Los que negaron el carácter sacrificial de la Misa

Traducción: Sofronio
Título original: Denying the Sacrificial Character of the Mass
Dr. Carol Byrne, Gran Bretaña

La obra de Fr. J. Jungmann (otro desgraciado, jesuita de la era contemporánea, al que le hubiera venido bien aplicar el Breve del Papa Clemente XIV Domuinus ac Redemptor por el cual se suprimió a perpetuidad a la Compañía de Jesús ¡ Si San Ignacio y San Francisco Javier levantaran la cabeza echarían a estos perniciosos y  malvados jesuitas de la Compañía a patadas! Leer aquí el Breve, si apetece, ya que es un texto fundamental para comprender la historia de los jesuitas y su lucha contra la Iglesia Católica a pocas décadas de la muerte de san Ignacio, cuya obra no tardaron en traicionar ), Historia de la Misa,  inquieta al lector católico que se acaba preguntando: ¿Por qué dedicó una década de investigación minuciosa y meticulosa para producir una monumental obra que desacreditó la Fe y la práctica de casi toda la historia de la liturgia de la Iglesia? ¿Qué trató de lograr Jungmann ?

Toda su preocupación fue reunir las  “pruebas” para demostrar que, poco después de los primeros años del cristianismo, la liturgia de la Iglesia se había convertido en “doctrinalmente corrupta” mediante su teología de la Misa y del sacerdocio. Su obra magna fue un esfuerzo de grandes proporciones para tratar de  convencernos de esa falacia. Fue como si se hubiera propuesto enterrar el Rito romano bajo una compleja red de falsedades; toda su obra consistió, pues,  en la elaboración de un monumento funerario o en la construcción de un enorme palacio lúgubre para conmemorar el fallecimiento de la Misa.

Pero, por supuesto, no tuvo mayor éxito que los protestantes de la Pseudo-Reforma tuvieron en su momento, los cuales se embarcaron en la misma herejía.  La Misa tradicional ha venido confirmando indefectiblemente a lo largo de los siglos la fe de los Apóstoles en el verdadero significado del Santo Sacrificio, la Presencia Real y su propio sacerdocio.

Un adelantado del Neo-modernismo

Jungmann consiguió, sin embargo, ser uno de los pioneros con el suficiente éxito para lograr influir en los líderes de la Iglesia y responsables políticos progresistas para aceptaran sus ideas neo-modernistas.

Su trabajo es un ejemplo destacado de cómo el poder de la falsa racionalización condujo al movimiento litúrgico a la deriva: Como veremos más adelante, él proporcionó teorías sobre cómo las doctrinas tradicionales debían entenderse en una perspectiva ecuménica, es decir, de una manera aceptable para aquellos que estaban fuera de la Iglesia Católica y lejos de la verdadera Fe.

De hecho, Jungmann, cuyo pensamiento teológico resultó ser notablemente similar a la de los protestantes del siglo XVI, propició nada menos que un rechazo a la doctrina de la Misa como la Iglesia Católica siempre la ha entendido.

La privilegiada ubicación de Jungmann como consultor de la Comisión Litúrgica de Pío XII le aseguró que se adoptaran algunas de sus ideas para las reformas de 1955 de la Semana Santa. Es de resaltar, sin embargo, que el resto de sus opiniones encontrarían una rápida aceptación en la Constitución de Liturgia del Concilio Vaticano II (él participó como miembro de la Comisión Preparatoria) y en el Novus Ordo de la Misa (él fue un miembro del Consilium de Bugnini). Así se revela el vínculo directo existente entre el modernismo condenado por el Papa Pío X y el artículo fatídico nº 7 de la Instrucción General del Novus Ordo de 1969,  firmado por Pablo VI(1) que define la Misa en un sentido protestante, como “Cena del Señor” y la reunión del pueblo de Dios o Sinaxis .

jungmann josef

Josef Jungmann, S.J.,  el “hombre del momento ‘en la Reforma Litúrgica

Ataque a la Misa desde el interior de la Iglesia

Los antecedentes teóricos para el herético artículo 7 de Instrucción General del Novus Ordo firmado por Pablo VI, se remontan a los primeros años del siglo XX mediante la publicación de un libro, Mysterium Fidei, (2) que fue muy influyente en el movimiento litúrgico. Su autor, el P. Maurice de la Taille, SJ (otro jesuita), propuso, en contra de las enseñanzas de los Padres de la Iglesia, (3) Santo Tomás de Aquino (4) y el Concilio de Trento, (5) que la Misa no contiene ninguna realidad de inmolación.

Precursor del rampante modernismo actual, De La Taille establece el marco para la Nueva Misa

Ahora podemos ver cómo esta teoría, presentada en 1921, tenía tales consecuencias potencialmente devastadoras para la Iglesia. Porque sin la inmolación mística del Cordero en el Sacrificio del Altar, no habría necesidad de un sacerdote para sacrificar. La misa se ​​reduciría a una oblación simple, una ofrenda de alabanza y agradecimiento hecha por la comunidad. Los agentes primarios de la Eucaristía serían, por lo tanto, el Pueblo de Dios que, a través de su bautismo, ofrecerían la misa a través de su representante, el sacerdote. (6)Este modelo corporativo se denominó por De La Taille el “sacrificio de la Iglesia” para reemplazar al Sacrificio de Cristo que se lleva a cabo únicamente por el ministro ordenado. (7) Se convirtió en la perspectiva dominante del movimiento litúrgico y fue promovido por las figuras clave de condenada théologie nouvelle. Fundamentalmente, se valora como un avance ecuménico importante, porque elimina la objeción protestante a la Misa, ya que estos herejes  niegan que sea el medio de la aplicación de los méritos de la Cruz a las almas a través de la inmolación mística de Cristo en el altar. Fue por esta razón que el teólogo anglicano, el Dr. Eric Mascall, observó astutamente que esta  teoría de De LaTaille (8) “excita una gran y violenta polémica dentro de la comunión católica, a la vez que tanta admiración en la nuestra (la anglicana).” Uno se pregunta cómo con un título tan católico,  Mysterium Fidei , alcanzó a leerse por un protestante, a quien le agradó el libro y lo difundió.

Lambert Beauduin

Dom Lambert Beauduin

Lambert Beauduin fue uno de los primeros en asumir la tesis de De La Taille y declararla como un importante salto en el desarrollo teológico (9) (ver aquí) y lo describió como un alivio  de la obsesión de hablar siempre de ” la inmolación”. (10) Karl Rahner, (la vaca sagrada que casi todos los seminaristas estudian desde 1965) considera el trabajo de De La Taille muy estimulante y esclarecedor. (11) En su opinión,Mysterium Fidei “debería haber sido leído por todo teólogo en el campo de la nueva teología y ser [fuente] de investigación activa en teología.” (12) Henri de Lubac se regodeó en 1967, en vísperas del lanzamiento del Novus Ordo de la Misa que la teología litúrgica de De La Taille había ganado mucha aceptación : “La inmensa oposición que despertó  Mysterium Fidei, es ahora sólo un recuerdo y la esencia de lo que él enseñó es hoy comúnmente aceptada” (13)¿Aceptado por quién? Los términos de referencia de De Lubac se limitaron a señalar el consenso estrecho de expertos litúrgicos, pero la amplia franja de fieles católicos siguió creyendo en la Misa como un místico Monte Calvario, no una “Cena del Señor” protestante como el artículo 7 de la Instrucción de Pablo VI indicaría . En Joseph Jungmann la teología sacramental ha sido tomada a manera de préstamo,en gran medida,  de la herética obra  De La Taille, de la cual ha cogido principalmente la herejía de la “no imnmolación:

La teoría (herética) de la “no inmolación 

A pesar de la enseñanza de Pío XII (14), según la cual la Misa es la re-presentación y actualización del Calvario y, por tanto, contiene una inmolación, Jungmann insistió:” Esta re-presentación es de hecho una especie de ofrenda (offerre), pero no es propiamente una ofrenda de sacrificio (sacrificari), una inmolación. “(15)

Jungmann rechazó la idea central de la Misa como una renovación del sacrificio de Cristo en el Calvario

En otras palabras, él defendió que el sacrificio de la Misa no es en realidad el mismo sacrificio de la Cruz, incruento, y que la inmolación mística que tiene lugar no es la de un  ser real y ni siquiera actualización. Pero aquí está el veneno progresista: si la Iglesia compromete su autoridad infalible en una doctrina que no tiene ninguna base en la realidad objetiva, entonces, ¿Cómo podemos creer que algo de lo que enseña sea verdad? ¿Cómo trata el jesuítico Jungmann  de justificar su salida herética, abandonando lo que el  Concilio de Trento había establecido como de fide en la doctrina enseñada sobre la Misa? Alegó que la Iglesia nunca había estado preocupada por una distinción entre una oblación y una inmolación (16) hasta que “la presión de la controversia” generada por el Pseudo-Reforma obligó a la Iglesia a llegar a una teoría de la inmolación. (17) Jungmann dijo: “Pensar en la misa casi exclusivamente como un sacrificio es una actitud unilateral resultante de las controversias doctrinales del siglo XVI”. (18) A continuación se inyecta el veneno progresista: sus lectores han de llevarse a casa el mensaje de que la Misa como sacrificio real no era de origen apostólico.

El ‘sacrificio de la Iglesia´ (19)

Jungmann propuso su propia teoría (o más bien  la de De La Taille) o novedosa doctrina de la Misa: “Pero cuando los intereses apologéticos retrocedieron y la cuestión una vez más surgió en cuanto a lo que es el sentido y el propósito de la Misa en la organización de la vida eclesiástica, fue precisamente este punto, el sacrificio de la Iglesia, lo que salió a la luz. … No hay nada más claro que la idea de que en la misa de la Iglesia, el pueblo de Cristo, la congregación aquí reunidos, ofrece el sacrificio a Dios Todopoderoso “. (20) Sin embargo, su uso de la palabra” sacrificio “fue deliberadamente confusa para ocultar lo que realmente quería decir: una ofrenda de alabanza y agradecimiento por la comunidad. (21) .

(Comentario: Incluso, me he encontrado con sacerdotes tradicionalistas tan despistados que me han ofrecido para leer y estudiar, la obra de este impío; el cual ha sido gran maestro, junto con Rahner y otros heresiarcas, de casi todo el clero habido desde 1965, es decir, maestro de casi todos los sacerdotes y obispos actuales ¿le extraña a alguien la crisis actual, dada la deformación del clero, incluidos los titulados ? Se repite la historia, la putrefacción del clero es la causa de tan grandes males; si uno hace un recuento de herejes en la historia, la inmensa mayoría fueron obispos y presbíteros.)

Lo escrito entre paréntesis en color marrón no pertenece al original y es un comentario añadido del editor del blog.

  1. “La Cena del Señor, o la Misa, es la reunión sagrada o congregación de los hijos de Dios se reunieron, el sacerdote que preside, para celebrar el memorial del Señor.”
  2. M. de la Taille, Mysterium Fidei, París, G. Beauchesne 1921.
  3. San Agustín, por ejemplo, enseñó que una inmolación real tiene lugar en la misa: “¿No fue Cristo inmolado sólo una vez en su misma persona? En el sacramento, sin embargo, él se inmoló por el pueblo, no sólo en cada solemnidad Pascua, pero en todos los días; y un hombre no sería mentir si, cuando se le preguntó, tuviera que responder que Cristo está siendo inmolado “(Cartas98: 9).
  4. Con referencia a la Eucaristía, Santo Tomás de Aquino dice: “Es propio de este sacramento que Cristo debe ser inmolada en su celebración”, para el Antiguo Testamento contiene sólo las cifras de su sacrificio (Summa,III, 83, 1).
  5. El Consejo de la sesión Trent 22, capítulo 2, afirmó: “En este divino sacrificio, que se celebra en la Misa, el mismo Cristo está contenida y inmolado de manera incruenta, que una vez ofreció a sí mismo de una manera sangrienta en el altar de la Cruzar.”
  6. Padre de la Taille declaró: “Los autores del sacrificio, de una manera que le es propia y personal para ellos, son los fieles cuyos dones son por las manos del sacerdote dirigida a Dios bajo la forma del cuerpo y la sangre de Jesucristo” (El Misterio de la Fe y Human Opinión,Nueva York: Longmans, verde y Co., 1930, p 134)..
  7. Padre de la Taille declaró: “El poder y el acto de pases sacrificando de la Cabeza al cuerpo” (MysteriumFidei, vol 2, p 193..).
  8. EL Mascall, Cristo, el cristiano y la Iglesia(Londres: Longmans, 1946), p. 168 apud Francis Clark, sacrificio eucarístico y la . (Londres: Darton, Longman y Todd, 1960), pp 263-264
    Cabe destacar, entre los que se opusieron de la Taille eran P. Alfred Swaby, “Una nueva teoría del Sacrificio Eucarístico, americana Eclesiástica Review, 69 (1923), pp 460-47. 3; Padre Vincent McNabb, “Una nueva teoría del Sacrificio de la Misa,” Irish Ecclesiastical Review 23 (1924), pp 561 hasta 573.; y Dom Anscar Vonier, abad de Buckfast Abbey, una clave para la Doctrina de la Eucaristía (Londres: Burns, Oates y Washbourne, 1925).
  9. Beauduin, “Le Saint Sacrificio de la Messe: A propos d’un Livre reciente”, en Les preguntas liturgiques et paroissiales,vol. VII, 1922, pp. 197-198. Afirmó: “Le Cristo n’a été immolé réellement qu’une seule fois: ce fut dans le sacrificar sanglant de la Pasión. Par contre ni la Cène, ni la Messe ne contiennent une inmolación réelle et distincte d’aucune sorte. “(Cristo fue inmolado en la realidad sólo una vez:. Que estaba en el sacrificio cruento de la Pasión Sin embargo, ni la cena ni la Misa contiene una inmolación real y distinta de cualquier tipo. “)
  10. , P. 202: “La thèse du P. de la Taille est une délivrance et soulagement ONU.” (. P. tesis de la de Taille es una liberación y un alivio)
  11. Karl Rahner opinó: “¿Qué es lo que hace que el propiamente histórico en estudios como los de de Lubac o de la Taille tan estimulante y al grano? Sin duda, es el arte de la lectura de textos de tal manera que no se conviertan simplemente votos emitidos a favor o en contra de nuestras posiciones actuales (posiciones tomadas hace mucho tiempo), pero dicen algo para nosotros que en nuestro tiempo no hemos considerado en absoluto o no lo suficientemente cerca de la realidad en sí. “” Las perspectivas de Teología Dogmática, “en las investigaciones teológicas,I (Baltimore: Helicon Press, 1961), pp 09/10..
  12. Karl Rahner, “latín como lengua Iglesia”, en Investigaciones Teológicas,V (Londres: Darton, Longman y Todd, 1966), p. 397.
  13. de Lubac, El misterio de lo sobrenatural(Herder y Herder, 1967), p. 4.
  14. Pío XII había dicho en Mediator Dei,91: “La inmolación incruenta en las palabras de la Consagración, cuando Cristo se hace presente en el altar, en el estado de la víctima, se lleva a cabo por el sacerdote y por él solo, como representante de Cristo y no como representante de los fieles “.
  15. Jungmann, La Misa del rito romano,1, p. 184.
  16. Pero Santo Tomás de Aquino ya había desmentido este punto de la Summa (q. 85, art. 3), cuando dijo que “cada inmolación es una ofrenda, pero no a la inversa”, es decir, no todos los oblación es una inmolación.
  17. Jungmann, La Misa del rito romano,1, p. 184.
  18. Jungmann, Al anunciar la Palabra de Dios,del alemán por Ronald Paredes (Londres: Burns & Oates, 1967), p. 112.
  19. Jungmann era consciente de su deuda con la de la Taille en este punto. De hecho, los estados Jungmann (cf.La Misa del rito romano,.. Vol 1, p 182, nota 21): “En los últimos tiempos el sacrificio de la Iglesia se ha dado énfasis teológico por el señor de la Taille, Mysterium Fidei(París, 1921). “
  20. , P. 180.
  21. Jungmann cree que la Eucaristía “no es principalmente un objeto de nuestra adoración, ni para el alimento del alma, pero es, como su nombre indica, un sacrificio de acción de gracias, de sacrificio dentro de la congregación reunida”. También afirmó que este celebración comunitaria es la “función principal y verdadero” de la Misa (Al anunciar la Palabra de Dios, pág. 110)

 

Anuncios

2 comentarios en “Los que negaron el carácter sacrificial de la Misa

  1. La decisión de Clemente XIV fue influenciada por infamias, los jesuitas se desviaron recién a comienzos del siglo veinte con la nouvelle theologíe y la deformación del movimiento litúrgico. Y ni hablar de la teología de la liberación luego del vaticano segundo, pues eso afectó a todas las congregaciones.

    • ¿Erró, pues Clemente XIV? ¿Acaso no tenía más fuente de información que una sola? Salvo que se demuestre lo contrario, ese “run run” de que Clemente XIV fue influenciado por las infamias no puede venir más que de los propios jesuitas, porque es a ellos quien beneficia decir que Clemente XIV erró y faltó a la prudencia más elemental. Con lo cual, si proviene de la boca “jesuitica” tal crítica al papa, quiere decir que tales religiosos no se detienen, para defender sus intereses, ni ante el debido respeto al papa. Luego son peligrosísimos y después de su General Aquaviva, salvo honrosas excepciones, parece que la orden abandonó el espíritu de su fundador ¿O acaso, algo de lo que dice Clemente XIV es falso? Si lo es, que se demuestres y no se venga con eslóganes jesuiticos sin aportar pruebas.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s