La quinta y la sexta trompeta del Apocalipsis

Imagen destacada: Pablo VI agradeciendo a los observadores protestantes sus aportaciones a la nueva “misa”

Quinta y sexta trompeta actualizada.

Continuando con nuestra investigación sobre el tiempo que nos toca vivir, e insistiendo que debemos tener una mentalidad apocalíptica, o mejor dicho una espiritualidad escatológica, so pena de no comprender donde estamos parados,trataremos de encontrar donde estamos hoy, en el apocalipsis.

Siguiendo a los maestros probados, por sus estudios y sus vidas, hemos aprendido, sobre todo del R. P. Castellani, que el hito o punto de referencia, que nos ubica en el tiempo presente como un tiempo apocalíptico-histórico es el comienzo del fin de la diáspora judía en el año 1948.

A partir de esto concluimos que el reloj de Dios es el pueblo de Israel, que a pesar de su perfidia, nos muestra donde estamos. Entonces sigamos buscando otro hito o jalón en nuestros días que nos den algunas pistas.

Con respecto a Israel dos verdades podemos afirmar, una bíblica, que se convertirá, y la otra obvia, que todavía no se ha convertido, ahora, busquemos a Israel en el apocalipsis y hallaremos el otro hito que estamos buscando.

Es casi unánime entre los más serios exégetas que la Mujer vestida del sol del capítulo XII de apocalipsis es Israel convertido a Nuestro Señor Jesucristo,  y como vimos que Israel todavía no se convirtió, luego estamos antes del cap. XII del apocalipsis. 

Antes del cap. XII está la aparición de los dos testigos, Elías y Enoc o tal vez mejor,  Elías y Moisés, Ya que estos dos testigos, o mártires; adornados del espíritu profético, están descritos con los rasgos de Moisés y Elías, destinados a ejercer su ministerio en los días del Anticristo, anunciando los castigos divinos, y exhortando a la penitencia.

También aquí vemos que ninguno de los  dos testigos apareció

Sigamos buscando ese hito antes del cap. XI del apocalipsis, a mi entender podemos encontrar algo de nuestra época en la 5ta trompeta, algo que según el texto, oscureció el sol y el aire. Para eso primero es necesario hacer una pequeña introducción al septenario de las trompetas.

En la exégesis que el Padre Castellani nos dejó en su libro EL APOKALIPSYS DE SAN JUAN, nos dice sobre las siete trompetas que: Los exegetas modernos ven en estas Trompetas netamente Herejías, aunque varíen en su designación. Con razón, pues patentemente forman una cadena que termina en el Anticristo; son sucesos de malagüero y no de buen auspicio; y no se pueden entender en literal crudo”. Pág. 84

Y da una explicación para cada una de las trompetas. La primera es símbolo de la herejía de Arriocon las invasiones de los Bárbaros que laacompañaron en un tercio del Imperio Romano. Los Bárbaros, apenas convertidos, cayeron por obra de sus jefes en el arrianismo; lo mismo que varios de los mismos Emperadores. La Iglesia fue perseguida acremente y parte de la cristiandad devastada.

La segunda es Mahoma y el Islam: Apo 8:8-9 El segundo ángel tocó la trompeta, y fue arrojada en el mar como una gran montaña ardiendo en llamas, y convirtióse en sangre la tercera parte del mar,  (9)  y murió la tercera parte de las criaturas que hay en el mar de las que tienen vida, y la tercera parte de las naves fue destruida.

La tercera es el Cisma Griego de Focio y Miguel Cerulario. Apo 8:10 “Y tocó la trompeta el tercer ángel, y se precipitó del cielo una grande estrella, ardiendo como una antorcha: cayó en la tercera parte de los ríos y en los manantiales de las aguas. 11 El nombre de la estrella es Ajenjo; y convirtióse la tercera parte de las aguas en ajenjo; y muchos hombres murieron a causa de esas aguas porque se habían vuelto amargas”.

Daniel llama “estrellas del cielo” a los Doctores, como está dicho; y Focio fue un gran teólogo, obispo y escritor insigne.

La cuarta trompeta dice que es El Protestantismo: oscureció la fe de una parte del mundo y también sus forjadores fueron estrellas del cielo que cayerondoctores, teólogos y sacerdotes. Esta herejía tuvo más alcance que todas las anteriores y desde ahora las calamidades van ser alaridos o ayes universales. Cuatro Tubas han pasado y las que ahora vienen son tres Ayes.

Apo 9:1. “Y tocó la trompeta el quinto ángel, y vi una estrella que había caído del cielo a la tierra, y le fue dada la llave del pozo del abismo. 2 Abrió el pozo del abismo, y subió humo del pozo como el humo de un gran horno, y a causa del humo del pozo se obscurecieron el sol y el aire”.

Aquí nos apartamos del padre Castellani aunque somos más fieles a su exegesis que él mismo. Pues nos dijo que en la tercera  trompeta la estrella que cayó del cielo fue un Doctor de la religión y que a partir de la quinta trompeta las calamidades van a ser universales, por eso entendemos que esta estrella que cae del cielo a la tierra, en la quinta trompeta, es otro  Doctor de la religión, mas ahora no convirtió la tercera parte de las aguas en ajenjo, ni se oscureció la fe de una parte del mundo, sino que se obscurecieron el sol y el aire.

Además: Apoc. 8:13 Y vi y oí un águila volando en el cénit, que decía a grandes voces: «¡Ay, ay, ay de los que habitan sobre la tierra, a causa de los restantes toques de la trompeta de los tres ángeles, que están para tocar!» Esto confirma que las próximas trompetas tienen un alcance universal. 

Lo más parecido de nuestra época es el nefasto concilio Vaticano II. Si esto es así, la estrella caída del cielo a la tierra seria Pablo VI, recordemos que las estrellas son los doctores de la religión. La llave del pozo del abismo la tiene Nuestro Señor Jesucristo según Apo 1: 18. «No temas; yo soy el primero y el último, y el Viviente: y estuve muerto, y he aquí que estoy vivo por los siglos de los siglos; y tengo las llaves de la muerte y del infierno. Según el texto este astro del cielo tenía esa llave, como han tenido todos los vicarios de Cristo. Esto nos hace acordar al famoso discurso del 30 de junio de 1972, en el cual Pablo VI afirma tener la sensación de que «por alguna rendija se ha introducido el humo de Satanás en el templo de Dios».  ¡Y nadie desconoce que él abrió esa rendija!

Desde ese momento el aparato externo de la Iglesia con su capital en Roma ya no es la Iglesia católica sino que es lo que sus propios prelados llamaron Iglesia conciliar, ya no tiene por cabeza a Nuestro Señor Jesucristo sino como dice el mismo Apo 9:11  Por rey tienen sobre sí al ángel del abismo, cuyo nombre es en hebreo Abaddon, y en griego tiene por nombre Apolyon.

Abaddón

Hebreo abad, corromper. Significa abismo, destructor, lugar de la corrupción, mundo de la muerte. En Apoc. 9, 11, nombre del “ángel del abismo”, en griego Apollyón, corruptor, destructor, rey de las langostas infernales.

Tanto el hebAbaddón como el gr. Apollúon significan “destrucción” o “destructor”.

Abadón

Palabra hebrea que significa: ruina, destrucción (Job 31:12);

Lugar de destrucción; el Abismo, lugar de los muertos (Job 26:6; Proverbios 15:11); Apo 9:11 Y tienen sobre sí como rey al ángel del abismo, cuyo nombre es en hebreo «Abaddón», y en griego tiene por nombre «Apollyon».

Abaddon significa perdición; la palabra griega apollyon, exterminado!

Básicamente, abad se refiere a la desaparición de alguien o de algo. Este sentido se hace más enfático en su modalidad intensiva por lo que el verbo llega a significar «destruir completamente»

Aparece  personificado (Apocalipsis 9:11) como Abaddón y es mostrado en griego como Apollyon, refiriéndose al ángel-príncipe del infierno, el ministro de la muerte y autor del caos en la tierra. La Vulgata reemplaza el griego Apollyon por el latín Exterminans (es dir, “Destructor”).

En el discurso al Seminario lombardo en Roma del 7 de diciembre de 1968 dijo que «la Iglesia se encuentra en una hora inquieta de autocrítica o, mejor dicho, de auto demolición. Es como una inversión aguda y compleja que nadie se habría esperado después del Concilio. La Iglesia está prácticamente golpeándose a sí misma».

1    Is, 54,  16|       yo he creado también al destructor para arrasar. ~

2   Jer,  4,   7|     subido de su espesura, un destructor de naciones se ha puesto

3   Nah,  2,   2|    2 ¡Un destructor te ataca de frente! ¡Monta

4   Sal,106,  23| brecha ~para aplacar su enojo destructor. ~

5  Apoc,  9,  11|       Abismo, cuyo nombre es «Destructor»: «Abadón», en hebreo, y «

Apo 20:1-2 NC” Vi un ángel que descendía del cielo, trayendo la llave del abismo y una gran cadena en su mano.  (2)  Se apoderó del dragón, la serpiente antigua, que es el diablo, Satanás, y le encadenó por mil años.

Apo 1:20 “En cuanto al misterio de las siete estrellas, que has visto en mi diestra, y los siete candelabros de oro: las siete estrellas son los ángeles  de las siete Iglesias, y los siete candelabros son siete Iglesias”

Los Padres Latinos en general han interpretado a los ángeles de las Iglesias como a miembros dirigentes de la comunidad, los obispos o la colectividad del Presbyterium, interpretación que puede apoyarse en el simbolismo de las “estrellas” por los doctores (Dan XII, 3), y sobre Malaquías II, 7; Ageo I, 13 (.)la “ecclesia docens”

Apo 9:2 Y abrió el pozo del abismo, y subió humo del pozo, como humo de un grande horno, y se entenebreció el sol y el aire con el humo del pozo.

La consecuencia inmediata es que ese humo de del abismo volvió el sol y el aire tenebrosos. El Padre Castellani dice: El Profeta explica el oscurecimiento del sol y de la luna (el conocimiento de Dios y de Cristo), además se oscureció el aire que es lo que vehiculiza la luz del sol en el día.

Apo 9:3 Y del humo saltaron langostas a la tierra, y se les dio poder, como tienen poder los escorpiones de la tierra.

El traductor y exegeta Mons. Dt. Felipe Scio de San Miguel dice comentando este versículo: “A este ángel de las tinieblas permite Dios abrir el infierno, y enviar fuera una tropa de herejes y cismáticos, figurados por las langostas”.   Aquí Mons. se lo aplica a Satanás, por eso dice ángel, ¡no conoció nuestros tiempos!

No puede decirse que la estrella es Satanás, pues nunca en el Apoc. Se llama estrella a un demonio.—————————————————————————————————–

Apoc,  1,  16|         mano derecha tenía siete estrellas; de su boca salía una espada

 Apoc,  1,  20|          misterioso de las siete estrellas que has visto en mi mano

 Apoc,  1,  20|          el siguiente: las siete estrellas son los Angeles de las siete

 Apoc,  2,   1|        su mano derecha las siete estrellas y camina en medio de los

 Apoc,  3,   1|    Espíritus de Dios y las siete estrellas, afirma: «Conozco tus obras:

 Apoc,  8,  12|         sol, de la luna y de las estrellas. El día perdió la tercera

 Apoc, 12,   1|        pies y una corona de doce estrellas en su cabeza.

 Apoc, 12,   4|         una tercera parte de las estrellas del cielo, y las precipitó—————————————————————————————————————-

Apo 9:4 Y les fue dicho que no dañasen la hierba de la tierra, ni cosa verde, ni árbol alguno, sino a los hombres que no tienen marcado el sello de Dios sobre sus frentes.

El versículo de arriba nos orienta que los daños son todos espirituales pues no dañan las cosas materiales, como veremos en la 6ta trompeta – parece un contra sentido decirles a las langostas que no coman vegetales. Además, solo se libran losmarcados con el sello de Dios, que a 50 años del concilio vemos que son realmente pocos los que no fueron engañados por el modernismo.

Apo 9:5 Y les fue dado que no los matasen, sino que fuesen atormentados durante cinco meses; y el tormento de ellos es como tormento de escorpión cuando pica al hombre.

Mons. Dt. Felipe Scio de San Miguel comenta este versículo: “Otros expositores explican todo esto de los herejes especialmente de Lutero y sus secuaces, los cuales semejantes a los escorpiones, bajo una representación blanda y amable, ocultan un mortal veneno con que matan”.  

Apo 9:6 Y en los días aquellos buscarán los hombres la muerte, y no la hallarán; y ansiarán morir, y huye de ellos la muerte.  

Apo 9:7 Y esas especies de langostas son semejantes a caballos aparejados para la guerra, y sobre sus cabezas unas como coronas que asemejaban ser de oro, y sus rostros como rostros de hombres, Apo 9:8 y llevaban cabellos como cabellos de mujer, y sus dientes eran como de leones, Apo 9:9 y tenían lorigas como lorigas de hierro, y el sonido de sus alas como sonido de carros de muchos caballos que corren a la pelea.

Apo 9:10 Y tienen colas parecidas a escorpiones y aguijones, y en sus colas está el poder de dañar a los hombres por cinco meses,

Comenta Mons. Dt. Felipe Scio de San Miguel: “A los que no llevan la señal de Dios los atormentarán por cinco meses, toda su vida, que se comprende en las 5 edades”.

Apo 9:12 El «ay» primero pasó; he aquí que tras él vienen todavía dos «ayes».

Quien puede negar que el Concilio Vaticano II no fue un ay, o sea una desdicha o como dice el diccionario: ay: expresión de aflicción o dolor.

Veamos el 2do ay: 

Segundo ay viene desde Apo.9:13 hasta el 11:14. En 11:14 dice: “El segundo ay pasó; he aquí, el tercer ay viene pronto”. Significa que el segundo ay comienza con la sextatrompeta. ¿Qué incluye el segundo ay? Incluye toda la sexta trompeta, incluye el capítulo 10 donde aparece el ángel con el librito abierto, y se le manda a san Juan profetizar otra vez y se le dice :Levántate y mide el templo de Dios y el altar y a los que adoran en él”. La emisión de los siete truenos, y la aparición de los dos Testigos “Mandaré a mis dos testigos para que profeticen”. Hasta Apo 11:14  El segundo ¡ay! ha pasado; he aquí que llega el tercer ¡ay!”

Comienza el  segundo ay, la doble aflicción universal. 

Apo 9:13 Y el sexto ángel tocó la trompeta, y oí salir de los cuatro cuernos del altar de oro, que está delante de Dios, una voz, Apo 9:14 que decía al sexto ángel, que tenía la trompeta: «Suelta los cuatro ángeles que están atados junto al río grande Eufrates».

El río Éufrates es el que dividía Babilonia, nace en la actual Turquía corta casi al medio Siria y lo mismo hace con Irak y desemboca en el golfo pérsico

Aquí a diferencia de la trompeta anterior, que el texto nos negaba todo daño material, hay una evidente orientación hacia un lugar terreno y bien real, como es el río Éufrates. Allí debemos mirar, la sexta trompeta tienen que ser un cambio de frente en babilonia.

Mirando el actual problema en el Éufrates, descubrimos que a fines del mes de septiembre del 2015, desde la septuagésima asamblea de la ONU, hubo un verdadero cambio de frente así lo declaraba un medio alemán Der Spiegel‘: “Rusia pone fin al viejo orden mundial dominado por EE.UU. y esto lo decían por la intervención de Rusia en Siria, clara referencia al lugar donde se encuentra el río Éufrates.

Apo 9:15 Y fueron soltados los cuatro ángeles, que estaban preparados para la hora, el día, el mes y el año, para matar la tercera parte de los hombres.

El texto continúo orientándonos, no solo con referencias al lugar sino también habla de un tiempo concreto, nos da una  fecha.

Apo 9:16 Y el número de los ejércitos de la caballería se contaba por 200 millones: oí su número.

Continúa el texto orientándonos: un ejército de 200 millonesRusia aliado a Siria, Irak, Irán, China, fácilmente logra un ejército de esa magnitud, incluso si Rusia consigue engañar a los musulmanes, que esa creo que es la estrategia, lograría reunir a todos los enemigos de Occidente, haciéndoles creer que hay que destruir a EE.UU y Europa.

Así se cumpliría al pie de la letra la profecía bíblica. Sobre todo lo concerniente a matar la tercera parte de los hombres, que se estima que podrían ser casi 2500 millones de personas, también posibles considerando el arsenal nuclear que tienen Rusia y EE.UU. 

Alguien podría objetar que los líderes mundiales nunca harían esto. Según el texto esto depende de los demonios que son soltados y en última instancia de la orden que viene del cielo en castigo a las herejías apostasía de Roma.

Apo 9:17 Y así vi los caballos en la visión, y a los que montaban en ellos, que tenían corazas ígneas, y jacintinas, y sulfúreas; y las cabezas de los caballos eran como cabezas de leones, y de su boca sale fuego, humo y azufre; Apo 9:18 y por efecto de estas tres plagas fue muerta la tercera parte de los hombres, por efecto del fuego, del humo y del azufre, que salía de sus bocas.

Apo 9:19 Porque el poder de los caballos está en su boca y en sus colas; pues sus colas son semejantes a serpientes, por tener cabezas, y con ellas dañan.

Apo 9:20 Y los restantes de los hombres, que no fueron muertos con estas plagas, no se arrepintieron de las obras de sus manos, dejando de adorar los demonios y los ídolos de oro, de plata, de bronce, de piedra y de madera, los cuales no pueden ni ver, ni oír, ni caminar; Apo 9:21 y no se arrepintieron de sus homicidios, ni de sus hechicerías, ni de su fornicación, ni de sus robos.

Esta destrucción que nos presenta la 6ta trompeta coincide con lo anunciado en el mismo apocalipsis en el capítulo 18, sobre la caída de Babilonia, al manifestarnos abiertamente que los que se lamentan, reyesmercaderes, pilotos y navegantes se expresan con una doble lamentación tres veces referido al mismo acontecimiento: Apo 18:10 «¡Ay! ¡ay!, la ciudad grande, Babilonia, la ciudad poderosa, porque en una sola hora ha venido tu juicio».

Apo 18 1 Después de esto vi cómo bajaba del cielo otro ángel que tenía gran poder, y con su gloria se iluminó la tierra. 2 Y clamó con gran voz diciendo: “Ha caído, ha caído Babilonia la grande, y ha venido a ser albergue de demonios y refugio de todo espíritu inmundo y refugio de toda ave impura y aborrecible. 3 Porque del vino de su furiosa fornicación bebieron todas las naciones; con ella fornicaron los reyes de la tierra y con el poder de su lujo se enriquecieron los mercaderes de la tierra”.

4 Oí otra voz venida del cielo que decía: “Salid de ella, pueblo mío, para no ser solidario de sus pecados y no participar en sus plagas; 5 pues sus pecados se han acumulado hasta el cielo, y Dios se ha acordado de sus iniquidades. 6 Pagadle como ella ha pagado; retribuidle el doble conforme a sus obras; en la copa que mezcló, mezcladle doblado. 7 Cuanto se glorificó a sí misma y vivió en lujo, otro tanto dadle de tormento de luto, porque ella dice en su corazón: “Como reina estoy sentada y no soy viuda y jamás veré duelo”. 8 Por tanto, en un solo día vendrán sus plagas: muerte y luto y hambre: y será abrasada en fuego, porque fuerte Señor es el Dios que la ha juzgado”.

9 Al ver el humo de su incendio llorarán y se lamentaran sobre ella los reyes de la tierra, que con ella vivieron en la fornicación y en el lujo. 10 Manteniéndose lejos por miedo al tormento de ella, dirán: “¡Ay, ay de la ciudad grande de Babilonia, la ciudad poderosa, porque en una sola hora vino tu juicio!” 11 También los traficantesde la tierra lloran y hacen luto sobre ella, porque nadie compra más sus cargamentos : 12 cargamentos de oro, de plata, de piedras preciosas, de perlas, de fino lino, de púrpura, de seda y de escarlata, y toda clase de madera olorosa, toda suerte de objetos de marfil y todo utensilio de madera preciosísima, de bronce, de hierro y de mármol; 13 y canela, especies aromáticas, perfumes, mirra, incienso, vino y aceite, flor de harina y trigo, vacas y ovejas, caballos y carruajes, cuerpos y almas de hombres . 14 Los frutos que eran el deleite de tu alma se han apartado de ti; todas las cosas delicadas y espléndidas se acabaron para ti, y no serán halladas jamás. 15 Los mercaderes de estas cosas, que se enriquecieron a costa de ella, se pondrán a lo lejos, por miedo a su tormento, llorando y lamentándose, 16 y dirán: “¡Ay, ay de la ciudad grande, que se vestía de finísimo lino, de púrpura y de escarlata, y se adornaba de oro, de pedrería y perlas; 17 porque en una sola hora fue devastada tanta riqueza!” Y todo piloto, y todos los que navegan de cabotajelos marineros y cuantos explotan el mar se detuvieron lejos , 18 y al ver el humo de su incendio dieron voces, diciendo: “¿Quién como esta ciudad tan grande?” 19 Y arrojaron polvo sobre sus cabezas y gritaron, y llorando y lamentándose, dijeron: ¡Ay, ay de la ciudad grande, en la cual por su opulencia se enriquecieron todos los poseedores de naves en el mar! porque en una sola hora fue desolada”. 20 ¡Alégrate sobre ella, oh cielo, y vosotros, los santos y los apóstoles y los profetas, pues juzgándola Dios os ha vengado de ella! 

Babilonia es Roma apóstata (Según 1Pedro 5:13 “Os saluda la (Iglesia) que está en Babilonia”…)y el viejo protestantismo apóstata que está en EE.UU y Europa.

Dios Nuestro Señor en la 6ta trompeta castigará las herejías de las 4 primeras trompetas y sobre todo la Apostacia de la 5ta. Todo simblizado en Babilonia que es la apostacia en todo el mundo pero su cabeza está en Roma.  

Veamos como Dios castigar Babilonia apóstata:

Jeremías 50

Contra babilonia (profecía escrita entre el 638 y 608 a. C.)

1Palabra que Yahvé dirigió a Babilonia, a la tierra de los caldeos, por boca del profeta Jeremías:

2 “Publicadlo entre los pueblos, pregonadlo; alzad bandera, proclamadlo, no lo encubráis; decid: «Tomada ha sido Babilonia; 3Pues desde el Septentrión marcha contra ella una nación, que hará de su tierra una soledad sin habitantes; hombres y bestias huyeron, se marcharon.

Retorno de Israel

4En aquellos días y en aquel tiempo, dice Yahvé, vendrán los hijos de Israel, y con ellos los hijos de Judá; vendrán llorando y buscando a Yahvé, su Dios. 5Preguntarán por el camino de Sión, dirigiendo hacia allá sus rostros, (y diciendo): «Vamos y liguémonos con Yahvé en alianza eterna, que nunca será borrada.» 6Mi pueblo ha venido a ser un rebaño de ovejas perdidas, sus pastores lo han descarriado; por los montes lo hicieron ir vagando; y andando de monte en collado se han olvidado del aprisco. 7Cuantos los hallaban, los devoraban; y sus opresores se decían: «No hacemos mal, pues han pecado contra Yahvé, la morada de justicia; contra Yahvé, la esperanza de sus padres.»

8Huid de en medio de Babel, y salid del país de los caldeos, sed como los carneros que van delante del rebaño. 9Pues he aquí que Yo suscitaré y lanzaré contra Babel una multitud de grandes naciones desde el país del Norte, se apostarán contra ella, y de ese lado será tomada; sus flechas son como de hábil guerrero; no vuelven vacías.10Y Caldea será saqueada; todos sus saqueadores se hartarán”, dice Yahvé.11 Aunque os alegráis y saltáis de gozo, oh saqueadores de mi herencia; aunque brincáis como novilla en la hierba y relincháis como caballos, 12 quedará muy avergonzada vuestra madre, será cubierta de ignominia la que os dio a luz.He aquí que será la última de las naciones, desierto, tierra árida, estepa. 13A causa de la ira de Yahvé no será habitada, y toda ella se convertirá en soledad. Cuantos pasaren junto a Babilonia, se pasmarán y harán rechifla de todas sus plagas. 14Tomad posiciones contra Babilonia a la redonda; los que tendéis el arco, tirad contra ella, no escatiméis las flechas, porque ha pecado contra Yahvé. 15Alzad contra ella el grito por todos lados; se rinde ya, caen sus baluartes, derribados están sus muros.

Es la venganza de Yahvé; tomad venganza de ella; tratadla como ella os ha tratado a vosotros. 16 Exterminad de Babilonia al que siembra, y al que maneja la hoz en el tiempo de la siega. Ante la espada destructora vuélvase cada cual a su pueblo, y huya cada uno a su tierra. 17 Un rebaño descarriado es Israel, lo dispersaron los leones. Primero lo devoró el rey de Asiria, y el último ha sido este Nabucodonosor, rey de Babel, que le rompió los huesos. 18Por tanto, así dice Yahvé de los ejércitos, el Dios de Israel: “He aquí que Yo castigaré al rey de Babilonia y su tierra al modo que castigué al rey de Asiria. 19Traeré a Israel a sus pastizales, y pacerá en el Carmelo y en Basán; sobre las montañas de Efraím y de Galaad se saciará. 20En aquellos días y en aquel tiempo, dice Yahvé, se buscará la iniquidad de Israel, y no se hallará; y los pecados de Judá, y no se encontrarán, porque seré propicio al resto que haya dejado. Descripción profética de la caída de Babel

21 ¡Sube contra la tierra de las rebeliones, sube contra ella y sus habitantes (que merecen) castigo! ¡Devasta y extirpa sus restos, dice Yahvé, y haz conforme a cuanto te tengo mandado!” 22¡Estruendo de guerra en la tierra, y ruina tremenda! 23 ¡Cómo ha sido roto y quebrado el martillo de toda la tierra! ¡Cómo ha venido a ser Babilonia un objeto de horror en medio de las naciones! 24Te he tendido un lazo, y quedaste presa, oh Babilonia, sin darte cuenta. Fuiste sorprendida y tomada, porque hiciste guerra contra Yahvé.

25Abrió Yahvé su arsenal y sacó las armas de su indignación; porque el Señor, Yahvé de los ejércitos, quiere ejecutar una obra en el país de los caldeos. 26¡Venid contra ella desde los cabos (del mundo), abrid sus graneros, haced de (sus piedras) montones como gavillas y exterminadla; no le quede ni siquiera un resto! 27Matad a todos sus toros, sean conducidos al matadero Ay de ellos, pues ha llegado su día, el tiempo de su castigo! 28Se oye la voz de fugitivos que escapan de la tierra de Babel, para anunciar en Sión la venganza de Yahvé, nuestro Dios, la venganza de su Templo. 29 Convocad contra Babilonia a muchos (pueblos), a todos los que entesanel arco; acampad contra ella a la redonda, para que nadie escape; dadle el pago de sus obras; haced con ella conforme a cuanto ella ha hecho, pues se ha alzado contra Yahvé, contra el Santo de Israel. 30 “Por eso caerán en sus plazas sus jóvenes, y todos sus guerreros perecerán en aquel día, dice Yahvé. 31Heme aquí contra ti, oh soberbio, dice el Señor, Yahvé de los ejércitos; pues ha llegado tu día, el tiempo de tu castigo. 32Tropezará el soberbio y caerá, sin que haya quien le levante; pues pegaré fuego a sus ciudades que devorará todos sus alrededores.” El mismo Dios defenderá la causa de su pueblo 33Así dice Yahvé de los ejércitos: “Viven oprimidos los hijos de Israel juntamente con los hijos de Judá, y todos los que los cautivaron los retienen y rehúsan soltarlos. 34Pero su libertador es fuerte, Yahvé de los ejércitos es su nombre; Él no tardará en defender la causa de ellos, para dar descanso al país y hacer temblar a los habitantes de Babilonia. 35¡Espada contra los caldeos, dice Yahvé, y contra los habitantes de Babilonia; contra sus príncipes y contra sus sabios! 36  ¡Espada contra los impostores y se volverán estúpidos, espada contra sus combatientes y se amedrentarán! 37 ¡Espada contra sus caballos y contra sus carros, contra toda la turba de gentes en medio de ella, y serán como mujeres! ¡Espada contra sus tesoros, que serán saqueados!  38¡Sequedad sobre sus aguas, que se secarán! Porque es un país de ídolos, se vuelven locos con sus imágenes.

39Por eso habitarán (allí) las fieras con los chacales; y los avestruces tendrán en ella su morada; nunca jamás será habitada, ni volverá a ser poblada en los siglos.40Como cuando Dios destruyó a Sodoma y Gomorra y las ciudades vecinas, dice Yahvé, no habitará hombre allí, ni morará en ella hijo de hombre. 41He aquí que viene del Norte un pueblo; una nación grande y reyes poderosos; se alzan desde los extremos del orbe, 42empuñan el arco y el venablo, son crueles y sin piedad, sus voces son como el mar que brama, montan caballos y vienen armados como guerreros contra ti, oh hija de Babilonia. 43El rey de Babel oye la noticia, y se le debilitan los brazos; le sobrevienen angustias y dolores como de parturienta. 44He aquí que sube como león de los boscajes del Jordán a los pastos de perenne verdor. Pero lo expulsaré de allí en un momento, y estableceré sobre él a quien Yo escogiere. Porque ¿quién hay como Yo, y quién me pedirá cuenta? ¿O quién es el pastor que pueda enfrentarse conmigo?” 45Por eso, oíd el designio que Yahvé ha tomado contra Babel, y los planes que ha trazado contra el país de los caldeos. Serán arrastrados hasta los endebles del rebaño y será devastado el pastizal juntamente con ellos. 46A la noticia de la conquista de Babilonia, temblará la tierra, darán alaridos las naciones.

Jeremías  51:1-64

Así dice Yahvé: He aquí que voy a suscitar contra Babel y contra los habitantes de Leb-Qamay un espíritu exterminador, y mandaré contra Babel ultrajadores y acabarán la de ultrajar, que harán evacuar su tierra, y vendrán de todas partes contra ella el día de su desventura. No deje, pues, el arquero su arco de la mano ni se desciña la malla. No perdonéis a su juventud, exterminad todo su ejército. Que caigan muertos en la tierra de Caldea, traspasados en sus plazas. No son ya Israel ni Judá viudas de su Dios, Yahvé de los ejércitos. Porque su tierra está llena de crímenes ante el Santo de Israel. Huid de Babel; salve cada uno su vida, no perezcáis por su iniquidad. Es el tiempo de la venganza de Yahvé, va a darle según su merecido.” Era Babel como copa de oro en manos de Yahvé, sirvió para embriagar a toda la tierra. Las naciones bebieron de su vino; por eso enloquecieron.” De repente Babel ha caído y se ha roto; gemid por ella. Id en busca del bálsamo para su herida, a ver si sana.” Hemos querido curar a Babilonia, pero no se ha curado; dejémosla, vamonos cada uno a nuestra tierra, porque sube su maldad hasta los cielos y se eleva hasta las nubes.” Yahvé ha hecho justicia a nuestra causa; venid, anunciemos en Sión) la obra de Yahvé, nuestro Dios.” ¡Afilad las saetas, llenad las aljabas! Yahvé ha excitado el espíritu de los reyes de Media. Tiene contra Babel un proyecto: destruirla. Es la venganza de Yahvé, la venganza de su templo. Alzad las banderas sobre los muros de Babel, esforzad la guardia, preparad emboscadas. Porque Yahvé hará, como lo pensó, todo cuanto ha dicho contra los habitantes de Babel. Tú que moras junto a aguas abundantes, rica de tesoros, ha llegado tu fin, el término de tu destino. Por sí mismo lo juró Yahvé de los ejércitos: te inundaré de hombres como de langostas, y lanzarán contra ti gritos de triunfo. El con su poder ha hecho la tierra, con su sabiduría cimentó el orbe y con su inteligencia tendió los cielos. A su voz se congregan las aguas en el cielo. El hace subir las nubes desde los confines de la tierra, hace brillar el rayo entre la lluvia y saca los vientos de sus escondrijos. Embrutecióse el hombre sin conocimiento, los orífices se cubrieron de ignominia por sus ídolos, pues no funden sino vanidades, que no tienen vida. Son cosa vana, ridicula; el día de la cuenta perecerán.” No es ésta la herencia de Jacob, que El es el Hacedor de todo, e Israel es la tribu de su heredad; su nombre es Yahvé de los ejércitos.” Tú me fuiste martillo y maza de guerra; contigo aplasté pueblos, contigo quebranté reinos,” contigo derribé caballo y caballero, contigo aplasté al carro y al conductor, contigo aplasté hombres y mujeres, contigo aplasté viejos y niños, contigo aplasté mozos y doncellas, contigo aplasté al pastor y a su rebaño, contigo aplasté al labrador y a su yunta, contigo aplasté gobernantes y jueces. Pero yo devolveré a Babel y a todos los habitantes de Caldea todo el mal que a vuestros ojos hicieron ellos a Sión, oráculo de Yahvé. Heme aquí contra ti, ¡monte de destrucción — oráculo de Yahvé — que destruyó la tierra! Yo extenderé mi mano sobre ti y te haré rodar desde lo alto de las rocas, y haré de ti mi horno encendido. No se sacará más de ti una piedra angular, ni una piedra de cimiento, Serás perpetua ruina, oráculo de Yahvé. Alzad bandera en la tierra, tocad las trompetas en las naciones, santificad (para la guerra) contra ella las gentes, convocad contra ella los reinos de Ararat, de Minni y Askenaz. Instituid contra ella oficiales, lanzad contra ella los caballos 1 como langostas hirsutas. Santificad (para la guerra) contra ella a las naciones, a los reyes de Media, a sus jefes, a todos sus sátrapas y a toda la tierra de su jusrisdicciónLa tierra tiembla y se estremece, porque va a cumplirse el designio de Yahvé contra Babel, para hacer de la tierra de Babel un desierto inhabitable. Los guerreros de Babel han cesado de combatir, permanecen en las fortalezas. Han perdido su valor, se han vuelto mujeres. Corren los correos uno al encuentro del otro, y unos mensajeros al encuentro de otros mensajeros, para anunciar al rey de Babel que su ciudad ha sido tomada del uno al otro extremo. Los vados, ocupados; las defensas, ardiendo, y los hombres de guerra, abatidos.” Porque así dice Yahvé de los ejércitos, Dios de Israel: La hija de Babel es como una era al tiempo de ser apisonada; bien pronto le llegará a ella el tiempo de la recolección.” El rey de Babilonia, Nabucodonosor, me devoró, me consumió, me dejó como vasija vacía, me tragó como dragón, y llenó su vientre de mis bocados más suculentos. Sean sobre Babel mi violencia (sufrida) y mis carnes, dice la moradora de Sión, y mi sangre sobre los habitantes de Caldea, dice Jerusalén. Por eso dice Yahvé: He aquí que yo tomaré por mi cuenta tu causa; yo te vengaré, yo secaré su mar y cegaré sus manantiales,” y se convertirá Babel en un montón de ruinas, en guarida de chacales, objeto de horror y de sarcasmo, sin habitantes. Todos a una rugen como leones, gruñen como cachorros de leona. En su fiebre, yo les prepararé la bebida, los embriagaré para que se adormilen y duerman el sueño eterno, del que no despertarán, oráculo de Yahvé. Yo los llevaré al degüello como corderos, como carneros y chivos. ¿Cómo ha sido tomada “Sheshak”? ¿Cómo ha sido conquistada la gloria de toda la tierra? ¿Cómo ha venido a ser Babel objeto de horror entre las naciones? Ha subido el mar contra Babel, la ha sumergido bajo el cúmulo de sus olas. Sus ciudades se han convertido en desolación: tierra árida y desierta, que nadie habitará ni por la que pasará hijo de hombre. Yo me ensañaré contra Bel en Babilonia, yo le haré vomitar por la boca cuanto engulló; ya no concurrirán más a él las gentes; caerán también las murallas de Babel.” Sal de ella, pueblo mío; salve cada cual su vida ante el furor de la cólera de Yahvé.” No se turbe vuestro corazón ni temáis por el rumor que se ha oído en la tierra, pues un año correrá un rumor, y el otro otro; habrá violencia en la tierra, un tirano contra otro tirano.” Por eso vienen días en que yo me ensañaré contra los ídolos de Babel, y toda su tierra se cubrirá de vergüenza, y todos sus muertos yacerán sobre ella. Cielos y tierra y cuanto hay en ella se alegrarán por Babilonia, pues del norte vendrán contra ella los devastadores, oráculo de Yahvé. Por los muertos de Israel caerá Babel, como por Babel cayeron los muertos de toda la tierra. Los que hayáis escapado de la espada, partid, no os detengáis. Desde lejos acordaos de Yahvé, y que vuelva Jerusalén a vuestra memoria. Estamos llenos de vergüenza, hemos sido ultrajados; ¡nuestro rostro se cubre de confusión, pues entraron extranjeros en el santuario de la casa de Yahvé.” Por eso vienen días — oráculo de Yahvé — en que yo visitaré a sus ídolos, y por toda tu tierra se oirá el gemir de los heridos. Aunque se alzase Babel hasta el cielo e hiciera inaccesibles por los altos sus baluartes, vendrán contra ella devastadores de mi parte, oráculo de Yahvé. Oynse los alaridos de Babel, ruina grande en la tierra de los caldeos. Porque devasta Yahvé a Babel y pone fin a su gran jactancia, y braman sus olas como aguas desbordadas, retumban con estruendo, porque ha venido contra Babel el devastador. Son apresados sus guerreros, rotos sus arcos, porque es Yahvé Dios de retribuciones y les da según su merecido. Y emborracharé a sus grandes, a sus sabios, a sus jefes, a sus magistrados, a sus guerreros, y dormirán un sueño eterno, del que no despertarán, oráculo del Rey, cuyo nombre es Yahvé de los ejércitos. Así dice Yahvé de los ejércitos: La ancha muralla de Babel será enteramente arrasada; sus altas puertas, quemadas, Trabajaron en vano los pueblos, y las naciones para el fuego se han cansado.” Misión que encomendó Jeremías, profeta, a Saraya, hijo de Nerías, hijo de Masías, al ir éste a Babilonia con el rey Sedecías el cuarto año de su reinado. Saraya era entonces gran intendente. Escribió Jeremías en un volumen todo el mal que había de venir contra Babilonia, cuanto había escrito sobre Babilonia. Y dijo Jeremías a Saraya: Cuando llegues a Babilonia, lee en voz alta todo esto, y dirás: Yahvé, tú has hablado de destruir este lugar, sin que haya ni hombre ni ganado que lo habite, hecho perpetua soledad. Cuando hayas acabado de leerlo, le atarás una piedra y lo arrojarás en medio del Eufrates, diciendo: Así se hundirá Babilonia, sin alzarse ya más del estrago y de la destrucción que yo traeré sobre ella. Hasta aquí las palabras de Jeremías.

Con respecto a esta profecía el Padre Lacunza dice:

Resumen o conclusión

En suma, aquella antigua Babilonia situada en el Éufrates, ya no existe en el mundo, días ha que murió, ni hay esperanza alguna que resucite jamás: “Por eso se convertirá en cubil de fieras y chacales, en morada de avestruces. Y no será más habitada, ni poblada por siglos.” (Jer. 50, 39). Con todo eso, las profecías que hay contra Babilonia no se han verificado hasta ahora plenamente. Digo plenamente, porque aunque Babilonia se destruyó (que es una de las cosas que anuncian claramente los Profetas) mas no se destruyó de aquel modo, y con aquellas circunstancias particulares que se leen expresas en sus profecías.

Muchos autores, hablan de la destrucción de Babilonia, y citan las profecías con una especie de confianza y seguridad, como si dicha destrucción y dichas profecías estuviesen perfectamente de acuerdo. Mas si les preguntamos por curiosidad, de qué monumentos, de qué archivos o de qué fuentes han sacado unas noticias tan singulares, nos hallamos con la extraña y gran novedad, de que realmente no han tenido otras fuentes, ni otros archivos, ni otros monumentos sino las mismas profecías, las cuales han suplido por todo. Bien, y si hay monumentos en contra, ciertos y seguros, no digo solamente en la historia profana (que esto importa poco), sino mucho más en la historia sagrada; en este caso, ¿no sería cosa justísima no hacernos desentendidos de dichos monumentos? Pues amigo, así es.

Por lo que toca a la historia sagrada, os he hecho ya notar en varias partes de este fenómeno algunos monumentos y noticias ciertas, del todo incompatibles con las profecías. Pudiera haber notado otras muchas más con poco trabajo material; mas ¿para qué? ¿No bastan y aún sobran las que quedan notadas? Por lo que toca a la historia profana, me parece que bastará deciros o acordaros, que Alejandro Magnomurió en Babilona doscientos años después que Babilonia debía estar enteramente destruida, si los Profetas hubiesen hablado de ella directa o inmediatamente.

1Mac. 6:1-4 Atravesaba el rey Antíoco (muerto en el 160 a C.) las regiones altas de Persia cuando tuvo noticia de que en Elimaida, en Persia, había una ciudad célebre por su riqueza de plata y oro.  (2)  Había en ella un templo extraordinariamente rico, en el cual se guardaban armaduras de oro, corazas y armas que había dejado allí Alejandro el de Filipo, rey de Macedonia, el primero que reinó sobre los griegos.  (3)  Llegado a ella, intentó apoderarse de la ciudad, pero no pudo, porque, conocidos sus propósitos en la ciudad,  (4)  le resistieron con las armas, viéndose forzado a retirarse huyendo, para volverse con gran pena a Babilonia.

Fuera de esto, también os he hecho notar (y debéis notarlo con especial cuidado y exactitud), que todas aquellas cosas y circunstancias más graves, que miradas las profecías, ciertamente faltaron en la destrucción de la antigua Babilonia, se ven aparecer y como resucitar después de algunos siglos en el Apocalipsis de San Juan; y esto como unas cosas propias y peculiares, no de aquella antigua y difunta Babilonia, sino de otra nueva que todavía vive, para cuando llegue para ella aquel tiempo y momentoslos tiempos que el Padre ha fijado en virtud de su poder soberano; (Hech. I, 7).

Lo segundoexpresamente habla el Profeta de Israel y de Judá, como que vuelven juntos a la tierra de sus padres, sin llevar consigo el pecado y la iniquidad que antes los oprimía; y es cierto y claro, que aunque volvió Judá en aquel tiempo sin idolatría, mas Israel no volvió sin idolatría, ni con ella, porque no volvió.

salieron de Babilonia algunos cautivos; mas no salieron como anuncian las profecías claramente; pues no salieron libres, ni salieron santos, ni salieron con el corazón circuncidado, ni salieron de todos los países y naciones de la tierra, ni salieron todos sin quedar alguno, ni salieron filii Israel ipsi et filii Juda simul (Jer. 50, 4) ni salieron para vivir en quietud y seguridad en la tierra prometida a sus padres, ni salieron, en suma, para no ser otra vez movidos y desterrados de aquella tierra. Cosas todas anunciadas y repetidas de mil maneras en toda la Escritura. Luego lo que entonces no sucedió, deberá suceder algún día así como está escrito.

En Oseas (I, 11“Los hijos de Judá y los hijos de Israel se juntarán en uno y se darán un jefe único y se desbordarán de la tierra, pues será grande el día de JezraelSe dice que los hijos de Judá y de Israel, que antes eran de dos reinos enemigos entre sí, se congregarán después de su destierro y se unirán otra vez, como lo estuvieron en tiempo de David, y Salomón. 

Síguese de aquí (y de otras mil observaciones que podrían hacerse sobre estas profecías) Síguese (digo) que o las profecías se han falsificado, o no tienen por objeto primario y directo la antigua Babilona de Caldea, sino que en ellas se encierra otro misterio mayor y más general que pide toda nuestra atención.

Semejanzas entre la profecía del profeta Jeremías y el cap. 18 del apocalipsis.

Jeremías (50, 29), “Convocad contra Babel a los arqueros, a cuantos entesan el arco; cercadla, que no escape nadie; retribuidla según sus obras, haced con ella como ella hizo, pues se irguió contra Yahvé, contra el Santo de Israel.”.

Apocalipsis (18, 6): “Dadle según lo que ella dio, y dadle el doble de sus obras; en la copa en que ella mezcló, mezcladle al doble”.

Jeremías (51, 8): “De repente Babel ha caído y se ha roto;”. 

Apocalipsis (182): “Gritó con poderosa voz, diciendo: Cayó, cayó la gran Babilonia etc

Lo mismo se dice en el capítulo XIV, versículo 8: “Et alius angelus secutus est dicensCeciditcecidit Babylon illa magna”. 

Jeremías (51, 6): “Huid de Babilonia; salve cada uno su vida, no perezcáis por su iniquidad. Es el tiempo de la venganza de Yahvé, va a darle según su merecido. ”. 

Y en el versículo 45: “Salid de ella, pueblo mío; salve cada cual su vida ante el furor de la cólera de Yahvé.”. 

Apocalipsis (18, 4): “ Oí otra voz del ciclo que decía: Salid de ella, pueblo mío, para que no os contaminéis con sus pecados y para que no os alcance parte de sus plagas”.

Jeremías (51, 7): “ Era Babel como copa de oro en manos de Yahvé, sirvió para embriagar a toda la tierra. Las naciones bebieron de su vino; por eso enloquecieron. ”.

Apocalipsis (18, 3): “porque del vino de la cólera de su fornicación bebieron todas las naciones, y con ella fornicaron los reyes de la tierra, y los comerciantes de toda la tierra con el poder de su lujo se enriquecieron.”.

Jeremías (51, 64): “Sic submergetur Babylon, et non consurget a facie afflictionis”.

Apocalipsis (18, 21): “Un ángel poderoso levantó una piedra, como una rueda grande de molino, y la arrojó al mar, diciendo: Con tal ímpetu será arrojada Babilonia, la gran ciudad, y no será hallada”.

Jeremías (51, 48): “diciendo: Así se hundirá Babilonia, sin alzarse ya más del estrago y de la destrucción que yo traeré sobre ella. Hasta aquí las palabras de Jeremías.

Apocalipsis (18, 20): “Regocíjate por ello, ¡oh cielo! y los santos y los apóstoles y los profetas, porque Dios ha juzgado nuestra causa contra ella”.

Veamos como Dios avisa y tiene misericordia de sus fieles:

Génesis 18

Dios se aparece de nuevo a Abrahán

1Apareciósele Yahvé (a Abrahán) en el encinar de Mamré mientras estaba sentado a la entrada de la tienda, durante el calor del día. 2Alzando los ojos miró, y he aquí que estaban parados delante de él tres varones. Tan pronto como los vio, corrió a su encuentro desde la entrada de su tienda, y postrándose en tierra 3dijo: “Señor mío, si he hallado gracia a tus ojos, te ruego no pases de largo junto a tu siervo. 4Permitid que se traiga un poco de agua; y lavaos los pies, y descansaos debajo del árbol. 5Traeré, entretanto, un bocado de pan, y fortaleceréis vuestros corazones; después pasaréis adelante; pues por eso habéis pasado delante de vuestro siervo.” Ellos contestaron: “Haz como has dicho.” Fue, pues, Abrahán apresuradamente a la tienda, a Sara, y dijo: “¡Pronto, tres medidas de flor de harina; amasa y haz tortas!” 7Corrió Abrahán también a la vacada, tomó un ternero tierno y gordo, y lo dio a un mozo, el cual se apresuró a aderezarlo. 8Después tomó requesón y leche y el ternero que había aderezado, y se lo puso adelante; y mientras comían, él se quedó de pie junto a ellos, bajo el árbol.

Dios renueva la promesa de dar un hijo

9Preguntáronle: “¿Dónde está Sara, tu mujer?” “Ahí, en la tienda”, contestó él. 10Entonces dijo (Dios): “Volveré a ti sin falta, por este mismo tiempo, y he aquí que Sara, tu mujer, tendrá un hijo.” Entretanto Sara estaba escuchando a la entrada de la tienda, detrás de él. 11Porque Abrahán y Sara eran ancianos, de avanzada edad, y había cesado ya en Sara la costumbre de las mujeres. 12Se rió, pues Sara interiormente y dijo: “¿Con que siendo ya consumida he de tener deleite? Y también mi señor es viejo.” 13Entonces dijo Yahvé a Abrahán: “¿Por qué se ha reído Sara, diciendo?: ‘¿Será cierto que voy a dar a luz, siendo, como soy, vieja?’ 14¿Hay acaso para Yahvé cosa imposible? En el plazo señalado por este mismo tiempo, te visitaré otra vez, y Sara tendrá un hijo.” 15Pero Sara negó, diciendo: “No me he reído”; pues tenía miedo. Mas Él dijo: “Sí, te has reído.”

Abrahán intercede por Sodoma

16Levantáronse de allí los varones y se dirigieron hacia Sodoma, y Abrahán los acompañó para despedirlos. 17Entonces se dijo Yahvé: “¿He de encubrir a Abrahán lo que voy a hacer? 18Pues Abrahán ha de ser padre de una nación grande y fuerte y serán benditos en él todos los pueblos de la tierra. 19Porque le he constituido para eso: que mande a sus hijos y a su casa después de él, guardar el camino de Yahvé, practicando la justicia y el derecho, a fin de que Yahvé haga venir sobre Abrahán lo que tiene prometido a su favor.” 20Dijo, pues, Yahvé: “El clamor de Sodoma y Gomorra es grande, y sus pecados son extraordinariamente graves. 21Bajaré a comprobar si han hecho realmente según el clamor que ha llegado hasta Mí; y si no, lo sabré.” 22Partieron, pues, de allí los varones, y se encaminaron hacia Sodoma; mas Abrahán permanecía todavía en pie delante de Yahvé. 23Y acercándose dijo Abrahán: “¿Es así que vas a destruir al justo con el impío? 24Quizás habrá cincuenta justos en la ciudad. ¿Los exterminarás acaso, y no perdonarás al lugar por los cincuenta justos que se hallaren allí? 25¡Lejos de Ti obrar de esta manera, que hagas morir al justo con el impío, y que el justo y el malvado sean tratados del mismo modo! ¡Lejos eso de Ti! ¿Acaso el Juez de toda la tierra no ha de hacer justicia?” 26Dijo entonces Yahvé: “Si hallare en Sodoma cincuenta justos en la ciudad, perdonaré a todo el lugar por amor de ellos.” 27Replicó Abrahán diciendo: “Mira, te ruego, me he atrevido a hablar al Señor, aunque soy polvo y ceniza. 28Quizás falten de los cincuenta justos cinco; ¿destruirás por los cinco toda la ciudad?” Respondió: “No la destruiré, si hallare allí cuarenta y cinco.” 29Y de nuevo le preguntó y dijo: “Quizás se encuentren allí cuarenta. “Contestó: “No lo haré por amor de los cuarenta.” 30Dijo entonces: “No se irrite el Señor si sigo hablando. Quizás se hallen allí treinta.” Y respondió: “No lo haré si hallare allí treinta.” 31Prosiguió: “Mira, ya que he osado hablar al Señor: Quizás haya allí veinte.” Respondió: “No la destruiré por amor de los veinte.” 32Te ruego, insistió; no se irrite el Señor si hablare una sola vez más: Quizás se encuentre allí diez.” “No  la destruiré por amor de los diez”, contestó Él. 33Y se fue Yahvé, luego que acabó de hablar con Abrahán; y Abrahán volvió a su lugar.

Génesis 19

Los ángeles llegan a Sodoma

1Llegaron los dos ángeles a Sodoma por la tarde cuando Lot estaba sentado en la puerta de Sodoma. Al verlos se levantó Lot a salirles al encuentro; y postrándose rostro en tierra, 2dijo: “Mirad, señores míos, os ruego que os dirijáis hacia la casa de vuestro siervo, para pernoctar y lavaros los pies, y de madrugada os levantaréis para seguir vuestro camino.” Mas ellos dijeron: “No, pues pasaremos la noche en la plaza.” 3Pero les instó de tal manera que se encaminaron y fueron a su casa, donde les preparó un banquete y coció panes ácimos; y comieron. 4Mas antes que fueran a acostarse, los hombres de la ciudad, los sodomitas, que habían cercado la casa, todo el pueblo junto, desde los jóvenes hasta los viejos, 5llamaron a Lot y le dijeron: “¿Dónde están los varones que han venido a ti esta noche? Sácanoslos para que los abusemos.” 6Lot salió a la entrada donde ellos estaban, y cerrando tras sí la puerta, 7dijo: “Os ruego, hermanos míos, no hagáis esta maldad. 8Mirad, tengo aquí dos hijas que aún no han conocido varón. Os las sacaré fuera; haced con ellas como bien os parezca, pero no hagáis nada a estos varones; pues para eso se han acogido a la sombra de mi techo.” 9Mas ellos respondieron: “¡Quítate de ahí!” Y añadieron: “¡Éste individuo que vino como extranjero, quiere hacerse juez! Ahora te trataremos a ti peor que a ellos.” y Forcejeaban con Lot violentamente, y estaban ya para romper la puerta, cuando, 10 los (dos) varones alargaron la mano y metieron a Lot dentro de la casa donde estaban, y cerraron la puerta. 11Y a los hombres que estaban a la puerta de la casa los hirieron con ceguera, desde el menor hasta el mayor, de modo que se fatigaron (inútilmente) por hallar la puerta.

Salvación de Lot

12Luego dijeron los varones a Lot: “¿Tienes aquí todavía alguno? Sácalos a todos de aquí: los yernos, tus hijos y tus hijas, y todo cuanto tengas en la ciudad.13Pues vamos a destruir este lugar, porque se ha hecho grande su clamor delante de Yahvé, y Yahvé nos ha enviado a exterminarla.” 14Salió, pues, Lot y habló con sus yernos, desposados con sus hijas, diciendo: “Levantaos, salid de este lugar; porque Yahvé va a destruir la ciudad.” y les pareció a sus yernos que se burlaba”. 15Al rayar el alba, los ángeles apremiaron a Lot, diciendo: “Levántate, toma a tu mujer y a tus dos hijas que se hallan (contigo), no sea que perezcas por la maldad de la ciudad.” 16Y como él tardase, los varones lo asieron de la mano, y, por compasión de Yahvé hacia él, también a su mujer y a sus dos hijas. Lo sacaron, pues, y lo pusieron fuera de la ciudad. 17Y mientras los sacaban fuera, dijo uno: “Ponte a salvo, por tu vida. No mires atrás, ni te pares en ningún lugar de la Vega. Huye a la montaña, no sea que perezcas.” 18Pero Lot les dijo: “No, por favor, Señor mío. 19Veo que tu siervo ha hallado gracia a tus ojos, y le has mostrado tan grande misericordia salvándome la vida; mas no puedo escapar a la montaña, sin riesgo de que me alcance la destrucción y la muerte. 20He ahí cerca esa ciudad donde podría refugiarme. Es tan pequeña. Con tu permiso huiré a ella -¿no es ella tan pequeña?- y vivirá mi alma.” 21Contestóle: “Bien, te concedo también esta gracia de no destruir la ciudad de la cual hablas. 22Date prisa, refúgiate allá; pues nada podré hacer hasta que hayas entrado en ella.” Por eso fue llamada aquella ciudad Segor. 23Salía el sol sobre la tierra cuando Lot entraba en Segor.

Destrucción de Sodoma

24Entonces Yahvé hizo llover sobre Sodoma y sobre Gomorra azufre y fuego que venía de Yahvé, desde el cielo. 25Y destruyó aquellas ciudades y toda la Vega, con todos los habitantes de las ciudades, hasta las plantas del suelo. 26Mas la mujer de (Lot) miró atrás y se convirtió en estatua de sal. 27Levantóse Abrahán muy de mañana y se fue al lugar donde había estado en pie delante de Yahvé. 28Miró hacia Sodoma y Gomorra, y hacia toda la región de la Vega, y vio que de aquella tierra subía humo, como humo de un horno. 29Así, pues, cuando Dios destruyó las ciudades de la Vega, se acordó de Abrahán y sacó a Lot de en medio de la ruina, al asolar las ciudades donde Lot habitaba.

Autor Padre Grosso. Fuente: Amor a la Verdad

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s