavía. Porque el hedor que en- vuelve aquella diabólica exaltación exhibe su inmundicia, para que los hombres, seducidos por   el malvado, al ver semejante hedor y podredumbre, se aparten de ese error y retornen a la ver- dad. Pues el pueblo, curioso al ver esto, se sentirá sacudido por  un  gran temor,  ya  que el horror conmoverá a los que vean estas cosas con tal fuerza, que empezarán a  proferir lúgu-  bres voces y lamentos llenos de lágrimas, y a decir que se habían extraviado    gravemente.

Y he aquí que los pies en la imagen  de  la antedicha  mujer muéstranse  resplandecientes, con un fulgor que supera el fulgor del sol: esto es, que el vigor del fundamento y el profundo sostén en la Esposa de mi Hijo mostrarán un brillo extraordinario de la Fe y exhibirán una be- lleza que supera toda la belleza de los resplandores terrenales, cuando abatido según se  ha di-  cho el hijo de perdición muchos de los que prevaricaron retornen a la verdad. Pero después del derrumbe de aquel impío, no les es lícito a los humanos averiguar cuándo habrá de acontecer el novísimo día en la disolución del mundo, porque no lo podrán saber, ya que el Padre lo ha mantenido en su recóndito secreto. Para el juicio pues, oh humanos, preparaos. Sin embargo tal como se ha dicho ya, el hijo de perdición con su padre el diablo y con todas sus artes será ven- cido en esos últimos tiempos por mi Hijo, fortísimo guerrero, y caerá con gran confusión, tal como los enemigos de Sansón que en prefiguración de este maligno fueron abatidos, como está escrito en la Historia Sagrada: “Y habiéndose sacudido violentamente las columnas, cayó la mansión sobre todos los príncipes y sobre la multitud que allí estaba. Y al morir mató muchos más de los que había matado cuando vivo”  (Jueces 16, 30, cf. caps. 14-16). Lo que significa:    Al Hijo de Dios, o sea al fortísimo Sansón estuvo unida la Synagoga. A ella él mismo le con- cedió aquel sentido oculto que estaba velado en el Antiguo Testamento, por medio de su admi- rable doctrina, entreabriendo para ella la interior dulzura de la ley, más fuerte que el león. Pero   la Synagoga lo entregó, haciendo que  fuesen objeto de burla sus mysterios, sin querer indagar   en su doctrina, antes bien menospreciándola con gran despliegue de soberbia. Por lo que él mismo, conmovido, anticipó que el reino de Dios le sería quitado a la Synagoga y entregado a otro pueblo. Así después de innumerables prodigios se dirigió con crecida (723) multitud a la ciudad de Jerusalén, asesinada por la infidelidad de los que habían extendido sus vestiduras en    el camino, donde por medio de milagros les concedió lo que había prometido, precisamente a quienes lo había entregado su propia esposa, es decir, la Synagoga. En esa exaltación abandonó   a su esposa, cuando preanunció que su casa quedaría abandonada. El padre empero de esa es- posa, o sea la seducción diabólica, la unió a otro varón, en este caso al dominio de la infideli-  dad. El Hijo de Dios entonces mandó zorras astutas, esto es, los apóstoles, que incendiaron las mieses de sus enemigos con el fuego del Espíritu Santo, o sea que vertieron los preceptos de la ley al significado espiritual, de tal modo que se quemó la Synagoga junto con su padre, es de-   cir, fue abatida la perversa infidelidad de la Synagoga. Después abatió a los incrédulos con magnos signos y admirables milagros. Todos entonces se estremecieron, llenos de gran asom-  bro, diciendo que ellos (los judíos) temían que vinieran los Romanos y que conquistaran el lu-  gar y sometieran el pueblo. Reunieron un concilio de sus doctores para condenarlo, pero Él se ocultó en un monte, y allí en oración dijo que  si pudiera  hacerse, que se  apartara ese  cáliz de  Él. Pero Judas Iscariote lo traicionó, entregándolo en las manos crudelísimas de  sus enemigos.    Y Él ocultó la fuerza de su poder, que tenía en su cabello, esto es, en el Padre. Poder descono- cido para todo pueblo, excepto cuando se concibe en la Fe, tal como los cabellos se ven en la cabeza del hombre. Luego al consentir la Pasión mostró el vigor de su poder, o sea, esgrimió la mandíbula de asno, cuando dijo a las mujeres de Jerusalén que no lloraran por Él, sino por ellas mismas, es decir así las abatió al predecirles con absoluta veracidad el terror de los desastres futuros. Y así exhausto en la Cruz tuvo sed, y entonces una fuente de verdadera Fe brotó del pueblo gentil. Él mismo no se avergonzó de beber de ella, agregando al fin que todo estaba consumado. Luego exhaló su Espíritu, descendió a la gehena, o sea a la mujer meretriz, pese a   los obstáculos puestos por sus enemigos, o sea los guardias colocados en su sepulcro. Pero Él mismo al resucitar de la muerte entró en el reino celeste con dos filas, esto es, con determina-   dos elegidos suyos y con una multitud de gente que había librado de los infiernos. Pero así su hermosísima Esposa, es decir, la Iglesia, unida a Él, con gran diligencia le inquirió cómo po-    dría conocer su fortaleza. Él no repentinamente le mostró sus fuerzas, sino poco a poco y lleno  de discreción. ¿Cómo? Cuando comenzaron los hombres a reconocer la católica Fe en la anti-  gua y en la nueva Ley, algunos de ellos pensaban que debían caminar hasta la perfecta realiza- ción, que era la ligadura de los nervios todavía tiernos, sin haber alcanzado su perfecta consis- tencia. Por lo que la Iglesia, aun inexperta, decía a innumerables multitudes: “Ésta es la forta-  leza de mi esposo”. Y el pueblo al oír esto (724) quería con repentina decisión rendir culto a   Dios sólo en las palabras oídas, pero no entrañarse en la significación del Espíritu Santo. Pero     de ese modo su fortaleza no era conocida. Luego la virginidad como nuevas cuerdas que nunca habían estado en uso (ya que con anterioridad nunca había sido considerada en el resplandor de  su gloria) se destacó con toda nobleza, la cual ligadura tocó profundamente e al Hijo de Dios, pero no lo hizo ostensible plenamente sin embargo. La Iglesia por su parte irguiéndose siempre hacia lo alto decía: “Oh vosotros, amigos míos, éstas son las mayores virtudes de mi Esposo”.     Y súbitamente con gran estrépito una multitud se precipita sobre Él, diciendo: “Nosotros, en posesión de sus mayores fuerzas, ya lo tenemos”. Pero tampoco entonces se manifestaron ple- namente sus virtudes. Luego fue consolidada la Iglesia en los siete dones del Espíritu Santo,  como por siete cabellos de Aquél, fijados con fuerte clavo en el fundamento de la predicación apostólica. Por donde entretejida de este modo la red de la Fe, la Iglesia podía exclamar: “¡Oh, cuán fuerte es mi Esposo en sus siete cabellos!” Y todos los pueblos que la oían se precipitaron hacia Él, pensando que ya no tenía otras fuerzas mayores. Pero tampoco de este modo fue co- nocida su fortaleza.  Luego la  Iglesia derramó muchas lágrimas porque  desconoció el poder de  la Santa Trinidad, cuando afirmó que efectivamente ella había visto la humanidad del Hijo de Dios, pero que no había aún inteligido perfectamente su divinidad. Por donde conmovido el mismo Hijo de Dios le reveló a Juan, su dilecto, en la reverencia del Padre y en el ardor del Espíritu Santo, los secretos de la Santa Trinidad, cuanto era lícito saber al hombre. Y así recli-   nó su cabeza en el seno de su Esposa  y allí  descansará  hasta los cismas incalculables que  habrán de acontecer en el hijo de perdición. Allí su fortaleza se quebrantará, cuando sean cor- tados sus cabellos, cuando los hombres en aquel tiempo procurarán seguir más al hijo de perdi- ción que al Hijo de Dios, diciendo: “¿Cómo es posible, oh Dios, que veamos milagros tan  grandes y de tal naturaleza?” Y así la fortaleza del Hijo de Dios se debilitará, cuando ya la ver- dadera Fe parezca obscurecerse en la ceguera de la infidelidad. Pero sus fuerzas se restablece-  rán, cuando aparezcan Enoch y Elías. Por lo que acometiendo con fuerza contra la soberbia y la presunción, la Fe derrumbará al hijo de perdición con todas sus artes diabólicas y demás vicios   y, cuando ya la Iglesia, coronada por el nombre de Cristo, del eón presente y temporal haya de pasar a  las cosas eternas,  esa  misma  Fe  aplastará  los diabólicos vicios con  una  dureza mucho mayor de lo que había ocurrido antes, cuando en el tiempo conservaba aún su vigencia el culto divino. ¿Por qué así? Porque cuando este eón alcance ya su fin, entonces cesarán tanto las per- secuciones diabólicas como las fortísimas operaciones de todas las virtudes en los hombres, al margen ya del tiempo. Quien tenga empero finos oídos del intelecto interior, éste en ardiente  amor por contemplarme, conságrese a estas palabras e inscríbalas en la conciencia de su espíritu.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s